No habrá final feliz

Redes Sociales

Alan_Turing_Statue_at_Bletchley_Park_-_geograph.org.uk_-_1591025

Con este título lapidario Paco Ignacio Taibo II nos anuncia que habrá problemas para su detective mexicano Héctor Belascoarán Shayne, que es ingeniero electromecánico y que obtiene su título de detective por medio de un curso por correspondencia. En este año se cumplen cuarenta años de que apareciera “Días de combate”,  una novela negra en una ciudad, tristemente ahora un país, en el que la nota roja no es ya noticia. Y aunque la crítica no lo aceptaba, Paco siguió escribiendo esta y muchas novelas que te recomiendo sinceramente. Y es precisamente el lector el que permitió que el éxito de las novelas no solo le permitió que se tradujera en varios idiomas, sino que hasta hicieron películas de algunas de ellas, primero con Pedro Armendariz Junior y luego con Sergio Goyri. Y es muy entretenido comparar las películas en cuanto actuaciones y en cómo se adaptan a los tiempos.

 

Una de las características de este detective es que define un método propio, intuitivo, mezclándose con la gente y rascando aquí y allá, meditando mientras toma refresco de cola con limón.

 

Todo lo contrario a Sherlock Holmes, que como mencionábamos en una entrada anterior, tiene una mente analítica, capaz de enfrentar a un Moriarty, genio criminal. De Sherlock Holmes existen muchísimas adaptaciones, y de las actuales me gusta mucho la de Robert Downey Jr. en el cine, pero la serie de la BBC con Benedict Cumberbatch como protagonista y escrito por Mark Gattis (que en la serie aparece como su hermano Mycroft) y Steven Moffat (que también hace Dr. Who), es una adaptación magnífica donde se usa la tecnología para actualizar a Sherlock. Ya no se mandan telegramas sino mensajes de texto. Sus aventuras no se publican en el periódico sino en el blog de Watson.  El mismo Sherlock tiene su blog La ciencia de la deducción, donde se presenta:

Soy Sherlock Holmes, detective consultor único en el mundo.

No voy a entrar en detalles sobre la forma en que hago lo que hago porque lo más probable es que no lo entendería. Si usted tiene un problema que usted quiere que yo resuelva, a continuación, ponerse en contacto conmigo. casos interesantes sólo por favor.

Esto es lo que hago:

  1. observo todo.
  2. Por lo que observo, deducir todo.
  3. Cuando haya eliminado lo imposible, lo que queda, no importa lo loco que parezca, debe ser la verdad.

Si necesita ayuda, póngase en contacto conmigo y hablaremos de su potencial.

Y aunque representó a Stephen Hawking (2004),  el personaje que quiero resaltar de este actor es el que representa en la película Imitation Game (2014), presentada en México como El código Enigma, donde se muestra un poco la vida del Matemático Alan Turing.

La Inteligencia artificial es una disciplina que se ocupa del estudio, y creación de tecnologías que permiten hacer a las máquinas inteligentes, hardware y software. Y Turing es quien discutió que esto podría llegar inclusive a tener máquinas con una inteligencia humana, lo cual ahora no nos parece tan imposible. La película sitúa a Turing en la segunda Guerra mundial y su participación en el desarrollo de la máquina para descifrar el código secreto de una maquina encriptadora usada por los alemanes, llamada Enigma. Este tipo de máquinas generaban mensajes secretos por medio de algoritmos que se corrían en sistemas de engranajes. Esta es la parte del hardware.

En la teoría, que se verá reflejada en el software, sobre todo, Turing propuso que todos los problemas se pueden escribir en un lenguaje que entendiera una máquina, y que se necesita solo un tipo de máquina para resuelva estos problemas. Este lenguaje de las máquinas se ha definido tan simple que solo tiene ceros y unos, es binario, y las  máquinas de Turing, que era como llamaba a este concepto de máquinas universales de resolver problemas, se conocen a ahora como computadoras.

La teoría matemática asociada a estas máquinas no puede ver límites a lo que una máquina puede hacer, sin embargo físicamente hay limitaciones de hardware, por lo que surge también el concepto de computabilidad. Así que para cada problema se calcula cuanto tiempo se necesita para resolverlo en base a los posibles cálculos que deberá hacer. Hardy, el amigo de Ramanujan, decía que estaba orgulloso de que la teoría de números no sirviera para nada. Estaban en la segunda guerra mundial y a varios de sus compañeros matemáticos los llamaron del ejército para apoyar con su especialidad. Pero Hardy se ocupaba de los números primos, los ladrillos de los números, y en ese momento no había utilidad para esos números. Sin embargo ahora se usan para generar claves de encriptación tanto en bancos como en otros intercambios de información: tomas dos números primos y los multiplicas, si alguien quiere conocer la clave debe encontrar esos números, que si son muy grandes el problema puede llevar años en resolverse. Algo parecido ocurre con tu password del email. Por eso se piden números, letras y símbolos para tener un password adecuado.

Con el paso del tiempo se han resuelto problemas de Hardware, por lo que en tu celular puedes tener mayor poder de cálculo que las computadoras que se usaron para mandar el hombre a la luna. Esto implica la posibilidad de que alguna vez la máquina llegue a pensar como un humano. Para descubrir si esto ya se ha dado Alang Turing propuso lo que se conoce como test de Turing. Consiste en hablar con una computadora sin saber si lo es y de la charla deducir que si lo es por sus respuestas. En puedes ver una versión sencilla platicando con Alizia : http://www.deixilabs.com/alizia.html#

Alan Turing trabajó para descifrar la máquina enigma en Bletchley Park, de la cual hablaremos en otra ocasión con más calma, en donde se comprometió con Joan Clark, pero no se casaron porque Turing era homosexual. Esto no se supo hasta que en 1952 lo procesaron porque en el Reino Unido eso era delito. Al igual que a Oscar Wilde, se le levantaron cargos de indecencia grave y perversión sexual. Se le condenó a castración química y en 1954 se murió por comer una manzana envenenada. Necesitaríamos de un Sherlock para dilucidar el misterio de que si fue suicidio o no. Aún no se sabe.

Como ven, Turing no tuvo un final feliz.

 

 

 

Divulgador científico. Matemático de formación, apasionado de la ciencia y la tecnología, sobre todo de los robots.

Be first to comment