Cómo las patentes te pueden ayudar en tu tesis

Compartir

patentes

No es necesario ser un experto en Propiedad Intelectual para saber que las patentes son documentos que a manera de receta de cocina nos dicen cómo podríamos replicar un invento. La excepción está en que sólo el titular de la patente puede reproducir o comercializar el invento o proceso durante la vigencia de la protección, algo así como 20 años contados desde la fecha en que solicitó la patente.

Más allá de esta situación monopólica existe una función que pocos conocen: las patentes son una fuente de información científica y tecnológica de libre acceso. Los tratados internacionales en materia de patentes y las leyes nacionales – incluida la mexicana – obligan a la publicación del contenido de las patentes pasados 18 meses desde su solicitud. Para atender esta indicación las oficinas de Propiedad Industrial de los países han creado diferentes mecanismos, como es el caso de las gacetas por las que cualquier persona podría saber qué inventos están siendo examinados por la autoridad y cuáles en consecuencia pudieran obtener una patente en el mediano plazo. La razón de esta “develación” pretende que la sociedad tenga conocimiento de los avances científicos y tecnológicos de vanguardia a modo tal que se genere una base de información para continuar desarrollando investigaciones y nuevos inventos que a su vez no se empalmen con lo protegido.

Para hacer más funcional estas disposiciones Google desarrolló una interface de búsqueda denominada Google Patents y por la cual podemos buscar y descargar las solicitudes de patentes y patentes otorgadas en las oficinas de EE.UU., Europa (EPO), Japón, China, Alemania y Canadá. Esta solución se suma a otra de igual importancia: Patenscope que ha sido desarrollada por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual y en la que se pueden localizar las patentes tramitadas para ser protegidas en más de un país por medio del Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT), así como las patentes de más de 40 países incluidas las que se tramitan en el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

Para el caso de la BUAP se cuenta con el sistema Derwent Patents el cual estando dentro de la institución se puede acceder por medio de la dirección http://webofknowledge.com/ En esta colección es posible buscar las patentes de diferentes países y a la vez enfocarse en temas de Química e Ingeniería. Para ahondar en patentes químicas se cuenta con el acceso a SciFinder que por medio de interfaces funcionales nos permiten hacer búsquedas complejas en este tipo de documentos.

La facilidad de búsqueda y recuperación de los textos de las patentes permite obtener documentos que son equiparables con los criterios de calidad de cualquier documento científico. Por ejemplo, un artículo de una revista especializada pasa por un proceso de evaluación por medio de expertos (arbitraje), mientras que una patente pasa por una examinación que eventualmente es más rigurosa dado que el proceso para llegar al invento se pone a prueba. Los artículos contienen elementos típicos como autor, , abstract, texto y bibliografía, las patentes de igual forma comparten esos elementos e

inclusive se clasifican temáticamente por diferentes esquemas como el International Patent Classification.

Como podemos ver las bases de datos de patentes se suman a las de artículos científicos para permitir a los estudiantes e investigadores documentar sus objetos de investigación con datos probados y de vanguardia.

*Ricardo Villegas Tovar
Jefe de Servicios Especializados de Información
Dirección General de Bibliotecas / Benemérita Universidad Autónoma de Puebla

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment