House Of Cards

Compartir

House Of Cards

Foto cortesía de NETFLIX

“Quizá crean que soy un hipócrita. Pues deberían hacerlo”.
Frank Underwood

La serie de televisión House of Cards ha sido objeto de alabanzas, críticas e incluso hay quienes han tomado algunas frases y acciones del personaje central como si fueran lecciones para sobrevivir en el salvaje mundo de la política norteamericana. Esta serie escrita originalmente por Michael Dobbs y adaptada por Beau Willimon y David Fincher (Fight Club, Seven, Gone Girl) ha estado nominada en diversas ocasiones para los premios Emmys, Golden Globe y Bafta TV Award en las categorías de diseño de producción, actuaciones, guion y de mejor serie dramática lo cual ha llamado mucho más la atención de la opinión pública.

Esta versión es una adaptación la serie original del mismo nombre producida por la BBC en 1990, la cual aborda de la vida y el cabildeo político ejercido en el parlamento londinense por parte del ministro Francis Urquhart. Sin embargo, la versión americana producida especialmente para Netflix, ha resultado ser todo un espectáculo por estupenda realización y los diálogos que describen perfectamente a los personajes, lo cual va enriqueciendo la historia en cada uno de los capítulos de las tres temporadas.

El guion no tiene una sola frase desperdiciada. Frank Underwood (Kevin Spacey) se descubre a sí mismo desde los primeros capítulos, rompiendo la cuarta pared continuamente, conversando con los espectadores con el fin de que sean parte de la historia desde el primer capítulo: “Hay dos tipos de dolor: el que te hace fuerte y el inútil, el que sólo te hace sufrir. Yo no tengo paciencia para las cosas inútiles”.

House Of Cards FU

En la primera temporada de House of Cards, presentan a Frank Underwood, congresista estadounidense graduado de la escuela de leyes de Harvard, representante demócrata del 5.º Distrito de Carolina del Sur y jefe de la mayoría parlamentaria en la Cámara de Representantes; el recién electo Presidente de los Estados Unidos Garrett Walker (Michel Gill) le informa a Frank, a través de su Jefe de Gabinete Linda Vásquez (Sakina Jaffrey) que no será designado Secretario de Estado como ambos habían acordado en campaña lo que desata la ira de Underwood. Sin embargo, comprende que no puede estar en contra el presidente electo y acepta quedarse en el Congreso. Él junto a su esposa Claire Underwood (Robin Wright) elaboran un cuidadoso plan en contra de Walker.

“El amor de la familia. Muchos políticos están atados a ese eslogan: los valores familiares. Pero si andas con prostitutas y yo me entero, voy a hacer que esa hipocresía duela”. F. U

En una estrategia sin escrúpulos Underwood logra manipular al congresista Peter Russo (Corey Stoll) después salvarlo de un escandalo de drogas y prostitución para que tenga éxito sus ambiciosos planes.

El papel de la prensa en la trama es trascendental debido a que Underwood establece una alianza con una joven reportera Zoe Barnes (Kate Mara), quien busca destacar en el ámbito periodístico dentro del The Washington Herald, es a ella a quien le comparte toda clase de información privilegiada de la Casa Blanca lo cual de inmediato desata una crisis al interior de la oficina oval.

house-of-cards-netflix

Doug Stamper (Michael Kelly) jefe de Personal del congresista, es quien se dedica a investigar y alimentar de información a Underwood además de realizar algunos “encargos” especiales de Frank.

A lo largo de la primera temporada Frank sembró intrigas y ganó algunos peldaños en su ruta hacia el poder en la Casa Blanca con lo que se convirtió en Vicepresidente de los Estados Unidos y un aliado forzado e imprescindible para el Presidente Walker.

En este punto de la historia el personaje que interpreta Kevin Spacey tiene un cambio importante, vemos a un demócrata en acción, un vicepresidente que realmente se preocupa por el destino de la nación y por momentos parece que hasta protege al presidente en turno con el fin de mantenerlo en el poder. “El camino hacia el poder está pavimentado de hipocresía” comenta al espectador el cual de inmediato comprende que el verdadero objetivo de Underwood es la Presidencia de los Estados Unidos, la cual logra en un final espectacular de la segunda temporada.

