La prostitución en la ciudad de Puebla, del Porfiriato a la década de 1920

Compartir

Por María Angélica Ramírez Pérez.

El presente artículo se ocupa de la prostitución en la ciudad de puebla, el oficio más antiguo del mundo, como ha sido llamado comúnmente. En este trabajo se recupera la historia desde el porfiriato hasta la década de 1920, porque es a partir de 1873 cuando se tiene noticia de uno de los primeros reglamentos destinados al oficio y el de 1928, el último que se estableció en el Municipio. Abordo, además, el contexto que rodeaba a las mujeres dedicadas al oficio, como la edad en que eran aceptadas, el estado de salud, etcétera, en una palabra el contexto socio-histórico en que se desenvolvieron “las mujeres prostitutas”

Es importante resaltar que la ciudad sufrió cambios importantes durante el período revolucionario que se proyectaron en la mentalidad femenina y en la misma cotidianidad de las prostitutas. El tema de la prostitución ha sido escasamente estudiado por historiadores, por lo que fue necesario incursionar en el tema, apoyándome en documentos que prueban la existencia de mujeres que comercializaban con su cuerpo.

Un punto a tocar fue la higiene de las prostitutas, preocupación primordial del Ayuntamiento y de la sociedad en general, pues de no cuidar la salud se arriesgaba, principalmente, al resto de la población a ser contagiada de alguna enfermedad venérea, siendo los varones los agentes transmisores.

Este tema lo he abordado anteriormente en mi tesis profesional de historia “La prostitución en Puebla de 1910-1920”. Ahora, lo he retomado y agrego nuevas aportaciones. Como ya decía es importante rescatar ese pasado oscuro de la sociedad poblana, que a pesar de ser considerada conservadora y hasta beata, en ésta ha estado presente siempre la prostitución; que no se hable de ella no quiere decir que no existió. Ahora es posible volverla visible mediante documentos que han sido conservados. Las fuentes que sustentan esta investigación son de gran valor, en su mayoría fuentes primarias, como las siguientes: Archivo General del Ayuntamiento de Puebla (AGAP) donde se localizan libros que contienen expedientes, ahí podemos hallar reglamentos de prostitución emitidos en distintas fechas; además nos ha permitido conocer filiaciones de Prostitutas, las que sin duda proporcionan información valiosa acerca de cada una de las mujeres que incursionaban en el oficio.

El Archivo General del Estado de Puebla (AGEP), donde se localiza el Boletín Municipal, órgano de la Asamblea de Concejales; el Periódico Oficial del Gobierno del Estado de Puebla y en la Biblioteca José María Lafragua y la Hemeroteca Juan N. Troncoso existe bibliografía valiosa, las dos de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

Por último, la Hemeroteca Juan N. Méndez del Instituto Cultural Poblano. Además del Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI) en donde existen gráficas y censos poblacionales.

LA SITUACIÓN SOCIAL EN PUEBLA

Empecemos por reconocer que la vida era dura para muchos pobladores durante el porfiriato, en esta época gobernaba estado de Puebla el Gral. Mucio P. Martínez, protegido de Díaz En este lapso la libertad estaba muy restringida, los pobladores eran objeto de abusos constantes por las propias autoridades, y era por demás quejarse y acudir a denunciar.Prostitucion Puebla Porfiriato 1

En opinión de Atenedoro Gámez, el General Mucio P. Martínez “ocultaba un espíritu inmisericorde, caprichoso, tiránico para mandar y cruel con cuantos no se plegaran a sus mandatos. Nombraba jefes políticos a los individuos más despóticos y arbitrarios, se rodeaba de los tipos menos escrupulosos… Acaparaba riqueza pública. Hacía suya la vida privada, si ésta despertaba su codicia. Protegía en su provecho a la prostitución. Violaba los hogares cuando le venía en gana, si no con fines de lucro o de venganza, movido por instintos vesánicos”. (1)

La vida era difícil para muchos pobladores, conforme pasaba el tiempo, las condiciones de vida no cambiaban para la mayoría. La represión se utilizaba contra todo aquel que se mostraba en desacuerdo con las ideas del gobierno.

Además, la población vivía precariamente: “en la gente pobre, la alimentación consistía en atole de maíz, habas, alverjones, chile, algunas yerbas, tortillas, en un grado más elevado comían la carne de cerdo, tomaban el café, la leche, arroz y pan… Las bebidas más comunes el te-limón, infusión de hojas de naranjo, de cáscara de lima, epazote, hinojo. Como bebidas espirituosas era el pulque, aguardiente de caña, mezcal, etc. por lo regular el abuso del pulque era pan de cada día: Estos ingeridos… comúnmente en ayunas son bebidas favoritas de artesanos, obreros, albañiles, siendo estos últimos los cargadores los que más comúnmente hacen estas bebidas en ayunas o mejor dicho por desayuno: a esto llamaban hacer la mañana” (2) Como observamos las formas de vida fueron y siguen siendo sencillas y precarias, la mayoría de esta población la encontramos registrada en la siguiente información.

