Reales cédulas: La mirada de ultramar de la corona española

Compartir

Por Ubaldo Hernández*

Resultado de imagen para reales cedulas Puebla

El renacimiento fue un periodo de efervescencia intelectual en el que se consolidó un referente occidental de ordenamiento poblacional, el cual se conjugó con otros elementos culturales como efecto del proceso histórico de España. (1) Consecuencia de ello fueron los centros urbanos, base en gran medida y punto de partida para el dominio del espacio territorial sobre los recursos materiales (mineros, agrícolas, ganaderos), la sujeción y subordinación de las comunidades indígenas a través de la imposición de un nuevo sistema de trabajo, y el control político del nuevo sistema.(2) Uno de estos centros urbanos fue la ciudad de Puebla, la que durante el periodo colonial gozó de una preeminencia tal que sólo fue superada por la ciudad de México, (3) situación que se logró gracias a que desde su fundación, los nuevos vecinos intentaron seguir reglas y leyes para organizar el nuevo espacio en función de sus necesidades y demandas, así como el cumplir las órdenes y mandatos provenientes de la corona española (4) la cual a través de una nutrida documentación en la que abundaban las reales cédulas, mandamientos, provisiones, pragmáticas, ordenanzas, cartas poder y bandos, entre otros, sentaba las bases para gobernar el Nuevo Mundo y a través de ellas controlar y organizar las actividades que le daban vida a la sociedad novohispana, tratando de mantener la unión de tan vasto imperio a través de estos valiosos instrumentos que con el devenir del tiempo conformarían la legislación indiana, siendo su impacto y eficacia de tal magnitud que trascendería la etapa novohispana de México e influiría en la legislación que normaría su posterior etapa independiente.

Cabe recordar que en su momento, España fue uno de los reinos más importantes y poderosos del mundo conocido, por lo que para preservar lo conquistado era preciso poner orden en sus territorios y por ende en sus súbditos, no escapando a su mirada atenta y controladora los cabildos de las ciudades de ultramar a través de funcionarios reales designados como corregidores o alcaldes mayores, cuya función primordial era vigilar que los intereses particulares de los pueblos y ciudades indianos no contravinieran los intereses de la Corona española.

Resultado de imagen para reales cedulas Puebla

En esta dinámica de gobierno imperial, el ayuntamiento de la ciudad de Puebla si bien obedecía y acataba las órdenes, actos de gobierno y reglas que eran dictadas desde la Península española para gobernar a la ciudad angelopolitana, defendían también sus intereses de grupo y los de la ciudad, situación que en varias ocasiones confrontaría a las autoridades reales con la realidad de sus gobernados en los territorios conquistados en tierras americanas, pues esta Nueva España, tenía vida propia y por lo tanto particularidades distintas a las de España, como ejemplo baste mencionar a la población, pues aparte delos españoles radicados en las tierras de ultramar estaba la numerosa población indígena, que también formaba parte de los súbditos del reino de España, por lo que muchas delas veces el control que se quiso ejercer con la aplicación de las leyes, provocó un conflicto de intereses ante quienes vieron amenazados sus privilegios y los que tuvieron que adaptarse a una nueva forma de vida.

En los siglos XVII y XVIII las posesiones hispanoamericanas del reino ya estaban plenamente consolidadas en parte por la efectividad en ese momento de la administración legal que se ejercía, esto era primordial para mantener el control de los territorios, en un momento en que España competía por mantener sus territorios en América y Filipinas y evitar que otras potencias mundiales como Inglaterra o Francia la despojaran de lo obtenido; situación que se agudizaría en el siglo XVIII con las re-formas borbónicas que implementaron los ajustes que se consideró necesarios en aras de mejorar su aparato administrativo en beneficio de sus intereses imperiales, es por ello que buscará reorganizar las jerarquías y atribuciones de sus funcionarios reales.(5)

Fue así como las reales cédulas serían los documentos que por excelencia más le servirían al reino de España para legislar y ordenar varios aspectos de la vida de sus súbditos, en los aspectos políticos, administrativos, jurídicos, militares, hacendarios y hasta religiosos; usando también estos documentos para el nombramiento de funcionarios, otorgamiento de títulos nobiliarios, concesión de privilegios y mercedes; autorización de festividades, etcétera. Baste mencionar como ejemplo de la trascendencia de este tipo de documentos: la Real Provisión emitida por el rey Felipe ll que le otorga el título de Muy Leal, a la ciudad de los Ángeles, expedida en Madrid, España el 6 de febrero de 1576 (6), que estrechaba aún más la relación existente entre el reino español y las autoridades novohispanas.

Resultado de imagen para reales cedulas Puebla

Los documentos presentan características particulares como el tipo de letra (cortesana), la intitulación del rey, la fecha y lugar de expedición, la motivación o antecedente, el mandato o disposición del acto de gobierno, el nombre del secretario y la rúbrica del monarca, todos ellos elementos de validación diplomática que reforzaban el valor de la documentación real para transmitir órdenes o indicaciones a los funcionarios o instituciones establecidos en los territorios de ultramar, con la clara premisa de hacerlas efectivas en la sociedad novohispana de su tiempo.

