Divulgación científica, conocimiento al alcance de todos

Compartir

CATEDRA DE FARADAY

En una fría noche de invierno en Nueva York un joven de no más de 20 años de edad, Neil Degrasse Tyson hurgó en sus bolsillos recordando que no completaba lo suficiente para abordar el autobús hacia su casa, el semáforo del crucero por donde él caminaba cambió a rojo y los vehículos se detuvieron, el joven Neil pensó en pedir una moneda a uno de los automovilistas, el conductor al que se acercó, le ofreció no solo la moneda sino llevarlo hasta su casa. Neil cuenta que tardaron quince minutos en llegar, en esos minutos su vida cambió para siempre, pues el hombre que manejaba aquel vehículo era Carl Sagan. Hoy, Neil Degrasse es astrofísico y divulgador, lo recordamos por la serie  de televisión “Cosmos”.

¿Es importante la divulgación del conocimiento? ¿El científico debe ser un ente aislado o debe entrar en contacto con la sociedad y revelar de forma clara y coloquial sus hallazgos? ¿Qué hubiera sido de los jóvenes como Neil Degrasse sin un Carl Sagan que le inspiró a interesarse por el conocimiento? ¿Cuántos científicos han surgido de la cátedra de invierno de Londres desde que aquel humilde e iletrado (pues desde los 9 años de edad nunca volvió a la escuela) Michael Faraday sorprendía a la multitud con sus experimentos sobre la electricidad; por cierto, cátedra que finalmente se instituyó y por la que han pasado personalidades como Desmon Morris, Richard Dawkins o el mismo Sagan? ¿Cuántos entenderían la teoría del origen del universo, de la gran explosión, sin un Stephen Hawking?

Por fortuna, en la BUAP, existen científicos que han tomado la decisión de dar a conocer los hallazgos de la investigación a todo público, de forma lúdica y por qué no, divertida.

Hace apenas dos años, la Dra. Lilia Cedillo publicó una recopilación de textos maravillosos en los cuales plasma su gran sentido del humor y vocación por la divulgación científica, entonces su obra se tituló “La Microbiología según Lilia”, pronto se agotó y los seguidores de la Doctora reclamaban para sí una nueva obra; información, entretenimiento ilustrado y temas de actualidad que además de ser de interés general son siempre útiles en el cuidado de la salud y las decisiones de vida de sus lectores. El público también extrañaba las ilustraciones,  esas que sólo Daniel Arenas puede lograr. ¿Las has visto? –caricaturas que parece que brincan de las páginas, dan ganas de agarrarlas, de ponerse a jugar con ellas como si fueran monos de plastilina o muñequitos de plástico.

Ante tales demandas de la sociedad civil, la Doctora tuvo que ceder, y publicó otra obra: “Aguas con los bichos, corazones y cosas peores, y de nuevo nos deleitó con textos que atrapan a cualquier lector desde el título, nos invitó a un mundo tan pequeñito que no lo podemos ver pero que sin duda sentimos, al mundo donde se gestan las enfermedades y también aquello que nos mantiene vivos, el mundo que sostiene los ecosistemas y por lo tanto sostiene al planeta, el mundo microscópico.

Todavía no pasaba ni un año y la Doctora nos sorprendió de nuevo, fue anunciado en la Feria Nacional del Libro de la BUAP, la presentación de  “Bichos, bichos y ¡Salud para todos!”, en la portada una copa de vino con un moustrillo de esos que dibuja Daniel, enseñando los colmillos y sonriendo con una mueca macabra, con los ojos muy abiertos, mirándonos fijamente mientras sale de la copa de vino. El fondo de la imagen es azul, tiene muchas formas que de lejos no se distinguen pero de cerca se ven como todo un ejército de espeluznantes alimañas dispuestas a infectar nuestros cuerpos o mentes. Si, mentes, y si no me crees que un bicho puede modificar nuestra mente, emociones y comportamiento, échale una mirada al segundo artículo de este nuevo libro, se titula “¡Ay, qué geniecito!”  Resulta que en parte, el microbioma que habita en el intestino es responsable del estado de ánimo. Pero, quién mejor que la Dra. Lilia para platicártelo por escrito en el libro azul, el que tiene la copa de vino y el moustrillo en la portada o bien para platicártelo en persona, ya que si acudes al centro de Detección Biomolecular de la BUAP, seguro te la encuentras, ella es la directora de este centro de investigación.

Durante la presentación del libro, la Doctora expresó su enorme emoción por la ciencia y sobre todo por compartir aquello que estudia; mientras la escuchaba me alegraba al recordar que la divulgación del conocimiento y la duda que resulta de la curiosidad y el anhelo de saber, son la base de una sociedad informada, crítica y pensante. ¡Hasta la próxima semana! ¡Sigamos dudando juntos!

eduardopinedav@ymail.com

Eduardo Pineda Biólogo por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Conduce el programa "La Duda Metódica" en su canal de YouTube: Eduardo Pineda. Divulgador de ciencia y huamanidades, ha colaborado en el CUPS y la DGB de la BUAP. Actualmente colabora con temas de filosofía y literatura los sábados por la noche en el programa "Veladas Literario Musicales" de la HR (1090 de AM) y en Lobo Radio (www.loboradio.mx) los viernes por la mañana. Conduce junto a Exal Muñoz el programa El Sendero de los Sauces en el 107.1 FM Vanguardia Radio en la Cd. de Huejotzingo, Puebla. Se desempeña también como responsable de Vinculación Internacional en la Secretaría de Vinculación de la Universidad Tecnológica de Huejotzingo e imparte cursos, talleres y conferencias acerca de ciencia y humanidades.

Be first to comment