Acércate a la Ciencia Ficción

Compartir

SF_opt

Cuando era pequeño mis tíos, que eran adolescentes, me leían cómics y eso me motivó para aprender a leer más rápido y no depender de alguien más para leerlos. Cuando crecí un poco, y podía comprármelos me di cuenta que mi gusto eran los cómics de superhéroes, pero sobre todo de aquellos que tenían algo que ver con la ciencia.

Se me hacía fabuloso que un chico pudiera hacer un líquido que se comportara como una telaraña, que construyera un disparador tan pequeño que cabía en la palma de su mano. Otro construía una armadura con la cual protegerse y otro era un científico importante. Recuerdo que aparte de las historias aquellas revistan tenían pequeños textos al pie de la página que exponían hechos científicos como la dureza y fragilidad del diamante, el tamaño del sistema solar o la composición de las telarañas. Y eso me marcó.

 

 

Aunque me gustaban las películas del Santo, me gustaba más aquellas donde aparecerían naves espaciales, viajes en el tiempo, extraterrestres y sobre todo, ¡Robots!

Y fue en la secundaria que me di cuenta de que había un medio que me permitía vivir de un modo más intenso ese tipo de aventuras, los libros. Y aunque leía de todo uno de mis géneros favoritos es la Ciencia Ficción.

La ciencia ficción es un tipo de ficción no realista que no está basada en fenómenos sobrenaturales.

Fernando Ángel Moreno, Teoría de la literatura de ciencia ficción

 

El primer libro que recuerdo haber leído fue La Metamorfosis de Kafka. No creo haberlo entendido del todo así que busqué otro, y me encontré con Asimov. De él todo lo que encuentres es bueno, pero sobre todo sus relatos de robots, reunidos en el libro Yo, robot y la novela El hombre bicentenario. Estos relatos cumplen la definición puesta arriba, ya que son historias que hasta el momento están fuera de nuestra realidad, pero que de ningún modo son sobrenaturales. Cuando las leía era lejana la posibilidad de robots humanoides pero ahora ya es muy cercano el momento en que se usen de manera doméstica.

 

 

Lo que motiva este texto es que la ciencia ficción tiene más virtudes que solo la de entretener y avivar nuestra imaginación. Te permite ver el mundo de varias maneras, y aquí menciono algunas.

Puedes mirar el futuro

Hay muchos descubrimientos científicos y desarrollos tecnológicos que han sido previstos por la ciencia ficción. Arthur C. Clark, por ejemplo, describió las bases de los satélites geoestacionarios. En Star Trek se mostraban dispositivos parecidos a los celulares y a las tablets. Asimov llegó a vislumbrar una forma de comunicación parecida a la actual internet. Pero también te puedes deslumbrar con lo lejos que puedes llegar y sin embargo ser demandado por abuso de parte de las ballenas de tu planeta como en las Historias del espacio reconocido de Larry Niven.

 

Podrías comprender el presente

Las historias de viajes en el tiempo no solo tienen la posibilidad de asombrarnos si son hacia el futuro, como en la Máquina del tiempo de H. G. Wells, o hacia el pasado, Un yanqui en la corte del rey Arturo, sino que nos ayudan a reflexionar el presente. No solo como individuos y la trascendencia de nuestras decisiones en la vida (Volver al futuro) sino de las naciones o hasta de las especies (el Sonido del trueno de Bradbury). Mención especial merece el comic de La liga de los hombres extraordinarios, del cual la película apenas si roza su genialidad y originalidad.

 

Te ayuda a mirar a los otros

La tolerancia y la convivencia con el otro son de los temas más tratados cuando aparecen extraterrestres, u otros seres no humanos, ya sea derivándose en guerras o persecuciones (Galáctica astronave de combate, Terminator) o en la búsqueda de la convivencia pacífica entre distintas razas (Star Trek) o entre humanos y máquinas (Astroboy).

