Escudo y lema universitario

Compartir

El escudo universitario fue creado a principios de 1937 y declarado oficial el 22 de mayo de ese mismo año. Hasta entonces el distintivo institucional había sido el de Melchor de Covarrubias.

El autor del nuevo escudo fue el arquitecto Javier Ibarra Mazari, quien consideró un renacer institucional la transformación de Colegio del estado en Universidad. En este símbolo, que hoy identifica a la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, en la parte inferior se observa una nube de la cual brotan lenguas de fuego y emerge un Ave Fénix que destruye el pasado para un futuro promisorio. En el emblema universitario, presidio por Minerva, diosa de la sabiduría, en su parte inferior aparecía la leyenda Universidad de Puebla. Desde 1956 se le agregó el vocablo Autónoma de Puebla.

También ha sufrido transformaciones artísticas. El original correspondía a los rasgos característicos de la pintura clásica. Con el tiempo se ha estilizado, ajustándolo a la estética moderna. Los cambios, aunque apreciables a simple vista, no se han separado de la idea original: el Ave Fénix emergiendo de las llamas y señoreada por Minerva.

El escudo universitario se usó durante varios quinquenios en los uniformes deportivos y en las banderas con las cuales los estudiantes festinaban logros; uno de ellos lo encabezó, en 1964, el rector Manuel Lara y Parra y el profesor Humberto Figueroa, quienes celebraron con el resto de la comunidad universitaria la caída del gobierno de Antonio Nava Castillo. Evolución del escudo universitario: El lema Pensar Bien, Para Vivir Mejor habla del que hacer científico, cultural y académico de la Universidad y sintetiza la importancia del conocimiento en el desarrollo humano. El lema del Colegio del Estado era el de Sufragio Efectivo, No Reelección, pero cuando el Colegio fue transformado en Universidad, el rector Manuel L. Márquez propuso modificarlo para que la institución no apareciese como dependencia gubernamental. El 20 de abril de 1937 fue publicada la convocatoria de un concurso para designar lema a la institución. El triunfador recibiría un premio en efectivo. El jurado estuvo integrado por Luis Lozano Cardoso, Juan de Dios Flores, Enrique Días Fuentes, Armando Vergara y Carlos M. Ibarra, prestigiosos profesores universitarios. El veredicto sería emitido el 3 de mayo. Se presentaron 17 propuestas, todas caracterizadas por su indigencia de contenido (De mí brotará la ciencia, Patria mejor, Por el símbolo de mi raza, Por la Patria y por la ciencia, Por la cultura… y otras por el estilo), por lo que el jurado decidió, en justicia, declarar desierto el concurso.

El 25 de mayo de 1937, el contador José Bustos, secretario general de la bisoña Universidad, apremio acuñó por cuenta propia el lema que desde entonces caracteriza a la Universidad. Ahora bien, ¿qué significa Pensar Bien, Para Vivir Mejor? El filósofo Adolfo Sánchez Vázquez, al recibir el 22 de junio de 1984 el doctorado honoris causa que nuestra universidad le otorgó, hizo un amplia y profunda reflexión que iniciaba así:

La vida de la universidad tiene que ser, sustancialmente, ejercicio del pensamiento; pero de un pensamiento para la comunidad en sus diversos niveles (estatal, nacional, universal). En este sentido cabe decir que la Universidad Autónoma de Puebla, en todos estos años difíciles, ha permanecido fiel, contra viento y marea, a su lema.

Se trata de una necesidad (el pensar bien) no sólo teórica sino práctica –enfatizó en su discurso Sánchez Vázquez- porque la razón está siendo asediada cada vez más, y porque esta impugnación de la razón no puede dejar de afectar nuestras vidas tanto en el plano del pensar, como en el plano del pensamiento práctico. La razón no tiene hoy peor enemigo que el reiterado empeño en introducir lo irracional tanto en las relaciones de los hombres con la naturaleza que puede llevar a un holocausto nuclear.

Este irracionalismo se da en los más diversos niveles, enfatizó el reconocido filósofo, agregando:

…asistimos también a toda una conducta irracional de clases, instituciones o Estados. Basta señalar cómo el dominio del hombre sobre la naturaleza en el que se cifraba, como ciencia y técnica, el poder de la razón, se ha vuelto irracional al minar las bases naturales de la misma existencia de los hombres. Y señalemos, asimismo, cómo los inmersos recursos a que recurre una desenfrenada política, agresiva, militarista, y que podrían aliviar considerablemente la miseria y el hambre que se extienden por el planeta, no sólo no se dedican a esto, sino ponen en peligro la propia sobrevivencia de la humanidad. Por eso es importante pensar bien para procurar una vida mejor.

Para el filósofo Luis Miguel Arroyo Mascarúa, Pensar Bien, Para Vivir Mejor no solo significa un pensamiento lógico y ordenado para obtener éxito, implica a la vez, un pensar y un proceder ético para que no sólo nuestras acciones sean útiles, eficaces, sino que sean correctas, ya que si se procede desde una perspectiva justa, sin interferir negativamente en las acciones ajenas, no sólo vivimos mejor como personas, sino como comunidad. De allí que el lema de nuestra Universidad implique las dos visiones fundamentales de la formación de todo ser humano: que sea una persona con todas las habilidades académicas, a la par de su proceder aislado sino el trabajo creador por el bien común.

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment