Científicos de la BUAP indagan la relación del bostezo con desórdenes de ansiedad y fobias

Compartir

Bostezo, José Ramón Eguibar Cuenca-JMF

 

  • En una población de ratas, aquellas que más bostezaban son más propensas a sufrir de ansiedad y miedos irracionales: Eguibar Cuenca

BUAP. 15 de marzo de 2016.- Al indagar sobre la relación entre el bostezo y enfermedades como la migraña, Parkinson, epilepsia y psiquiátricas, entre otras, para la generación de nuevas opciones terapéuticas, investigadores de la BUAP descubrieron mediante la experimentación con ratas que la alta frecuencia de bostezo es una característica que manifiesta la presencia de algún desorden de ansiedad y fobias.

Es decir, identificaron que el bostezo está claramente relacionado con los desórdenes de ansiedad y no sólo con el aburrimiento, estrés, adormilamiento y sugestión, como generalmente se cree.

José Ramón Eguibar Cuenca, director de Investigación de la Vicerrectoría de Investigación y Estudios de Posgrado (VIEP) de la BUAP y miembro del equipo responsable de este proyecto, durante su participación en la XI Semana del Cerebro, en la Unidad de Seminarios, en Ciudad Universitaria, señaló que las personas con desórdenes de ansiedad tienen en común una preocupación persistente para evitar pensamientos o situaciones que les generen miedo irracional.

Estos padecimientos, generalmente acompañados de los síntomas de la depresión, son las enfermedades más comunes en las personas, junto con las fobias.

Para comprender estos problemas del cerebro, estudiaron la relación entre el bostezo y los desórdenes de ansiedad y encontraron en una población de ratas que aquellas que más bostezaban eran más propensas a sufrir de ansiedad y miedos irracionales, que las que bostezaban en menor proporción.

Para llegar a dicha conclusión, los investigadores utilizaron ratas como modelo animal, pues éstos son útiles para el estudio de enfermedades y para probar nuevas opciones terapéuticas. En este caso trabajaron con dos poblaciones de ratas: una cuyo promedio de bostezo era de 4 por hora; y otra de 22 en promedio por hora.

La muestra de alta frecuencia de bostezo se obtuvo luego de cruzar una rata macho que bostezó 22 veces durante una hora, y posteriormente un retrocruce: las hijas resultantes nuevamente con el mismo macho.

Mediante diversos experimentos, los investigadores compararon los comportamientos de ambos grupos ante diversas situaciones, como la reacción de las ratas ante la exposición a espacios abiertos y cerrados, situaciones de estrés y peligro, entre otras. Mientras que las ratas de bajo bostezo tenían comportamientos habituales, las otras frecuentemente se mostraban más nerviosas y renuentes a realizar alguna actividad a causa de su excesiva ansiedad y miedo irracional.

Una de las pruebas es el cruce elevado, que consiste en una estructura de cuatro brazos: dos con paredes y dos sin ellas dispuestos a una determinada altura. Las ratas de bajo bostezo tendían a deambular indistintamente por los cuatro brazos como ejercicio de exploración; en cambio, las de alto bostezo únicamente caminaban sobre las que contaban con la seguridad.

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment