Los gatos de Schrödinger

Compartir
Por Armado Tovar (El Yea)

¿Estoy vivo o estoy muerto? ¿Qué me asegura que no soy un zombi? ¿La mirada del otro? ¿Quién es el otro? Quizá el mundo ha tratado de segarnos con historias y mitos, aplastándonos a tal grado de no ser conscientes de lo jodidos que estamos todos; crear una fantasía no es difícil  “La oscuridad no es tan grave”

12108049_10205411942240164_2296769661799452474_n (1)

Los gatos de Schrödinger (Tierra Adentro, 2015)  nos sitúa en medio del desierto, ahí donde es fácil que nada suceda; ahí es donde se encuentran varados Doc y Rabano, personajes principales que usan su desprovisto entorno para crear fantasías con las que construyen los sucesos que los han llevado a esa supuesta realidad; tomándose el tiempo para hablar sobre Sigmund Freud, reflexionar sobre el inconsciente y compararse con un frio mundo animal.

 En una realidad donde todos estamos perdidos y no podemos escapar, donde solo nos queda saber esperar nuestro turno, la imaginación lo hará más fácil, no por que lo haga más bello o hermoso, sino porque hace menos aburrido esperar el final.

 Imagina que te arrancan de la existencia, para despertar en el absurdo; donde una caja se vuelve tu vehículo, tu refugio, y hasta tu hogar; hay caos, miedo y duda, esto es el apocalipsis, es caliente como el infierno, sabe a arena y apesta a perro muerto.

 Franco Félix nos hace reflexionar sobre violencia, narcotráfico  y abandono, nada es lo que parece en un desierto que ha sido violado. El desierto, escenario que siempre se ha idealizado por la sociedad para la reflexión y  la interiorización, ahora elegido para el olvido y el abandono.

 Franco Félix (Hermosillo, 1981) recibió el Premio Binacional de Novela Joven 2015 Frontera de palabras/Border of Words por su obra Los gatos de Schrödinger

 

 

 

 

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment