Celebrando la creatividad y la innovación

Compartir

copyright-15182_960_720

Con el pretexto de recordar el natalicio o fallecimiento de prominentes escritores como Miguel de Cervantes o William Shakespeare, entre otros, cada 23 de abril se celebra el día mundial del libro y del derecho de autor. A esta fecha se suma otra estrechamente relacionada, la del día mundial de la Propiedad Intelectual que a partir del año 2000 se celebra cada 26 de abril.

Para los que trabajamos alrededor de las expresiones humanas siempre es un gusto contar con la oportunidad de rendir un homenaje a todas aquellas personas que comparten sus sentimientos por medio de técnicas tan complejas como lo es la escritura, la composición musical, la escultura y un larguísimo etcétera que resultaría ocioso enlistarlas.

Este año no es la excepción, el 2016 ha sido designado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) para reconocer la creatividad digital. Nadie puede argumentar en contra que las expresiones artísticas o científicas que se producen día a día se hace por medios digitales. Tan importante es el uso de los medios tecnológicos que la propia OMPI organizó entre el 20 y 22 de abril una conferencia sobre el mercado mundial de contenidos digitales. En ella diferentes expertos discutieron sobre la amplia disposición gratuita de materiales protegidos y la eventual merma que en consecuencia se provoca en los bolsillos de los creadores.

Como vemos la Propiedad Intelectual ha cambiado de manera radical en muy pocos años. Ahora ya no se habla tanto de las figuras de protección a las obras intelectuales. Temas como patentes, marcas, derechos de autor, etc. son figuras perfectamente definidas en las leyes, ahora el reto está en entender cómo el comportamiento del consumidor de contenidos ha cambiado y cómo en consecuencia los modelos de negocio igualmente lo han hecho.

Hoy nos parece común hablar de servicios de televisión o radio bajo demanda, pero realmente tienen muy poco tiempo de estar entre nosotros. La presencia de una enorme cantidad de repositorios para descargar gratuitamente artículos de revistas especializadas, películas, canciones, nos hacen cuestionarnos qué tanto está funcionando el sistema de Derecho de Autor. Ejemplo concreto de esto lo tenemos con la sentencia del 19 de abril dictada por la Suprema Corte de Justicia de los EE.UU. con la que rechazan analizar a fondo el caso de Google Books a partir de argumentar que es válido digitalizar libros bajo la teoría del “uso justo”

Hay mucha tela de donde cortar, lo cierto es que la creatividad y la innovación se seguirán combinando con las tecnologías para generar nuevas obras, nuevos contenidos y nuevas formas para compartirlos y disfrutarlos.

*Ricardo Villegas Tovar
Jefe de Servicios Especializados de Información
Dirección General de Bibliotecas / Benemérita Universidad Autónoma de Puebla

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment