Brian y Freddie: astrofísica y música

Redes Sociales

La música y la ciencia son dos actividades humanas que se entremezclan continuamente de un modo u otro.

En otra entrada hablábamos de la música de las esferas y de cómo se fue desarrollando la idea de que el cosmos estaba tocando una melodía especial.

Pero ahora seremos mucho más locales, aunque regresaremos un poco en el tiempo.

Hace algunos años había un grupo de chicos que, viviendo en distintos lugares del mundo, estaban destinados a conocerse y a hacer algo grande. Platicaremos de dos de ellos.

Uno nació en África y su infancia en la India. Desde pequeño estudió piano y siempre le gustaron las artes escénicas. Más tarde descubrió que su preferencia sexual no era popular y de hecho debía ser discreto por un tiempo, no fuera a pasarle lo de Alan Turing. Cantó mucho y la ciencia nos dice que su voz era realmente muy particular, por lo cual era tan impresionante.

El otro vivía en un suburbio inglés y sintió la necesidad de hacer música. Le pidió a su padre una guitarra eléctrica, pero no había para tanto. Cualquier otro se hubiera desalentado, pero el buscó la manera de construir su propia guitarra. Después estudió astrofísica y al pasar el tiempo se unió con el otro chico y otros amigos para tocar rock.

El primer amigo es Freddie Mercury y el segundo es Brian May. Es sabida su historia como Queen junto con Roger Taylor y John Deacon.

Una de sus canciones más conocidas, Bohemian Rapsody se puede escuchar aquí

Y con una aplicación especial puedes tener una experiencia en 3D si tienes Android.

Que la voz de Freddie es especial se muestra en este documento donde hacen el estudio de su voz tan particular. Te recomiendo mucho que lo leas: Freddie Mercury—acoustic analysis of speaking fundamental frequency, vibrato, and subharmonics de Christian T. Herbst, Stellan Hertegard, Daniel Zangger-Borch, and Per-Åke Lindestad. Logopedics Phoniatrics Vocology

En resumen, los investigadores nos dicen:

Freddie Mercury era un barítono que cantó como tenor con un excepcional control sobre su técnica de producción de voz, usando una distorsión intencionada que usaba para producir el llamado sonido de rugido. Los científicos, de hecho, filmaron a un cantante de rock imitando este tipo especial de canto, y obtuvieron imágenes de su laringe con una cámara de alta velocidad a más de 4.000 cuadros por segundo, lo que les ayudó a entender lo que Mercury hacía fisiológicamente mientras cantaba sus notas distorsionadas. Y comprobaron que, en su etapa más excéntrica, Mercury llevó su sistema vocal al límite.

Los científicos informaron que Mercury, cuando cantaba, no sólo hacía vibrar sus cuerdas vocales, sino que también empleaba unas estructuras de tejido llamadas pliegues ventriculares, que normalmente no se utilizan para hablar ni en el canto clásico. Mercury también se distinguía por su característico sello de vibrato, una variación rápida y ligera en el tono. La mayoría de los cantantes de pop/rock mantienen un vibrato regular, mientras que el suyo era irregular e inusualmente rápido. (Resumen tomado de Guioteca)

Disfruta de We are the champions a capela con esta voz inigualable:

A Brian May podemos admirarlo no solo por sus aportaciones en el repertorio del Queen, sino porque construyó su propia guitarra para tocar. Llamada Red Special, está hecha con madera de una cama, agujas de coser y bonotes de madreperla, y la toca con una moneda para que suene bonito.

Pero también es una persona de admirar por el hecho de que estudió un doctorado en astrofísica, especializándose en polvo estelar, como lo indica su tesis: An Investigation of Motion of Zodiacal Dust Particles. Y estaba preparando su disertación doctoral mientras hacía presentaciones con Queen. Cuando este grupo empezó a tener éxito debió posponer su tesis desde 1974 hasta 2007.

Debemos hacer notar que Brian May tiene número de Erdös 5 ya que hizo libros de divulgación científica con Chris Lintott y Patrick Moore.

Actualmente es Rector honorífico de la Universidad John Moores, y en los actos solemnes se le reconoce como máxima autoridad honorífica. Me parece que no solo por ser famoso como artista sino por su perseverancia y aportes científicos.

Aportó información para la misión New Horizons de la NASA que estudió a Plutón. Mira su intervención en la conferencia de la misión:

Siempre supe que era una estrella, ahora parece que el mundo está de acuerdo conmigo. Freddie Mercury

El 5 de septiembre de 2016 Brian May tuvo la grata tarea de realizar el anuncio de que la Unión Internacional Astronómica de Pequeños Planetas había nombrado a un objeto espacial con el nombre de Freddie Mecury.

En homenaje a su influencia mundial en el ámbito de la música, el asteroide conocido como 1191FM3 lleva ahora el nombre del cantante. Ya estaba apartado pues las letras FM eran las iniciales de él.

Escucha Don´t stop me now, una de mis canciones favoritas. En ella menciona que es como una estrella fugaz que va por el cielo, pero también tiene referencias a grados Fahrenheit, velocidad de la luz y velocidad supersónica que indican la mano de Brian May en el texto.

El profesor Jacob Jorli, de la Universidad de Groningen (Holanda) ha deducido una fórmula que indica el bienestar que produce una canción. Este profesor de psicología cognitiva introdujo variables como el tipo de palabras, el ritmo, el tipo de música para obtener su fórmula.

Con ella encontró que esta canción es la que provoca mayor sensación de bienestar dentro de más de cien que se analizaron.

Si quieres oír el top ten de estas canciones que suben el ánimo reproduce mi playlist, te las recomiendo para iniciar el día.

Hasta aquí llega lo que podemos contar de estos dos grandes de la música, que además tienen algo que ver con la ciencia.

Crédito de la imagen: Stanley Colors

 

Divulgador científico. Matemático de formación, apasionado de la ciencia y la tecnología, sobre todo de los robots.

1 Comment

  • Responder septiembre 29, 2016

    Francisco

    Muchas felicidades Daniel me agrada el trabajo que haces y mas porque me encanta la música, saludos

Leave a Reply