La industria automotriz en México: una mirada desde la academia

Compartir

HEAD automotriz2916

Por Judith Ureña

Puebla, Puebla. 29 de junio de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- De acuerdo con el reporte más reciente de Scotiabank (Industria automotriz, informe global), las ventas de autos en todo el mundo, hasta el mes de abril de 2016, registraron un incremento de 5.5 por ciento, esto comparado con el mismo mes de 2015, en donde el avance más significativo lo mostró Europa del oeste, cuyas ventas fueron ocho por ciento superior.

Tan solo en Estados Unidos se vendieron 17.3 millones de unidades en el mes de mayo, puntualiza el informe. En el caso de México, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, A.C. (AMIA) presentaron el documento Estadísticas a propósito de la industria automotriz, con el cual subrayan por qué es importante esta industria en el país, toda vez que representó 16.9 por ciento de las manufacturas de 2014.

De igual forma, se ubica como la segunda actividad más importante dentro de las manufacturas, tan solo por debajo de la industria alimentaria. Por el nivel de exportaciones (84 mil 258 millones de dólares), México se colocó como el cuarto exportador a nivel mundial, debajo de Alemania, Japón y Estados Unidos.

Más de 80 por ciento de la producción de vehículos ligeros que se producen en nuestro país se destina al mercado de la exportación, mientras que el restante corresponde a vehículos ligeros que se disponen al mercado interno. Según el instituto, casi 50 por ciento de las unidades son vendidas en México y 50 por ciento restante se abastece con vehículos nuevos que se importan.

¿Qué es Gerpisa?

Con este contexto, se puede tener una visión más general de la relevancia de este sector en la economía nacional. De ahí que desde hace más de 20 años surgiera una red académica, cuya intención es el estudio de esta industria pero desde un enfoque más global, este grupo se le conoce como Gerpisa y, aunque en su inicio estaba integrado por expertos franceses, con el paso de los años se han ido sumando de diversas nacionalidades.

Se trata de un grupo multidisciplinario que, de acuerdo con la doctora Bertha Vallejo, mexicana radicada en Holanda, miembro del comité e integrante del propio Gerpisa desde 2010, así como experta en los procesos de aprendizaje y los cambios tecnológicos dentro del sector, “nace de la necesidad de la industria automotriz francesa de saber hacia dónde van, porque el dónde están lo tienen claro. Todos saben en dónde están, cada productor de automóviles sabe lo que tiene planeado para los próximos 10 años, lo que no tienen capacidad de hacer (porque es muy costoso) es saber y ¿si vamos para allá todos?”.

Es así como Gerpisa se transforma en “un grupo de investigadores de diferentes áreas (desde los que trabajan con sindicatos hasta los que son expertos en tecnología o medio ambiente), de diferentes niveles, con diversos enfoques, de todos los países, que proporcionan al final el ‘¿qué dice la academia que está pasando?’, con base en eso se pueden hacer más políticas”, subraya Vallejo.

Para la doctora María de Lourdes Álvarez Medina, de la Facultad de Contaduría y Administración de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y también parte del comité organizador de Gerpisa en México, cuyas áreas de investigación son innovación y competitividad, considera que este grupo de académicos toma su importancia porque este sector es el que más ha crecido en nuestro país, es el que más aporta valor agregado al producto interno bruto (PIB), al manufacturero, al empleo, entre muchas otras áreas.

En materia de innovación, la industria automotriz aporta sobre todo en el proceso. De acuerdo con la doctora Álvarez Medina, México es un país manufacturero y la mayor parte de lo que se hace aquí es un proceso a través de la mejora continua; sin embargo, ya hay varios centros de investigación de diseño, uno de los más importantes es Delphi, que estaba en Ciudad Juárez, y cuenta con una gran cantidad de empleados, pero también está en Toluca el de General Motors y muchas otras empresas.

Los fundadores de Gerpisa, Michel Freyssenet y Robert Boyer, desarrollaron algunas teorías a través de las cuales cuestionaban resultados que se tenían sobre el sector en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), diciendo que en esta producción flexible únicamente había un camino para tener productividad.

