El culto hacia Black Flag

Compartir

Black_Flag_logo.svg (1)

Juan Carlos Báez

No se puede separar a Black Flag de la historia del punk rock. Existe, una cierta leyenda alrededor de la carrera musical de la banda que se ha ganado su valía al pasar los años desde su formación, y que tiene esa valía gracias a la estética que la banda formó, su música, su ética y su trabajo.

Para principios de los ochentas, la escena del punk se había dividido en dos. La primera, aquellos que hicieron cosas más experimentales y que bautizaron a su género post-punk; la segunda, aquellos que necesitaban de rapidez y brutalidad en sus canciones, los cuales se autodenominaron hardcore. Black Flag aparece en California, con Greg Ginn como principal compositor, acompañado de Charles Dukowski en el bajo; tiempo después, un joven fanático de ellos, originario de Washington se les une como vocalista, el cual es Henry Rollins.

El grupo se establece formalmente en 1981, y que en un periodo de cinco años, sería el vocero de una generación de muchachos inconformes con el sistema; y que en eso radicaría la admiración hacia los californianos: todo lo que ellos lograron, lo que realizaban, lo hacían por su cuenta: creaban por sus medios la forma de distribución de su material, armaban sus propios shows, administraban sus propias (si bien pocas) ganancias. Esa independencia y sentimiento de rebeldía se ganó el respeto merecido hacia la banda.

De la mano con esto, Greg Ginn, guitarrista de la agrupación, y Henry Rollins, estarían al cargo de las composiciones fuertes y agresivas, innovadoras y provocativas que se mostrarían en cada uno de sus seis LPs. Cada álbum lleva la marca de la banda: molestia, hastío, odio, temas que abordarían conforme los años pasaban, bajo la tutela musical de distintos géneros que incluirían, como el heavy metal, la poesía, y el jazz; valiéndose así de una estética que no encajaría con lo que se esperaba de ellos, sino que era una donde ellos hacían lo que más querían, volviendo su discurso algo sincero y creíble.

Gracias a diez años de carrera, Black Flag pudo impactar en el mundo musical con una ideología de experimentación, de ir siempre hacia delante, de no esperar a que se te den las oportunidad, sino ir a buscarlas. Black Flag puede ser la banda más importante de la historia debido a su franqueza musical y social, por aquel sentimiento de anti-autoritarismo que crearon; porque simple y llanamente, ellos lograron influir por su cuenta como ninguna otra banda lo ha logrado.

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment