Entrevista a Noel René Cisneros: Premio Nacional de Cuento Breve “Julio Torri” 2015

Compartir
Portada de Gloria Mundi, foto de Óscar Alarcón para Radio BUAP

Portada de Gloria Mundi, foto de Óscar Alarcón para Radio BUAP

Por Óscar Alarcón (Twitter: @metaoscar)

El pasado 22 de septiembre platicamos con Noel René Cisneros, ganador del Premio Nacional de Cuento Breve “Julio Torri” 2015, convocado por el CONACULTA a través del Programa Cultural Tierra Adentro. Dicho premio lo obtuvo gracias a Gloria Mundi, un libro de relatos en donde se destacan pasajes de la vida de algunos papas de la Iglesia Católica.

Sin la pasión religiosa de un creyente, pues Noel René es ateo, conversamos en El Informativo Nocturno de Radio BUAP.

 

“Muchos cambios ha experimentado Su Santidad luego de asumir el obispado de Roma. Percibe la capacidad de taumaturgo que algunos reyes se adjudican y que ciertos de sus antecesores tuvieron que pasar a través de sus manos. Apenas en su segundo desfile por la ciudad, sobre su trono, cargado por los jóvenes nobles romanos, una ciega aclamó recuperar la vista luego de recibir su bendición. Los cambios, incluso, han ido más allá de la púrpura y el callado” (Gloria Mundi, página 83).

 

Óscar Alarcón. ¿Por qué escribir un libro sobre los papas en un momento tan crítico para la Iglesia Católica y el debate de los matrimonios igualitarios en México?

Noel René Cisneros. El libro lo escribí mucho antes. Incluso antes que la discusión se pusiera en la mesa, sin que la Iglesia interviniera tanto.

Más bien fue por darle un rostro más humano a la figura papal, quitarle un poco el púrpura y el oro que lo cubren.

 

ÓA. Quizá uno de los referentes inmediatos para muchos lectores sea La puta de Babilonia de Fernando Vallejo, sin embargo tu libro no es una revisión histórica de todos los papas. En el terreno completamente literario ¿cuál fue el criterio que seguiste para elegir a cada uno de los papas que aparecen en Gloria Mundi, y convertirlos en personajes?

NRC. Fue un criterio puramente literario e intuitivo, en el cual elegí a los personajes por lo que me llamaban la atención. Incluso hay algunas historias que desarrollo a partir de ciertos personajes pero que no necesariamente me basé en un hecho histórico como tal.

En otros, alguna de las figuras me llamó mucho la atención y desarrollé una narración de un momento específico de su vida.

Por ejemplo, Rodrigo Borgia, hubo muchas cosas que me interesaron y varios cuentos son sobre él o su familia.

 

ÓA. Te preguntaba sobre los personajes porque me llamó mucho la atención el de León X, que es el primer elefante de los hombres, y su entrecruzamiento con Ganesha, el dios elefante de la India, ¿después de leer los hechos de los papas, es mejor creer en la bondad de los animales?

NRC. Más que en los hechos de los papas, en los de los seres humanos. Lo que planteo —o creo plantear— en el libro es que el poder lo único que hace es aumentar nuestra condición humana, sin embargo el ser humano está ahí, sólo que el poder lo potencia o lo aminora pero seguimos siendo seres humanos.

 

ÓA. La siguiente pregunta tiene que ver con la condición humana precisamente, y es que para nadie es un misterio la opulencia en la que viven los papas desde hace siglos. Eso nos hace remarcar su condición humana más que divina, temas como corrupción, incesto, nepotismo, ¿qué diferencias fundamentales encuentras en la política eclesiástica y la política civil?

NRC. Ninguna, salvo que la eclesiástica es una institución que tiene dos mil años por lo menos. Fuera de eso, no hay diferencias básicas: es política, son luchas de poder, de negociaciones.

Lo mismo que puedes ver en House of Cards es lo que se ha visto en El Vaticano durante siglos. O lo que se ve en el Congreso, aquí.