Puedes mirar dentro de ti

Si ya de por sí es difícil ser adolescente, ¡cómo se complica tener poderes! Si no pregúntale a Horty, protagonista de Los cristales soñadores de Sturgeon. O ser un niño y lucha contra una raza entera como en El juego de Ender de Orson Scott Card. Si tu amigo tuviera dentro de sí una mente extraterrestre, ¿lo notarías? Hay un libro de Heinlein sobre esto llamado Puppet Masters. O puedes ser un extraterrestre que ama a los humanos como el Doctor Who.

 

Te ayuda a mirar la tecnología

Si, los robots están cada vez más cerca. Pero ¿cómo los trataremos? Como en Yo, robot, como en Chappie o como en Autómata. ¿Cómo evitaremos que lleguen a ser como Terminator? Si las esferas de Dyson son tan complicadas de hacer, ¿porque no un Mundo Anillo como el que relata Niven? ¿Existirá un destornillador sónico? ¿un cerebro positrónico? ¿el vuelo hiperlumínico?

 

Mira mucho a la humanidad

Tal vez uno de los libros más dolorosos es Flores para Algernon, de Daniel Keyes, tanto por su historia sobre un hombre bueno con discapacidad mental que empieza a desarrollar inteligencia por un experimento, como por la razón para escribirlo.  O te puedes preguntar si los marcianos son más humanos que los terrícolas leyendo Crónicas marcianas de Ray Bradbury.

 

Te atreves a mirar a lo desconocido

¿Tienes una idea loca? Y que te parecen estas: ¿Meter tu mente en una robot? Ya lo hizo Rudy Rucker en Software. ¿Quieres saber cómo se siente ser del sexo opuesto? No hay problema, Greg Egan ya pensó en que pasa si una pareja intercambia sus mentes. ¿Quieres jugar con la mente de otros? Totall Recal ya lo hizo, basado en un relato de Phil K. Dick.  Antes inclusive de que hubiera internet Gibson nos platica de cómo navegar con nuestra mente en ella en Neuromante.

¿Quieres mezclar tus personajes de la literatura con personajes históricos? Pregúntale a Phillip José Farmer como lo hizo con el concepto de Familia Wold Newton.

 

Puedes mirar a la sociedad

Puedes explorar distopías como la de aquellos planetas que dependen de la especia, que solo se da en Dune, de Frank Herbert. O aquella en la que solo son ciudadanos los que han ido a la guerra, como en Tropas del espacio, de Heinlein.

Puedes diseñar por medio de la psicohistoria el futuro de la humanidad, como en Fundación de Asimov. O criticarla como en las novelas de Heinlein donde aparece Pixel, el gato que atravesaba las paredes.

 

Puedes mirar a la ciencia

Tal vez lo más interesante de este género es que siempre hay una explicación de los fenómenos, por más extraños que parezcan, y de ahí  al gusto por la ciencia hay muy poco. Aunque no deja de ser algo divertido como cuando el Doctor Who te dice “los monstruos existen”, pero son extraterrestres que buscan tomar algo de la tierra.  Ahí hay series como Defying gravity que te muestran tan perfectamente conceptos relacionados con el espacio, sin dejar de atraparte en la historia. ¿Sabías que Interestelar fue supervisada por un físico de muy alto rango y que en el El marciano lo único que no es real es la tormenta?

Te invito a leer CF por alguna de las razones que menciono, o mejor aún, que descubras las tuyas propias y nos las cuentes. Igual escribes una historia extraordinaria.

 

Bonus

Te dejo con David Bowie y la sea tal vez la primera canción de Ciencia Ficción.

Divulgador científico. Matemático de formación, apasionado de la ciencia y la tecnología, sobre todo de los robots.

1 Comment

  • Responder julio 27, 2016

    Loren cubileon

    PRECIOSO RELATO DE SU VIDA, SIN DUDA CON UNA TRAYECTORIA QUE LO LLEVA A SER ALGUIEN HOY. LO FELICITO CON ORGULLO Y ADMIRACION DOCTOR. QUE SIGA PROGRESANDO, Y ESCUDRIÑANDO EN LA CIENCIA Y EL SABER. MILES DE JOVENES NUNCA LO OLVIDAN NI OLVIDARAN. CREAME.

Leave a Reply