ANTOJITOS POBLANOS

Compartir

13029432_1128596503851892_6792020889513632719_o (1)

El pasado sábado 23 de abril el programa Puebla en la Fotografía, conducido por Lilia Martínez, tuvo de invitado al escritor Óscar Alarcón, con el que platicó sobre los Antojitos Poblanos. En esta charla nos dieron una “probadita” de toda la gastronomía de nuestro Estado; esto fue parte de lo que comentaron nuestros colaboradores.

LILIA MARTÍNEZ: Comenzaré preguntándote ¿Eres poblano?

ÓSCAR ALARCÓN: Así es Lilia, en mí espíritu y en mi sangre corren 485 años de historia poblana.

LM: ¿Tú piensas que los poblanos sólo comemos antojitos de nuestro Estado?

OA: Sí, me parece muy complicado que el poblano comience a experimentar con otro tipo de antojitos y cuando lo hace va adaptando a la región, la localidad o a la costumbre el alimento, necesita sentirlo cercano para poder “entrarle al antojito” de manera directa. […] O tiene que estar en un lugar significativo, pienso en los Hot Dogs que están en la 9 poniente, son buenísimos, tiene unos tamaños tremendos que son San Bernardo, Pastor Alemán y así se van los tamaños, la gente los consume porque están enfrente iglesias muy tradicionales, al igual que un local de chalupas, a mi parecer el mejor en Puebla.

LM: ¿Cuáles son los antojitos que recuerdas de una edad muy temprana?

OA: Las pelonas de San Roque, aquí a la vuelta del edificio Carolino. Resulta ser que en la 6 norte, existían los baños de San Roque, se ponía una señora que vendía pelonas, se cambio después a la 2 oriente en donde ahora venden dulces típicos en la Gran Fama, era una vecindad que después se convirtió en restaurante, ahí vendía una señora unas pelonas muy ricas. Me acuerdo que venían mis papás, mis primas, mis primos, mi abuelo, mi hermano y yo, los hombres íbamos al vapor y luego a comer pelonas, esos son los primeros recuerdos culinarios de antojitos que tengo.

LM: Los míos son los tamales de San Matías, siempre he sido muy vaga y mi mamá tenía limitantes para mi persona, me decía que no anduviera tanto en la calle, que no me saliera muy temprano y demás, pero da la casualidad que en San Matías todos los días había misa de 7:00 am y si yo le pedía permiso para ir a misa, por supuesto que me lo daba, ya estaba a fuera desde muy temprano, tenía el gusto de comprarme un tamal que lo degustaba durante el trayecto de una calle de 20 metros a mi casa, ese era de los primeros recuerdos que yo era la que los consumiera por voluntad propia.

OA: ¿Qué tipo de tamal te gustaba más?

LM: El tamal de mole, sigue siendo de mis favoritos, y de dulce el tamal canario. ¿Cómo sigue tu ruta de adolescente?

OA: En esa etapa tengo un cambio a Cholula, viví en la 6 poniente hasta los 8 años, después nos fuimos para allá, sin embargo en aquel entonces hablar de Cholula era hablar de un pueblo muy lejano, en camión estaba a 45 minutos. Seguíamos viniendo a comer a Puebla, de los otros antojitos son las cemitas, pero no cualquiera, las del estadio y las de la arena de lucha libre, en aquel entonces sólo había en lunes, ahora es cualquier día de la semana, son enormes con una cantidad enorme de papas que era su característica principal.

LM: Mi antojito de la adolescencia fue uno que consumía en Santiago, vivíamos por allá, en esquina de la calle 15 sur y 17 poniente se ponían tres señoras en la noche, una con su olla de chilatole, la otra con su comal de barro y sus quesadillas y el otro era los molotes, era un dilema o un elote con limón, sal y chile toreado, o el chilatole, pero siempre me fui por el chilatole, tampoco por los molotes porque nunca han sido baratos y las quesadillas me gustaban pero el chilatole era lo que más me gustaba.

OA: Recuerdo otro de mis antojitos, pero ya cuando empecé a trabajar en una empresa de publicidad en 2002, los tacos de carne asada, que son muy accesibles, me viene esto a la memoria porque los que yo consumía están en la junta yendo hacia Forjadores debajo de un puente, incluso les dicen los tacos del puente.

LM: El mole de panza ¿Cuál ha sido tu mejor lugar?

OA: A veces no le entro tanto porque de chamaco no me gustaba tanto el epazote con el que era sazonado, sin embargo conforme fui creciendo y juntándome con mis amigos me gustó. Hay uno muy bueno pero que a veces es para los estómagos más avezados, está sobre la 6 poniente entre 5 y 7 norte.

LM: Mi mole de panza favorito era donde estaba Estrella roja, en la 3 poniente esquina con 5 sur, en la noche y sobretodo en época de frío, se me antojaba algo calientito y caldoso, me iba a la Estrella roja, como la llegada de los autobuses de la Ciudad de México a Puebla eran hasta las 11:00 pm o 1:00 am, pues afuera se ponían varios puestos pero a mí lo único que me gustaba de ahí era el mole de panza o de toalla, como dice nuestro querido Ricardo Cartas.

LM: Coméntanos sobre tu nota acerca de los tacos del pasaje.

OA: Eso es una cosa bomba, es para comerte uno a las 12:00 y no comer hasta las 6:00 pm. Los tacos del pasaje del Ayuntamiento son una cosa maravillosa, en esa nota describo como uno va caminando sobre el pasaje y te encuentras un canastón del tamaño de un niño, ahí venden unos tacos que no tiene desperdicio porque son de hígado y de mollejas, en Puebla nos vamos mucho por la milanesa y seguramente es por la influencia de la cemita, pero es bueno que nos atrevamos a probar otro tipo de tacos, los jóvenes han de decir “Ay como de hígado” pero, estos de hígado encebollado y mollejas encebolladas son exquisitos y además con doble “tortillota”, es un taco muy grande.

LM: Ahora dime ¿Cuál es tu antojito favorito actualmente?

OA: Es algo muy difícil para mí, pero siempre que recurro a mi infancia recuerdo a las tostadas y las pelonas, te recomiendo unas muy cerca de donde yo vivo está en la 3 sur casi en la esquina de la 27 poniente. Si ustedes van en   v  la mañana también hay quesadillas de pierna enchilada y en la noche las pelonas.

El tiempo fue corto para esta plática, y les faltó mucho por decir en el programa de Puebla en la Fotografía, pero ahora nosotros te preguntamos ¿Cuál es tu antojito favorito?

Mientras la vida me lo permita, seguiré escribiendo y escuchando buenas rolas. * De fondo suena 'Two Steps, Twice', de Foals *

Be first to comment