 

ÓA. Sin duda el poder es uno de los temas que más seducen o que generan miedo. Por ejemplo el texto que habla sobre Cayo Julio César, que además es nombrado como Máximo Pontífice —menudo favor el que le hacen—, o el papa que comienza a dar de brincos cuando es electo. Pero hay una historia que me gustaría remarcar: la de César Baronio, ¿cómo percibes el poder en la Iglesia Católica?, pues Baronio rechazó dos veces ser papa.

NRC. Me llamó mucho la atención ese personaje. De hecho cuando concursé, lo hice con ese seudónimo: Baronius Minor. Precisamente porque Baronio escribió una historia del pontificado y él sabía que el puesto del pontífice puede revelar aspectos de la personalidad, que hasta antes no se habían mostrado.

Por eso me llamó mucho la atención su negativa, su negación a aceptar a ser nombrado ser pontífice.

 

Gloria Mundi de Noel René Cisneros en Radio BUAP

Gloria Mundi de Noel René Cisneros en Radio BUAP, foto Óscar Alarcón

 

 

ÓA. Insisto: el poder corrompe en cualquiera de sus expresiones, desde un gobernante hasta un papado.

NRC. Claro. Esa fue una de las cosas que quise mostrar en el libro. Ya el lector decidirá si lo pude lograr o no lo hice.

 

ÓA. ¿Eres católico?

NRC. Fui educado en el catolicismo. Soy ateo.

 

ÓA. Te lo pregunto porque el relato breve que cierra el libro, el relato de Pedro, quien no tuvo espejo de plata ni tuvo martillito como el resto de papas a la hora de morir, es decir sin nada de opulencia ¿por qué crees que la Iglesia Católica habrá olvidado sus raíces?

NRC. Porque la Iglesia como institución ha estado del lado de los que tienen el poder. No solamente Pedro —que simbólicamente es la raíz de la Iglesia— sino que institucionalmente es heredera del Imperio Romano. Tan es así que el título Pontífice Máximo, o Pontifex Maximus, es un título que tenían los emperadores romanos y que tiene una antigüedad de 2500 años.

El mayor sacerdote de Roma, el Pontifex Maximus, es desde el Siglo V antes de Cristo. Es decir que es un título que tiene 2500 años de antigüedad.

 

ÓA. Como ya lo comentaste el libro retrata mucho la relación que la Iglesia tiene con el poder, pero también me gustaría preguntarte sobre el poder militar, pues cuando la Iglesia Católica va perdiendo su poder en el Siglo XX, es gracias a Mussolini que lo recobra, ¿qué tan cercana se encuentra la Iglesia Católica al poder militar?

NRC. Como te comentaba antes, la Iglesia siempre ha sido una institución que ha tratado de navegar de lado de los que van ganando. Muy pocas veces —aunque las ha habido— ha participado en la guerra y ha liderado ejércitos.

Uno de los pocos momentos fue con Julio II, el papa del que hablo que festejaba casi brincando cuando ganó.

En general, la Iglesia prefiere estar del lado del ejército que va a ganar más que ser el ejército que puede ganar.

 

ÓA. Una última pregunta, ¿crees que la Iglesia Católica acepte los matrimonios igualitarios?

NRC. La verdad lo dudo, pero todo puede ser. No digo que no. Se me hace muy improbable principalmente porque se me hace una iglesia muy alejada al sentir de la gran mayoría. Está interesada en hacer dinero más que en ninguna otra época, es una herencia que dejó Juan Pablo II.

Y por los grupos conservadores que hacen dinero es muy difícil que pueda virar en ese sentido pero nunca se sabe.

 

ÓA. No por nada Juan Pablo II fue el gran impulsor del banco del Vaticano. Me agrada mucho el texto que tienes sobre Karol Wojtyla: el papa babeante.

NRC. Ese texto, y el de Juan XXIII —el de Roncalli—, fueron los dos primeros que escribí. Paradójicamente son los únicos textos que hablan de papas del Siglo XX.

Hay otro hecho que ocurre una parte en el Siglo XX pero de ahí en fuera todos son de la Edad Media o del Renacimiento, de diversas épocas.

Be first to comment