En la BUAP diseñan la bicicleta del presente

Compartir

Bicicleta-JMF 3

 

  • Su sistema de amplificación y generación de energía permite cargar dispositivos electrónicos, como teléfonos móviles y computadoras portátiles

 

BUAP. 24 de enero de 2016.- Con su ingenio y talento, un grupo de universitarios de la Facultad de Ciencias de la Electrónica (FCE) de la BUAP creó un prototipo único a nivel mundial: una bicicleta que tan sólo con andar genera electricidad mediante un innovador sistema de amplificación y almacenamiento de energía, con la cual es posible cargar dispositivos electrónicos -teléfonos celulares y computadoras portátiles- y suministrar energía al conjunto deleds instalados en la misma, como elementos de seguridad durante su uso.

Se trata de una tecnología única a nivel global, que aprovecha energías limpias, al tiempo de promover el uso responsable y seguro de la bicicleta: un transporte ecológico y recreativo que incentiva la actividad física. Su futura aplicación será ejemplo de sustentabilidad. Sus creadores: Erick Yarel Valdez Guevara, Ernesto Mario Garza Ortiz, Ana Laura García Cruz, María Fernanda Rodríguez Eguibar, Pedro Alberto Aquino Rodríguez y Gerardo Guerrero Báez, de la FCE de la BUAP.

Javier Méndez Mendoza y José Ignacio Becerra Ponce de León, investigadores del Instituto de Ciencias de la BUAP y directores de este proyecto denominado “Diseño y Construcción de Bicicletas Generadoras de Energía”, señalaron que con dicho prototipo es posible aprovechar gran parte de la energía que resulta de usar una de las mil 300 unidades del sistema de bicicleta compartida Lobobici, en Ciudad Universitaria.

Mediante este sistema único de amplificación y almacenamiento de energía, diseñado por los universitarios a partir de las ventajas que ofrecen los dínamos comerciales, el flujo magnético generado durante el pedaleo se convierte en electricidad, útil para muchos propósitos.

Una vez instalado, en un día de horario regular del servicio Lobobici –de 8:00 a 19:45 horas-, con una sola bicicleta se generarían dos veces la potencia de 84 watts / 12 volts. Si se guardara la energía producida por muchos usuarios en un día, sería posible iluminar durante 7 horas el circuito interno de Ciudad Universitaria, que va desde la avenida 24 Sur hasta la 14 Sur. Aun así, sobraría energía.

En este proyecto se plantea que con la energía generada, la cual se almacena en una batería montada en la parte trasera de la bicicleta, los usuarios puedan recargar la pila de diversos dispositivos electrónicos como teléfonos móviles, laptops y tabletas.

“Si un estudiante requiere trasladarse de la Facultad de Ciencias de la Computación a la Biblioteca Central, en los cerca de 15 minutos que dura el recorrido, podrá recargar del 30 al 40 por ciento de la pila de su celular”, comentó uno de los directores del proyecto.

Bicicleta-JMF 1Los investigadores del Laboratorio de Tecnología del Agua del ICUAP -quienes formaron parte del equipo creador de Don Cuco, “El Guapo”, un robot mundialmente conocido por interpretar piezas musicales al piano- indicaron que su sistema también es capaz de suministrar energía al conjunto de leds (diodos emisores de luz) instalados en las bicicletas como mecanismos de seguridad y decoración: lámparas, luces direccionales, traseras y de frenado, entre otros aditamentos.

Debido a las características de este prototipo, el sistema de generación de energía se instalará también en varias unidades de Lobobici PLU -Parque Lineal Universitario que comunica Ciudad Universitaria con el Edificio Carolino-, por lo que una persona que recorra los 4.5 kilómetros de esta ciclovía, podrá generar energía suficiente para 4 horas y media de carga de una computadora portátil, por ejemplo.

 

Aprovechando la energía de los universitarios

En el desarrollo de este prototipo, los estudiantes Erick Yarel Valdez Guevara, Ernesto Mario Garza Ortiz, Ana Laura García Cruz, María Fernanda Rodríguez Eguibar, Pedro Alberto Aquino Rodríguez y Gerardo Guerrero Báez, de la FCE de la BUAP, recorrieron un largo camino creativo y de ingenio racional.

En un principio diseñaron esta estrategia para la iluminación de las vialidades internas de Ciudad Universitaria. Para ello, consideraron almacenar la energía de cada una de las baterías de las bicicletas en una sola fuente de carga, la cual una vez conectada a la red de alumbrado del circuito central, suministraría la electricidad necesaria para que ésta iluminara durante la noche el centro de Ciudad Universitaria.

Dado que el uso de centros de carga representa consecuencias negativas para el medio ambiente, como respuesta decidieron utilizar esta energía en la iluminación de la bicicleta con fines de seguridad.

Sin embargo, aun con ese consumo, la producción de energía seguía siendo alta, al punto que podría generar severas sobrecargas en la batería. Para evitar la inutilización de las pilas, los universitarios redujeron el número de dínamos propuestos en el diseño original, que pasó de dos a uno, e integraron mecanismos para el suministro de energía de dispositivos electrónicos, como teléfonos celulares, tabletas, computadoras portátiles y reproductores de música, entre otros.

De tal forma, los futuros ingenieros en Mecatrónica evitaron la sobrecarga de las baterías e incrementaron las aplicaciones de su sistema, el cual centra su éxito en un amplificador de señal de corriente alterna, también diseñado por ellos a partir de sus conocimientos especializados en el tema.

La puesta en marcha de Lobobici PLU afianza la pertinencia de su proyecto, pues no sólo brindarán seguridad a quienes utilizan la bicicleta en Ciudad Universitaria, sino también a todos los universitarios que transiten con este transporte durante la noche, en la ciudad de Puebla.

Así, con este proyecto que nació tras una convocatoria del Centro Universitario de Vinculación y Transferencia Tecnológica de la BUAP -y que contó con el apoyo de Jaime Cid Monjaraz, investigador del ICUAP-, los universitarios promueven una movilidad inclusiva, sustentable y segura para los poblanos.

De esta forma, en la BUAP se alienta la creación de prototipos de alto impacto social y comercial, que brinden una solución a los problemas ambientales asociados al excesivo consumo energético, el uso irracional de vehículos motorizados y el sedentarismo de las nuevas generaciones.

Me gusta la vida, me gusta el amor. Soy aventurero re-vacilador,

1 Comment

  • Responder enero 25, 2016

    Diego Cruz

    Excelente!

    Un muy buen proyecto mejorado, felicidades a los chicos que tomaron el proyecto para innovarlo

Leave a Reply