El Joker. Las sustancias químicas que lo dañaron. Primera Parte

Redes Sociales

El Joker es uno de los villanos de la industria del cómic más importante, su comportamiento trasciende las bromas y la risa, de hecho el personaje es mucho más oscuro que la representación que efectuó César Romo en la serie Batman de la década de los 60. Némesis del hombre murciélago, Joker es un psicopata cuyo comportamiento es digno de un análisis psiquiátrico.

La fascinación que se puede tener en torno al personaje puede estar asociado a que sus crímenes parecieran estar encaminados a desquiciar a su rival, sus acciones reflejan una diversión sin sentido. Desde su aparición en Batman 1 de 1940 Joker se ha encargado de poner en jaque al caballero de la noche, el asesinato de Jason Todd (el segundo Robin) o el disparo a quemarropa que deja inmóvil a Barbara Gordon (Batgirl) son dos ejemplos de las terribles acciones de este maniático personaje.

Pero  ¿cuál es su origen? En realidad su verdadera procedencia se desconoce, tanto en los cómics como en las novelas gráficas se presentan diversas teorías, de hecho el propio Joker en la novela “Batman: La broma mortal”, Joker le dice a Batman que él mismo no sabe de dónde proviene solo posee recuerdos cambiantes y sinceramente prefiere tener más de un origen.

El color de su cabello y su piel se asocian a dos teorías, en la primera cae a un tanque de ácido y en la segunda cae a un contenedor de desechos químicos y es expulsado por un ducto, en cualquiera de ambos ¿qué ácido genera esas laceraciones? ¿Qué sustancias pueden provocar daño cutáneo y en cabello? Iniciamos esta serie sobre uno de los villanos más fascinantes del mundo del cómic, el Joker.

Profesor de la Facultad de Ciencias Químicas de la BUAP, interesado en la didáctica de la Química y la divulgación de la ciencia a través de ejemplos cotidianos y de textos de ficción.

Be first to comment