Por su parte, las autoridades municipales, a la par de ir aplicando los reales mandatos, fueron organizando y resguardando las reales cédulas, primero como ya es sabido en la caja de las tres llaves, para después ser encuadernadas en el siglo XVIII, llegando íntegros hasta nuestros días estos testimonios. La temporalidad dela serie abarca los años de 1534 a 1809, encontrándose encuadernadas las reales cédulas en 19 volúmenes protegidos con guardas de pergamino, formados en diversos momentos, destacando en su selección e integración el trabajo realizado por Pedro López de Villaseñor, cronista y paleógrafo del siglo XVIII y el del licenciado Joaquín Luis Enciso y Méndez hecho en 1809. (7)

El material que sirve de soporte de este tipo de documentos eran el pergamino y el papel hecho a base de trapos de algodón, y en su mayoría van acompañados por un sello de placa, fijado con cera de diferentes colores (ámbar, rojo o escarlata y verde). El papel de algodón presentan algunos casos el sello del fabricante o marca de agua; siendo otro signo distintivo las rúbricas de las autoridades de gobierno, así como las de los propios escribanos reales; mención aparte merecen los sellos de escribanos, no menos importantes que los de las autoridades reales, pues se trata de testimonios de verdad como se les decía en aquella época, que daban certidumbre legal a los documentos al ser los escribanos los únicos funcionarios autorizados para dar fe pública de la validez legal de dichos instrumentos. Algunos de estos documentos gráficos son un verdadero disfrute visual, encontrándose entre ellos planos, impresos, letras capitulares, grabados, dibujos, etcétera. (8)

La información que proporcionan los documentos contenidos en la serie de Reales Cédulas permiten conocer parte del complejo proceso que fue gobernar y legislar las posesiones y súbditos de España en las tierras de ultramar a lo largo de su historia, relevancia única y singular que la hicieron merecedora de ser inscrita la serie en octubre de 2015 como parte de la Memoria del Mundo de América Latina y el Caribe, junto con otras siete series documentales más y dos colecciones pertenecientes al Archivo Histórico Municipal de Puebla.

*Licenciado en Historia con estudios de Maestría, egresado del Colegio de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y analista del Archivo GeneralMunicipal de Puebla.

(1) Cuenya (2012), p 51.

(2) Cuenya p 71.

(3) Hifsèhberg (1981), p. 3

(4) Cuenya (2012), p 53

(5) Cruz (2012), tomo lp 174.

(6) AGMP, Reales Cédulas, vol. 4, f. 89 fte.

(7) Guía General (2007).

(8) Ibidem. El volumen número 6 es sobresaliente, debido a que entre sus folios cuenta con dos planos del siglo WIII, elaborados en papel de algodón a tinta y acuarela, que además de la información administrativa, brindan también información de otro tipo, como son: técnicas pictóricas, representaciones espaciales, tintas y soportes, el agrimensor, etcétera; mismos que son accesibles a todos a través del Catálogo de planos del Archivo Histórico Municipal de Puebla, siglos XVIII-XX. Cfr. Loreto (2013)

Bibliografía

CUENYA, Miguel Ángel y Carlos Contreras Cruz (edits), Puebla de los Ángeles, historia de una ciudad novohispana, aspectos sociales, económicos y demográficos, Puebla, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Gobierno del estado de Puebla, secretaría de Cultura, 2007.

Puebla, Historia de una identidad regional, tomo l, “El periodo colonial, nacimiento y consolidación de una urbe del altiplano central”. Puebla, 2012.

CRUZ, Nydia Elizabeth, “Puebla, una ciudad del siglo XVIII orden social y pensamiento ilustrado”, en Puebla, historia de una Identidad regional, Puebla, Grupo Milenio, 2012.

HIRSCHBERG, Julia, La Fundación de Puebla de los Ángeles, Mito y Realidad, H. Ayuntamiento de Puebla, 1981

LEICHT, Hugo, Las Calles de Puebla, Puebla, Junta de Mejoramiento Moral, Cívico y Material del Municipio de Puebla, octava reimpresión 2007.

LORETO López, Rosalva (coordinadora), Catálogo de planos del Archivo Histórico Municipal de Puebla, siglos XVIII-XX, Puebla, Proyecto FOMIX CONACYT/H. Ayuntamiento de Puebla, 2013, fichas 427y 428. Disponible en http://48.228.169.70/LyD/caratula.html.

RÍOS Yanes, María de la Cruz y Aurelia Hernández Yahuitl (coordinadoras), Puebla. Memoria del Mundo, Puebla, H. Ayuntamiento de Puebla, 2016 (en prensa). http://censoarchivos.mcu.es/CensoGuia/fondoDetail.htm?id=559457

http://www.monografias.com/trabajos81 /tipologia-documental-corona-castilla/tipologiadocumental-corona-castilla.shtmI#ixzz3ylQyczrF

CD Guía General del Archivo Histórico Municipal de Puebla, Adabi deMéxico, A.C, H. Ayuntamiento de Puebla, 2007

Mientras la vida me lo permita, seguiré escribiendo y escuchando buenas rolas. * De fondo suena 'Two Steps, Twice', de Foals *

Be first to comment