En la tercera temporada ya siendo presidente de los Estados Unidos, podemos ver otro tipo de trama que se desarrolla al interior de la Casa Blanca; las relaciones internacionales con su homólogo de Rusia, Viktor Petrov (Lars Mikkelsen) con quien tiene serios enfrentamientos políticos e ideológicos. En esta temporada se abordan conflictos entre Israel y Palestina y la lucha contra el Yihadismo con el fin de darle un contexto de actualidad a la serie.

Robin Wright in season 2 of Netflix's "House of Cards." Photo credit: Nathaniel Bell for Netflix.

Robin Wright in season 2 of Netflix’s “House of Cards.” Photo credit: Nathaniel Bell for Netflix.

Tanto el director como los productores de la serie logran retratar la crisis y el estrés de un mandatario intentando legitimarse a través de un programa social denominado “American Works” en donde el gobierno federal ofrecería incentivos fiscales a los empresarios que otorguen trabajo a la gente sin empleo en Washington. Underwood en su papel de presidente intenta promover su programa entre los congresistas para lograr aprobar un presupuesto para “American Works”. Para muchos televidentes se trató de una analogía de la política pública de salud que impulsó el Presidente Obama en la vida real: “La generosidad también es una forma de poder”.

Es en esta temporada cuando Underwood comienza a diseñar su estrategia de campaña rumbo a la relección como candidato del Partido Demócrata.

“Hay muchas cosas sagradas a las que les tengo respeto, las reglas no están entre ellas”.

F. U

House of Cards tiene una fotografía exquisita y las espléndidas actuaciones, el fondo de lo que retrata es digno de análisis. El personaje interpretado magistralmente por Kevin Spacey es un tipo cínico y pragmático. No obstante, lo que llama la atención es que la serie y su historia sean tomadas como referencia en el actuar de quienes aspiran o ejercen posiciones de poder. Pareciera que no distinguen entre ficción y realidad. House of Cards es un guion, una fantasía con personajes y situaciones que no corresponden a la trascendencia que implica el poder político en la vida de un país.

El pragmatismo, la ausencia de juicios morales y remordimientos en las decisiones que toma Frank, el personaje principal, lo llevan a no respetar la vida humana, a ser desleal, infiel y mas allá, muestra con claridad que la conquista del poder no provee por sí misma felicidad.

El guion plantea a un matrimonio sin hijos cuyo vínculo principal y equilibrio es la trayectoria del Capitolio a la Casa Blanca y como ésta les distancia y enferma como pareja a pesar de mantenerlos juntos. House of Cards es una historia fascinante que le ofrece al televidente lo que esté dispuesto a mirar: drama, intriga, suspenso, consejos o un manual de acción para cualquier político sin escrúpulos.

“La democracia está sobrevalorada”.

F. U

El cuatro de marzo se estrena en todo el mundo a través de Netflix la cuarta temporada de House of Cards en donde veremos a un Frank Underwood en busca la relección para seguir siendo el

presidente de los Estados Unidos. El lanzamiento de esta nueva entrega coincide con las elecciones primarias de los partidos Demócrata y Republicano rumbo a la Casa Blanca, lo cual ha servido como pretexto para hacer una mercadotecnia política–comercial de esta serie con el fin de generar más espectadores. El pasado 15 de diciembre durante un corte comercial en el debate entre los aspirantes Republicanos, un spot de Frank Underwood fue transmitido donde daba a conocer su lema de campaña “It’s a new day in America”  el cual se convirtió en TT en twitter generando conversación entre la gente por el spot de una campaña, quitando por un momento la atención al debate.

De igual forma su sitio web tiene toda la forma de un candidato presidencial, con videos, material descargable para redes sociales y carteles de campaña de Underwood. Como dice F. U en la serie “El éxito es una mezcla de preparación y suerte”, ya lo veremos en Netflix.

Parte del texto fue cortesía de thewarroom.com.mx

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment