José Hernández, un astronauta con estrella

Compartir

Culiacán, Sinaloa. 3 de agosto de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).– Para el astronauta retirado, José Hernández Moreno, la clave para “alcanzar las estrellas” es la formación académica pues, considera, no hay sustituto para una buena educación.

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, narró cómo logró la meta de convertirse en astronauta, así como la fundación Alcanzando las Estrellas, que apoya a niños y jóvenes migrantes en Estados Unidos, y sus planes para impulsar la educación en México.

El hijo de los mexicanos Julia Moreno y Salvador Hernández recordó que a la edad de 10 años nació su pasión por el espacio al ver en televisión la histórica misión del Apolo XI, el 21 de julio de 1969.

Recuerdo la misión del Apolo, cuando enviaron al primer humano a la Luna. Vi en televisión al último astronauta que ha ido a la Luna, que caminó en ella. Lo vi en vivo en televisión. Salí rápido a la calle, veía hacia arriba, veía la Luna llena tan lejos, luego me metía a la casa y veía otra vez la televisión; fue cuando decidí que quería ser astronauta

Lo mejor que pudo hacer en ese momento, comentó, fue compartir ese sueño con su padre.

Él me llevó a la cocina. Yo estaba muy asustado porque solo pasaban tres cosas en la cocina: hacíamos la tarea, y ya estaba hecha; cenábamos, y ya habíamos cenado, y la tercera, pues era donde se aplicaba la justicia (hace ademán, refiriéndose a una ‘nalgada’). Fue lo que pensé, ya estaba asustado, comenta entre risas. La charla continuó con una pregunta por parte del padre: ¿Por qué quieres ser astronauta?. Le conté y yo creo que él miró la determinación de un niño de 10 años. Lo que me dijo después me sorprendió, sobre todo porque él tiene una educación de solo tres años de primaria. Él me dijo: ‘Si quieres ser astronauta, yo creo que sí puedes lograrlo, pero tienes que seguir una receta de cinco ingredientes: decide lo que quieres ser cuando seas grande; segundo, reconoce qué tan lejos estás de esa meta; tercero, traza una ruta para que te guíe toda la vida y llegues a tu meta; cuarto, educación, no hay sustituto para una buena educación; y quinto, el mismo esfuerzo que le pones a las cosechas, cosechando jitomate, pepino, durazno, uva, ponlo en tus libros (…) Traslada ese entusiasmo a la escuela. Siempre entrega más de lo que la gente espera de ti. Si mezclas eso, tienes la receta para triunfar en la vida.

La receta fue tomada muy en serio por José Hernández. Consideró que si sus padres confiaban en que lo lograría, sería posible.

Yo me la creí. Dije, si mi papá y mi mamá piensan que puedo ser astronauta, lo seré. Así es como empecé mi trayectoria. Me empoderaron al creer que era capaz; me lo creí.

Con el paso del tiempo, José Hernández añadiría un sexto ingrediente a la receta de su padre: la perseverancia.

“No debemos darnos por vencidos. La NASA me rechazó, no una, ni dos ni tres, sino en once ocasiones; por eso yo siempre digo a los jóvenes que no se den por vencidos. Nosotros somos nuestros propios enemigos. Siempre intentamos una o dos, tal vez tres veces, y si a la tercera no podemos, ya decimos que no es para mí; pero si realmente lo quieres, puedes lograrlo”, comentó.

Un alumno sobresaliente

De lunes a viernes, José se encontraba comprometido con la escuela y con obtener buenas notas; mientras que los sábados y domingos eran destinados a trabajar en el campo. Más tarde comenzó sus estudios de ingeniería eléctrica en la Universidad del Pacífico; posteriormente, hizo una maestría en ciencias en ingeniería eléctrica en la Universidad de California en Santa Bárbara.

Astronauta retirado Jose Hernandez Moreno “Sabía que requería estudios de posgrado, entonces comencé a estudiar posgrado. También me di cuenta que todos los astronautas eran pilotos aviadores, entonces tomé lecciones. Luego supe que también eran buceadores, entonces me certifiqué y seguí preparándome más y más para ser atractivo para la NASA. Año tras año trataba de mejorar mi posición a los ojos de la NASA, que vieran que sí era viable que me eligieran como astronauta. Durante esos once años pensaba: qué hice este año para acercarme a la meta, qué hice para aspirar a ser astronauta; cada año escogía un tema, lo sacaba adelante y lo añadía a mi currículum”, narró.

Luego de varios “no” de la NASA, José Hernández continuaba sumando aptitudes y títulos universitarios a su hoja de vida.