A partir de esa idea, narra Álvarez Medina a la Agencia Informativa Conacyt, inician investigaciones, lo que generó que el equipo creciera y de Francia se extendiera a toda Europa gente interesada en todos los cambios y modificaciones que está sufriendo la industria automotriz.

En cada reunión la idea es discutir las innovaciones que hay en la industria, que generalmente van impulsadas por las necesidades ambientales (reducir la contaminación) y también por las condiciones de seguridad. Esas son las dos palancas que impulsan la innovación en la industria, enfatizó la experta.

Fue así como en fechas recientes, Gerpisa visitó por primera vez nuestro país, la sede fue el estado de Puebla, en donde el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey abrió las puertas para que los expertos se sentaran a discutir hacia dónde va la industria, cuáles son las nuevas tecnologías, si en realidad hay una revolución o no, cómo van cambiando y qué tienen que hacer los mexicanos para participar en esto. “No nada más por el lado de la producción, también por el lado del consumo”, puntualizó la doctora Álvarez Medina.

De acuerdo con datos del Inegi, Puebla ocupa el tercer sitio en cuanto a la fabricación de automóviles y camiones (por encima se encuentran Coahuila y Sonora), ya que contribuye con 13.6 por ciento de la producción bruta.

De manera desagregada, 34 por ciento de su producción corresponde a automóviles y camiones, 21 por ciento a partes para vehículos automotores, 2.9 por ciento a productos de plástico.

En Puebla se establecieron las plantas ensambladoras de Volkswagen y Audi en donde, tan solo en 2013, Volkswagen tuvo una producción superior a las 500 mil unidades y Audi, hasta su reporte más reciente de mayo de 2016, señala que en nuestro país tuvo ventas totales de 25 mil unidades.

Si bien es cierto que ninguno de los organizadores reconoció que Puebla fuera elegido por el aporte al sector automotriz, sí por estar cerca del aeropuerto de Toluca, lo que facilitaba traslados para los visitantes extranjeros que participaron en Gerpisa.

Gerpisa y la Red ITIAM

Gerpisa no es el único grupo de expertos en la materia, a nivel local existe la Red Innovación y Trabajo en la Industria Automotriz Mexicana (ITIAM), la cual se crea en 2015 con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), conformada —según lo que detallan en su propia página oficial— por 32 miembros tanto nacionales como extranjeros, cuyo principal objetivo es estudiar el “boom de la industria automotriz aunado al curso actual de sus transformaciones tecnoproductivas globales como una oportunidad para que los tomadores de decisiones del país” puedan incidir y detonar la innovación, escalamiento productivo y la especialización de la región.

Lo anterior va muy en la línea de lo señalado por la doctora Álvarez Medina, quien reconoce que le gustaría que las discusiones de los académicos pudieran impactar en los problemas del medio ambiente (de forma muy específica), pero no tanto por el lado de la producción, sino por el de la demanda: lo que consumimos, cómo reglamentamos esa demanda, etcétera; toda vez que la industria automotriz mexicana se vislumbra en un crecimiento todavía superior al actual, desarrollando muchísimas habilidades para los trabajadores, tratando de encontrar caminos para aprovechar ese crecimiento que tiene la industria.

Para la doctora Vallejo, la ITIAM está constituida, en una mayoría, por gente de Gerpisa, pero agregó a investigadores nacionales (expertos en los problemas locales) y a estudiantes de doctorado de diversas universidades mexicanas.

Por lo anterior, Gerpisa y la Red son complementarias, ya que la primera da insumos directos al gobierno y empresas, mientras que la Red se enfoca más en la investigación y da sus resultados a Conacyt, ahí la difusión es diferente. “La Red no tiene un gobierno detrás, tiene la función de investigar la industria automotriz, pero no de servir de consejero a ninguna industria, ninguna empresa o a la Secretaría de Economía (SE), el trabajo se hace público y la retroalimentación no es directa como en Gerpisa”, afirma Vallejo.