En 1895, en México se llevó a cabo por primera vez un censo poblacional, se registró en esa época a 12.6 millones de habitantes. El tercer censo se registraría en 1910 con un total de 15,000,000 de seres humanos, población ligeramente superior al de 1895, Mientras que en el estado de Puebla en 1895 había 984 413 habitantes y para 1010 eran 1 101 600 habitantes, de los cuales la Población Económicamente Activa (PEA) era de 318 056 varones y 53 319 mujeres. (3) Esta última cifra a su vez representaba 9,30/0 de mujeres trabajadoras.

Lo mismo sucedía respecto a la educación; El analfabetismo era alto, la mayoría mujeres. Las cifras de la época nos permiten constatar que fue de ese gran número de mujeres analfabetas que se nutrió fundamentalmente la prostitución, como también lo fue de la población expulsada del campo.

Población de 10 años y más, alfabeta analfabeta.

Entidad federativa Puebla 1895 y 921

1894

1900 1910 1921 %
Población total 813,815 726,760 783,365 750,591

100

Hombres

392,621 346,374 408,902 750,591
Mujeres 421,194 380,386 408,902 395,464

Total de analfabetas

121,655 151,778 164,800 202.514

Aumentó un 12.1

Hombres

79,882

88,635 92,449 116,144
Mujeres 41,773 63,143 72,351

86,370

Total de analfabetas 692,160 574,982 618,565

548,077

Disminuyó un 12.1

Hombres

312,739 257,739 282,014 239,320
Mujeres 379,421 317,243 336,551

308,757

Fuente: INEGI. Estadísticas históricas de México Tomo l, México DE, 1985, p. 98.

Como se puede observar, la población en general tenía escasas oportunidades de estudiar, además la oferta laboral para las mujeres estaba muy restringida. En el Hospicio de Pobres, las vacantes para ellas estaban en el departamento de niñas, ya que el personal en esa área debía ser femenino. Otros oficios más para mujeres eran como domésticas, obreras, comerciantes. La mayoría trabajaba jornadas muy largas que iban de 12 a 14 horas diarias, sin tener tiempo de estudiar y con escasos recursos económicos. Ocasionalmente en el periódico salían ofertas de empleo exigiendo ciertas características, como las siguientes: “Dos señoritas se necesitan en la oficina de La Mexicana, 4ta. calle Real de San José para un trabajo fácil, deberán saber leer, escribir y algo de cuentas. Inútil presentarse sin buenas referencias”. (4)

Como es de esperarse la mayoría de las mujeres no cubría estos requisitos, ya que ni siquiera sabían escribir su nombre, menos leer, por lo que era común que se presentaran pocas aspirantes.

Algunas mujeres se inclinaban por lo más práctico, donde sólo se requería voluntad, no se les exigía instrucción alguna ni nada que tuviera que ver con la escuela.

Según la historiadora Carmen Ramos, en Las señopitasþorfirianas afirma que las mujeres quedaron enclaustradas en la esfera doméstica, se les designó como ámbito natural, a lo que se podían dedicar era a fundar instituciones dedicadas a la beneficencia. Claro que quienes tenían los recursos económicos… pero las que no tenían recursos se empleaban como: domésticas, artesanas, empleadas de comercio, telegrafistas, maestras, pero siempre con la misma conducta de abnegación y obediencia al marido. (5)

 (1) Gámez, Atenedoro. Monografia histórica sobre la génesis de la Revolución en el estado de Puebla, I.N.E.H.R.M., México 1960, p. 9.

(2) Archivo General del Estado de Puebla. Artículo de “Puebla su higiene y sus enfermedades”, Boletín municipal, octubre 1887, pp. 2-4.

(3) Estadísticas históricas de México. Tomo 1, INEGI, México D.F. 1985, p. 3.

(4) Periódico del estado de Puebla. El Amigo de la Verdad, 1905.

(5) Ramos Escandón, Carmen, Ma. De Jesús Rodríguez, Pilar Gonzalbo. Presencia y Transparencia la mujer en la historia de México, México 1987, El Colegio de México, pp. 151-154.

Framento tomado del libro Miradas en la noche que compila Estudios sobre la prostitución en Puebla, coordinado por Gloria Tirado Villegas.

Estación de radio de @BUAPoficial

1 Comment

  • Responder junio 23, 2016

    Alejandra Fuentes

    Interesante investigación en lo referente al contexto lástima de los errores ortográficos y pésima redacción.

Leave a Reply