Entrevista a Magali Tercero, presidente del PEN club México

Compartir
Foto tomada por Jimena Cancino

Foto tomada por Jimena Cancino.

El pasado viernes 22 de enero, pudimos conversar con la escritora y periodista Magali Tercero a propósito del taller de crónica que está dando en la Casa de la Cultura de Puebla.

Magali, recibe una enorme felicitación por tu nombramiento como presidente del PEN México. Cuéntanos un poco acerca de qué se trata.

Magali Tercero: Es un cargo honorario y se trata fundamentalmente, de defender la libertad de expresión, hacerse cargo de escritores perseguidos en el sentido de difundir las denuncias y apoyar a la literatura mexicana.

Justamente iba a eso, el PEN internacional surgió en Londres en 1921, con la idea de defender la libertad de expresión en los escritores. Después fue creciendo y ya no solamente fueron poetas, ensayistas y novelistas, sino también fueron periodistas o historiadores. Lo menciono porque tú eres nombrada en un momento sumamente difícil en el país, de hecho tu libro que habla sobre Sinaloa, el contexto del narco, el asesinato de tu abuelo, dan muestra de la situación que vivimos en el país.

MT: Sí, tienes razón, se ha ido ampliando el espectro. De hecho, soy la primera periodista nombrada en México, ayer precisamente un historiador quería unirse y adquirir la membrecía. La membrecía es una en la que el invitado paga entre 500 y 700 pesos a elección suya cada año y disfruta de las actividades e informaciones relativas a la libertad de expresión y a la literatura.

El momento es muy duro, muy difícil. En los últimos 6 años, las dos anteriores cabezas del club PEN en México hicieron mucha labor a favor del cambio en la libertad de expresión y las cosas se pusieron tan difíciles, que tenemos alrededor de 100 asesinatos de periodistas en los últimos tiempos y México está considerado como uno de los países más peligrosos para los periodistas nivel internacional.

En un momento dado, se instituyó un premio honorario que últimamente ha caído precisamente en los periodistas que se están arriesgando para informar a la sociedad y en eso estamos, básicamente son los dos objetivos en México.

La próxima semana estás en Puebla, vas a darnos un taller, cuéntanos un poco cuál será el programa y los días que vas a estar por aquí.

MT: Voy a estar lunes, martes y miércoles impartiendo un taller de 10:00 a 13:00 horas, y el taller es de crónica que es mi especialidad. Considero que hay dos tipos de cronistas: el cronista literario y el periodístico, este último, tiene esa vocación por cazar la información, por interpretar. Los dos tipos de cronistas pueden adquirir herramientas en estos días de curso intensivo y que va a ser muy interesante platicar sobre lo que está pasando Vamos a analizar algún texto de la Premio Nobel, que esta vez recayó en el periodismo narrativo Svetlana Alexiévich, y se va a hablar de los mejores periodistas de generaciones jóvenes en México Vamos a hacer una crónica en vivo en la calle en labor de canto y yo creo que los dos tipos de cronistas son bienvenidos en este taller.

Dijiste que eres periodista y que por primera vez en el PEN México nombran a una periodista ¿Qué te significa a ti?

MT: Es un cargo electo por los demás miembro de PEN México, es un honor y una alegría que se reconozca. Siempre habrá polémica en cuanto a la escritura y el periodismo, siempre habrá quién diga ¿Y por qué le dieron el Nobel a Svetlana Alexievich? Si hay muchísimos Premios Pulitzer y otros más para periodistas. Siempre habrá polémica, ¿No?, pero el periodismo tiene una relación innegable con la escritura y generalmente, los buenos periodistas han leído mucha literatura.

Un tema que para mí es fundamental, además de lo literario y la libertad de expresión, y que como bien dices, para eso nació el PEN, aquí en México, Alfonso Reyes en 1926 fundó el PEN México y desde entonces, ha tenido diversos personajes de la literatura como presidentes.

 ¿Qué estás trabajando ahorita? ¿Qué libro tienes ya a punto de sacar? 

