Matemáticos, esos bichos raros

Compartir

Librarians

Cuando la gente escucha que eres matemático exclama ¡Oh! ¡Oh! Como diciendo ¡Qué pena! ¡qué bicho tan raro! Y no faltan las clásicas frases de “yo soy malo en Matemáticas” “Esas son cosas de gente especial”.

Esta percepción de que los matemáticos son gente rara ha estado alimentada por los medios desde hace mucho tiempo, empezando por el científico loco de las películas de monstruos. Es rara la imagen donde el matemático es una persona “normal” en alguna película o serie de TV. Pero tal vez esa idea no esté tan equivocada. Miremos algunos especímenes.

Aunque Sherlock Holmes no sea matemático su peor enemigo si lo era. Holmes lo describe así, en “el problema final”:  Es un hombre de buen nacimiento y excelente educación, dotado por la naturaleza con una fenomenal habilidad matemática. A la edad de 21 años escribió un tratado sobre el teorema del binomio que ha tenido éxito en Europa. En virtud de ello, ganó la cátedra en matemáticas en una de nuestras universidades más pequeñas y tenía todos los aspectos de una carrera más brillante delante de él. ¿Ya lo viste en la serie de la BBC?

Alguien parecido a Moriarty podría ser Theodore Kaczynski, el Unabomber, conocido por haber enviado bombas debido a un análisis de la sociedad moderna, en el que su lógica lo obligaba a detener el avance tecnológico. Profesor de Berkeley antes de llegar a esta conclusión ludita (oposición al desarrollo tecnológico), los investigadores no pueden dar con él, hasta que su hermano identifica alguna de sus frases. Mira su historia en este artículo.

En Parque Jurásico (1993) mencionan un par de veces que Ian Malcon es matemático, y eso es importante para la trama pues él es especialista en Teoría del Caos, algo raro para cuando se estrenó la película y que parecía no tener conexión con nuestra realidad. Deja de lado la imagen del introvertido y tenía otra, con chamarra de cuero y gafas oscuras, como de “estrella de rock”  diría John Hammond, el creador del parque.

 

Tal vez podemos comparar a este personaje con el ganador de la medalla Fields 2010 Cedric Villani, que lo puedes encontrar con un atuendo que a primera vista recuerda al siglo XIX, como si estuviera a punto de salir a perseguir a Drácula y que aquí vemos en su charla TED aclarándonos porque son tan atractivas (sexis) las matemáticas.

Para los matemáticos un bicho raro de verdad es Gregori Perleman, que ganó tanto la Medalla Fields, como el premio Clay, y ambos los rechazó diciendo:

No quiero estar expuesto como un animal en el zoológico. No soy un héroe de las matemáticas. Ni siquiera soy tan exitoso. Por eso no quiero que todo el mundo me esté mirando.

En Los Bibliotecarios aparece un personaje, Cassandra Cillian, que tiene alucinaciones auditivas y visuales cuando quiere recuperar o procesar información, generalmente relacionada con matemáticas.

Es una afección neuronal por la cual asocia colores y aromas con recuerdos o números. En la vida real, Daniel Tammet sufre de sinestesia, síndrome de Asperger y síndrome del autista savant o síndrome del sabio. En un documental que hicieron de él describe:

Veo el mundo en números. Por ejemplo, para mí el 1 es muy brillante, el 2 se mueve de derecha a izquierda, el 6 es muy pequeño (como un orificio) y el 9 es grande e intimidante.

Esta forma de ver las matemáticas es una de las más bellas para mi gusto. Sin ser sinestesia, a veces los matemáticos ven en su mente los conceptos y los ordenan antes de hacer cálculos, llegando a resultados de manera intuitiva. Esto me ocurría cuando era estudiante. Tal vez esto explique la apariencia alejada del mundo de los genios matemáticos.

En el cine, Jodie Foster dirige y actúa en la película Little Man Tate (1991), donde se puede apreciar esta forma de llegar a un resultado en un problema aritmético. El pequeño Tate llega a un concurso como espectador. Escucha la pregunta y frente a él empieza a ver una danza de números ordenándose para dar la respuesta, la dice en voz alta y resulta correcta, de ahí se ganará un enemigo:

Es muy posible que esta forma de acceder a las matemáticas le ocurriera a Ramanujan, quien tuvo que conocer a Hardy (otro espécimen que estudiaremos en un futuro) para poder formalizar lo que de manera instintiva podía ver.

Los límites de sus conocimientos eran sorprendentes como su profundidad. Era un hombre capaz de resolver ecuaciones modulares y teoremas… de un modo jamás visto antes, su dominio de las fracciones continuas era… superior a la de todo otro matemático del mundo; ha encontrado por sí solo la ecuación funcional de la función zeta y los términos más importantes de la teoría analítica de los números; sin embargo no había oído hablar jamás de una función doblemente periódica o del Teorema de Cauchy y poseía una vaga idea de lo que era una función de variable compleja

… comentaba Hardy mientras que Ramanujan decía que:

Una ecuación no tiene para mí ningún significado a menos que exprese un pensamiento de Dios.

No dejes de ver la película que le han hecho. El hombre que conocía el infinito:

No faltan los matemáticos que son muy calladitos. En la serie Touch (2014), Jake Bohm es un niño que no habla, es un genio que usa los números para comunicarse, y que prevee conexiones entre las personas y en el tiempo.

Así de calladito, pero todavía más trágico fue Gorge Cantor, quien nos explicó como trabajar con los distintos infinitos (muchos de los cuales el descubrió-inventó) y que como otros matemáticos, es retratado en la novela En busca de Klingsor del mexicano Jorge Volpi.

La realidad es que si ves un matemático en la calle es posible que no lo reconozcas como tal. Por ejemplo, la iraní Maryam Mirzakhani, medalla Fields 2014, pareciera una chica común y corriente:

Además algunos de ellos somos muy simpáticos, y hasta graciosos, como Eduardo Sáenz de Cabezón, que nos cuenta que un teorema es un buen regalo para el ser amado, pues “un teorema es para siempre”

Aclaremos que llamamos matemáticos a los profesionales de las matemáticas, aquellos que han demostrado teoremas y que investigan para enriquecer las matemáticas como Maryam. También aceptar a los que aman las matemáticas y hacen sus propias teorías y fórmulas como Ramanujan de joven.

Ahora voltea a tu alrededor y cuéntame, ¿cómo son los matemáticos que conoces?

Divulgador científico. Matemático de formación, apasionado de la ciencia y la tecnología, sobre todo de los robots.

Be first to comment