La importancia de la industria automotriz en México

Otro de los integrantes relevantes de Gerpisa en México es el doctor Jorge Carrillo Viveros, investigador del Departamento de Estudios Sociales de El Colegio de la Frontera Norte en Tijuana (Colef), quien además fue el responsable de la organización de Gerpisa 2016. Carrillo aseguró que parte de la importancia de la industria está en que hay un modelo de exportación muy exitoso en nuestro país y un modelo industrial muy sólido en términos del dinamismo y del conocimiento que ha generado para todos los involucrados.

No obstante, al tocar el tópico de la sustentabilidad el experto aseguró que este tiene que ver no solo con cuestiones de medio ambiente, sino también de la derrama económica que repercute en el bienestar social y ese es uno de los problemas que no ha logrado afrontar la industria. De acuerdo con el doctor Carrillo, esto tiene que ver, fundamentalmente con costos bajos, en donde las empresas cada vez pagan menos, producto de que el estado ha empujado la transformación en los sindicatos (de protección).

Por otro lado, está la propia presión por la competitividad que afecta directamente los costos (el famoso outsourcing); esto, lo único que genera es una pirámide de empobrecimiento, es precisamente donde está el verdadero reto de la sustentabilidad: “con calidad yo no me hago un taco”, subraya el experto al recordar la charla con un trabajador de la industria. Si bien depende de qué sector se diga y en qué nivel, lo cierto es que al interior de la industria hay un conflicto entre productividad, competitividad, buenas prácticas y empleos precarios.

“La industria automotriz en el país está un poco atrasada en la política real, no en la política del PowerPoint, en esa estamos avanzados y clarísimos, pero en la vida real la gente no vislumbra los beneficios. Tenemos un problema con respecto de Europa, ellos sí están muy avanzados, tienen otra historia, tienen otros recursos pero también tienen otros problemas muy serios y no tienen el boom o dinamismo que tienen países como el nuestro u otros emergentes”, subrayó Carrillo Viveros.

México comparado con el mundo

Para el también cofundador del Colef es importante reconocer las capacidades de un Conacyt, por ejemplo, pues no en cualquier lugar hay tantas becas para estudiantes de posgrado financiados por el gobierno. Aunque el país está avanzando, sigue faltando apoyo económico y el expertise por parte de la gente. El talento enfocado es muy importante y a un país como México le sigue haciendo falta eso.

Otros elementos necesarios, según Carrillo Viveros, para avanzar en la materia es educación y civismo, puesto que “tenemos una larguísima tradición de corrupción, muy poco civismo por el otro; necesitamos más recursos que se devuelvan a la gente, emprendimiento, pero para todo eso debemos de trabajar con la disminución de la corrupción”.

Aportaciones de Gerpisa

Un evento como este deja derrama económica (hoteles, restaurantes, taxis, etcétera); por otro lado, eleva la discusión de los colegas, quienes comparan, conviven con estudiantes de doctorado, con profesores de alto nivel que nunca dejan a sus estudiantes, algo que se da de manera natural en otros países y que en México es relativamente nuevo. El impacto es directo, de ahí que Carrillo Viveros considere que todo el tiempo tendría que haber más congresos internacionales y los que son nacionales, tener un nivel internacional.

Finalmente, para el también miembro nivel III del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), Gerpisa es un espacio en donde se escucha a los representantes del sector automotriz “para aprender de ellos y para que escuchen a los académicos”, todo de una manera respetuosa.

“Es un coloquio internacional, la principal Red que estudia la industria automotriz, que cuenta con grandes profesores y estudiantes de doctorado, es global; es casi seguro que en cualquier lugar donde haya fabricación de autos existe alguien de la Red y es un coloquio que siempre invita a otras instituciones, trabaja muy colectivamente, formamos un equipo, vas elevando el conocimiento y el expertise, no solo de conocer el sector sino del propio negocio”, resumió el doctor Jorge Carrillo Viveros.

Mientras la vida me lo permita, seguiré escribiendo y escuchando buenas rolas. * De fondo suena 'Two Steps, Twice', de Foals *

Be first to comment