MT: Tengo un libro que esperemos salga a mediados de año, son crónicas sobre este México convulsionado de estos años que fui comenzando en 2012, poco después de que salió a la luz Cuando llegaron los bárbaros: vida cotidiana y narcotráfico en Sinaloa. Poco después de que salió, comencé a ir a ferias de libro y a eventos literarios. A partir de ahí comencé una labor de entrevistas y recabar información en 16, 18, pronto fueron 20 ciudades. Es un libro ambicioso de crónica sobre el México convulso y conflictivo en este momento.

Te asumes como cronista, así lo mencionas, ¿Los buenos periodistas no son también escritores? El punto de vista es personal, como ha dicho Juan Villoro La crónica es el ornitorrinco de la literatura.

MT: Él retoma un viejo dicho de Alfonso Reyes. Decía que el ensayo es el centauro de la literatura, Juan habla del ensayo como un ornitorrinco porque está compuesto de muchos elementos En el momento actual, la crónica no está compuesta solamente por un amor por la palabra, la literatura y el buen decir, sino también integra elementos de las ciencias sociales, de la historia. El periodismo siempre ha integrado estas herramientas. Hay por ejemplo, un sitio que se llama Anfibia de crónica en Buenos Aires, Argentina; lo dirige Cristián Alarcón, excelente cronista.

Desde muchos ángulos puede manejarse la crónica, por eso es un poco de esto de la extensión de muy escritores y muy periodistas. Un cronista muy escritor puede que escriba mejor, pero tal vez no tenga ese instinto para reconocer la información que están revelando en el curso de su tiempo; y el cronista muy periodístico, está captando los signos que revelan nuestro tiempo de una manera diferente, pero ahora los dos concluyen en la escritura, en la publicación de libros. Ahora se publican la mayor parte de reportajes periodísticos en libros, la velocidad y el internet no te permiten publicar textos de 20 páginas como entregaba yo en los 90, ahora no te publican un texto de 40 páginas, que en algún momento publiqué en la Jornada Semanal, y ahora jamás te van a publicar un trabajo de esa extensión.

En Estados Unidos el escritor es cualquiera que escriba un libro y aquí en México, estamos acostumbrados a que el escritor es el que te entrega un texto de poesía, novela, ciencia ficción. En Estados Unidos, quién hace una no-ficción, que es así considerado mercadológicamente a la crónica y al periodismo, es considerado un escritor. Es que hay  varios tipos de escritura, el historiador por ejemplo. Ellos publican muchísimo, y sin embargo, o se les considera escritores o a los expertos en ciencias sociales, es una cuestión irónica de nomenclatura, ahora que estoy leyendo a Alexievich.

Volviendo a tu nombramiento como presidente del PEN México, tú como cronista, como periodista, ¿Cuál será tu plan de trabajo?

MT: Básicamente, es estar siempre alertando sobre los casos de persecución de periodistas, no quitar el dedo del renglón. Estamos haciendo un blog que lleva menos de un año y en ese blog, pensamos que va a ser una buena arma, tanto para difundir la literatura mexicana. Avisar al lector de los buenos libros que estén surgiendo, voy a hacer un énfasis en el periodismo narrativo y hablo de mí y del equipo que son la poeta Alicia Quiñones y la novelista Rosmali Espinoza, pero lo más importante es siempre estar pendientes de la libertad de expresión y difundir la literatura.

Estamos organizando eventos con los PEN, hay más de 100 sedes en el mundo, y por ejemplo, acabamos de hacer una lectura a favor de un poeta palestino, con la nueva muerte en Arabia Saudita. Tuvo mucha demanda, hubo 25 poetas y 2 narradores, va a haber sorpresas y siempre estamos atentos a las lecturas mundiales y estamos queriendo organizar una programación muy acorde con México, pues también para fortalecer el público de PEN México y que la sociedad se sienta fundamentalmente reflejada.

OL: Magali muchísimas gracias te mandamos felicitaciones y estamos en contacto, te veremos por aquí el lunes, martes y miércoles en Puebla,

MT: Muchísimas gracias un abrazote.

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment