“No vas a hacer un libro completo sólo con impulsos sentimentales, hace falta reflexión”: Entrevista a César Bringas

Compartir

57a1306f9385f_950_600!

El pasado 7 de julio se otorgó el Premio Nacional de Narrativa y Poesía LGBTTTI en el Centro Cultural Ciudadela del Arte, en la ciudad de Zacatecas; dicho galardón fue organizado por el Instituto Zacatecano de Cultura y el colectivo Hij@s de la Luna, en el marco del XI Festival de la Diversidad Sexual Zacatecas 2016. El ganador en la categoría de narrativa fue Afhit Henández Villalba, de Cuernavaca, Morelos, mientras que en poesía fue galardonado César Ernesto Bringas Tobón, con el trabajo Los Cuerpos Cautivos. Tuvimos una entrevista con César, egresado de la licenciatura en Lingüística y Literatura Hispánica (LLH) de la BUAP, en la emisión de Borbotones previa a la premiación (lunes 4 de julio).

Alan Robles: ¿Cómo comenzaste a escribir? ¿Por qué decidiste estudiar lingüística y literatura?

César Bringas: Comencé a escribir a los once años, para contar historias básicas que tenía en mente. Lo primero que escribí fue narrativa, había cierta curiosidad por la manera en que veía cómo alguien más construía sus novelas, y la curiosidad por saber si podría yo hacer algo así. La ficción también es una necesidad.

Decidí estudiar LLH, después de pensarlo por un año, porque era algo que se adaptaba a lo que quería en ese momento de mi vida, era la carrera que sentía más atractiva.

AR: ¿De qué va Los cuerpos cautivos, trabajo con el que ganaste el Premio Nacional de Poesía LGBTTTI?

CB: “Los cuerpos cautivos” es un libro de poesía conceptual que se divide en cuatro apartados, habla sobre la vida de gente del colectivo LGBTTTI, otros poemas construidos alrededor de notas periodísticas que hablaban sobre los crímenes de odio, también hay una parte de investigación sobre la explosión del sida en 1985. Son poemas que rehúyen el “yo lírico” y aceptan lo polifónico de voces en el mundo.

AR: ¿Has participado en algún otro premio o programa dentro del estado o a nivel nacional?

CB: El año pasado gané el Premio Desiderio Macías Silva de Poesía, convocado por la Universidad de Aguascalientes, publiqué mi primer libro en 2015, se llama Limosna para los pájaros, publicado con Editorial Montea, una editorial independiente de León, Guanajuato.

He escrito cuentos. Comencé escribiendo narrativa y después fue un paso extraño hacia la poesía, donde he tenido más publicaciones. Me han dicho alguna vez que mis poemas son muy narrativos, yo lo atribuyo a eso.

AR: ¿Con qué trabajo participaste en el premio de Aguascalientes?

CB: Fue un trabajo como de 20 páginas que se llama Los mortales se nutren de salario y trabajo, es un verso de Hölderlin que me parece que da bien como título.

AR: Y actualmente eres becario del PECDA [Programa de Estímulo a la Creación y al Desarrollo Artístico] en el estado de Puebla…

CB: Hace un mes gané la beca del PECDA. Metí el proyecto el año pasado y los resultados salieron hace un tiempo.

AR: ¿Qué proyecto es el que estás trabajando ahí?

CB: He estado trabajando ahorita mucho poesía conceptual. Va a haber mucha gente que dice que la poesía conceptual no es poesía…

AR: ¿Les podrías explicar brevemente a nuestros radioescuchas no entrados en la poesía conceptual qué es?

CB: La poesía conceptual es un nuevo campo de la literatura que se centra más en aquellos fragmentos que podrían parecer no-poesía: ciertas notas, recortes de periódico… Se trata de retomar y de reapropiarte de ciertas cosas del pasado y del presente para poder encontrarles un orden a través de la literatura.

Cuando comienzo a trabajar la poesía conceptual fue por Tálata Rodríguez, una poeta colombo-argentina, muy querida, que empieza a escribir parte de sus memorias en forma de poesía. Cuando la conocí me decía “Mi poesía son mis memorias. Yo digo mis memorias dichas de memoria”. Así se presenta ella.

Comenzamos a hablar este asunto de la poesía conceptual. Ella fue alumna de Kenneth Goldsmith, que es como el máximo exponente de la poesía conceptual y entonces comienzo a retomar parte de ciertos postulados de la poesía conceptual, empiezo a trabajarlo de esa forma.

El proyecto del PECDA tiene que ver con eso. Se supone que la literatura le da un orden a las cosas. Escribir literatura es poner en orden ciertas partes de tu propia historia. Éste es un proyecto muy personal, que de hecho apenas hablaba con mis hermanos y ellos no querían que lo sacara directamente, o que cambiara nombres. Es la historia de mi familia, tanto del lado paterno como del materno. Surge a través de una plática que tenía con un amigo historiador, del hecho de que todos tenemos 8 bisabuelos y 4 abuelos. De mis 8 bisabuelos, yo sólo conozco historias muy sesgadas de 3 de ellos. O sea que se me perdieron en la memoria colectiva de la familia 5 personas. Es como el rastreo alrededor de estas personas, saber de dónde vienes, no para saber a dónde vas, sino sencillamente explicarte ciertas cosas, ciertos silencios de la historia familiar, cosas por el estilo.

Ese proyecto se llama Fabulaciones sobre mi tribu. Tiene un subtítulo que tal vez cambie al final, aún no lo he terminado de decidir, que es El libro de los recuerdos. Y también estoy muy emocionado y muy estresado porque el 20 de julio tengo que entregar el primer reporte y sigo trabajando en eso.

AR: Para ti, ¿qué es la poesía?

CB: La poesía para mí es un medio de comunicación, más allá de concepciones románticas. Se puede comenzar a escribir por el impulso de una emoción pero no vas a hacer un libro completo sólo con impulsos sentimentales, hace falta reflexión.

AR: ¿Cuál consideras que es el estado actual del escenario literario nacional?

CB: El estado actual tiene que ver con la forma en que los escritores se relacionan entre sí y la manera en que eso influye en su producción. Visto un poco con bisturí, en el ambiente literario de estos momentos hay casi cuatro generaciones de escritores publicando en esto momentos y es un poco difícil abarcar tanto en poco tiempo para poder hablar más profundamente sobre ello.

AR: ¿Cuáles son los proyectos que vienen para ti?

CB: Mis proyectos más inmediatos ahora son dos: acabar la tesis, para poder titularme, y acabar el libro por el que gané la beca PECDA  que es un proyecto que también está consumiendo mucho de mi tiempo.

Peor que un encuestador del INEGI.

Be first to comment