Las primeras veces que la NASA me decía que no, me ‘agüitaba’, me ponía triste. Decía, ‘qué gachos que no me quieren’. Después, con el paso de los años, comencé a reflexionar: qué es lo peor que puede pasar si la NASA no me selecciona, entonces pensé: por querer ser astronauta tengo mi licenciatura en ingeniería, estudios de posgrado en ingeniería, soy piloto, buceador, sé hablar ruso, tengo un trabajo bien ‘cañón’ como ingeniero destacado, entonces esto no es un mal premio de consolación. Ya cuando dejé de aferrarme tanto, fue cuando se empezaron a dar las cosas. Nunca lo vi como tiempo perdido porque el premio de consolación era algo que me encantaba

Al poco tiempo recibió la noticia de haber sido seleccionado por la NASA en el Grupo 19 de 2004 para actividades espaciales.

Estaba en mi oficina cuando recibí una llamada. Se siente como haberse ganado la lotería. Dije: ‘Finalmente, llegué’. Sentía que ya era tiempo, desde cuándo me sentía listo, pero como hay mucha competencia, hay más de 18 mil personas que se postulan para unas doce posiciones. Es muy pesado.

Su primer vuelo, dijo, fue a 25 mil kilómetros por hora. “Las palabras no hacen justicia a lo que siente uno. Primero, el despegue, es un viaje de ocho minutos y medio; te vas de cero kilómetros por hora a 25 mil kilómetros por hora en ocho minutos y medio. Al llegar allá, a los ocho minutos y medio, le vas dando vuelta una vez cada 90 minutos. Por primera vez me quité el cinturón de seguridad, comencé a flotar y luego te empujas, ves por la ventana el mundo de una perspectiva que muy pocos seres humanos tienen el privilegio, yo creo que somos unas 400, de siete mil millones de personas; para mí es algo increíble”, comentó.

Durante ese tiempo, añadió, pensaba en los campos agrícolas de California y todo el tiempo transcurrido para llegar a ese momento en el espacio.

Pensaba en los campos verdes, que hace 20 años estaba ahí abajo, buscando pepino por 50 centavos la cubeta, y ahora estoy en el espacio; pensaba, qué gran oportunidad he tenido. Sí ha costado mucho trabajo, pero estoy muy agradecido

Alcanzando las Estrellas

Ante la culminación de los viajes espaciales en transbordador, José Hernández creó la fundación Alcanzando las Estrellas en 2006, en California. La fundación se dedica a fomentar el interés por la ciencia, la tecnología, ingeniería y matemáticas en los jóvenes. Comienza apoyando a niños de 10 años, debido a que fue a esa edad cuando nació su sueño de ser astronauta. Ahora busca despertar la inquietud científica en los niños.

Tenemos también otro programa, una academia de verano en la universidad. Tenemos estudiantes, desde séptimo hasta el último grado de preparatoria. Por seis semanas están en un campus de una universidad, los exponemos a un ambiente universitario, les damos cursos de ciencia y matemáticas para reforzar esas materias. Damos becas a estudiantes, a primera generación que irá a la universidad. La mayoría de estos jóvenes es latino. Les damos becas parciales para que puedan realizar sus estudios como hice yo.

Actualmente, añadió, han sido becados cerca de mil 500 estudiantes y 250 en la Academia de verano. Ofrece de 10 mil a 50 mil dólares al año en becas estudiantiles. La condición es que se trate de niños en condición de migrantes, que se trate de la primera generación de una familia en Estados Unidos.

Entrevista por Skype “El requisito es que tengan buenas calificaciones, que estén interesados en la ciencia, ingenierías o matemáticas, y que sean primera generación; que sus papás no hayan ido a la universidad”, dijo.

Una misión en México

Yo quisiera traer esta educación a México y tratar de crear una asociación civil en México, similar a lo que hacemos en Estados Unidos, y trabajar, por ejemplo, con la fundación de Carlos Slim u otros que puedan aportar para poder diseñar un muy buen programa de apoyo a la educación para nuestros jóvenes de México. Todo es posible con el estudio y el esfuerzo. Entiendo las razones por las que muchos jóvenes no pueden continuar sus estudios. Yo les digo que si tienen que trabajar para ayudar a sus familias, está bien, eso se comprende; si duras ocho o nueve años en sacar una carrera, no importa, que la estrechen mientras continúan trabajando, porque no hay un sustituto para una buena educación. Hay que disfrutar tanto el camino como el destino. El camino es el 95 por ciento del proceso. Si no disfrutas el camino, no tienes por qué ir por esa meta, tienes que disfrutarlo.

Mientras la vida me lo permita, seguiré escribiendo y escuchando buenas rolas. * De fondo suena 'Two Steps, Twice', de Foals *

Be first to comment