El equipo Enactus BUAP es finalista en competencia nacional “Heredando Salud y Sabor”

Compartir

ENACTUS 1

  • Comparte este reconocimiento con los equipos de la UNIVAS y CUValles

 

BUAP. 21 de enero de 2016.- Por su labor en la comunidad de Santiago de Atzitzihuacán, Puebla, el equipo Enactus BUAP, integrado por alumnos de diferentes licenciaturas de la Institución, es uno de los tres finalistas de la competencia nacional “Heredando sabor y salud”, organizada por Enactus México y patrocinada por el corporativo Unilever.

Con el proyecto titulado “Herederas”, los universitarios de la Máxima Casa de Estudios en Puebla fueron reconocidos por Enactus México, el brazo nacional de esta iniciativa global que busca detonar el desarrollo social y solucionar diversos problemas, mediante proyectos económicos sustentables, emprendidos por universitarios.

Los representativos Enactus de la Universidad José Vasconcelos de Oaxaca y del Centro Universitario Valles, de la Universidad de Guadalajara, en Jalisco, son los otros dos equipos finalistas de esta competencia nacional.

ENACTUS 2En Santiago de Atzitzihuacán, comunidad ubicada en la Mixteca poblana, Enactus BUAP benefició directamente a 20 mujeres y de forma indirecta a otras 100, a través de una estrategia de vinculación institucional con el gobierno municipal, el diseño participativo y la estimulación de participantes. Ésta última, mediante la capacitación en temas de nutrición y elaboración de platillos sanos, impartida por estudiantes de Gastronomía.

De esta forma, los universitarios de la BUAP contribuyeron a resarcir problemas locales, como el elevado número de patologías derivadas de una mala alimentación –diabetes e hipertensión, por ejemplo- y la falta de interés en el resguardo de las tradiciones por parte de las nuevas generaciones, situaciones que fueron identificadas tras realizar entrevistas a 12 familias, de 5 y 6 miembros en promedio.

ENACTUS 3

Durante esta investigación, descubrieron que las familias de la comunidad mantienen buena relación y comunicación. Este hallazgo fue el más importante, pues permitió diseñar un proyecto específico, respaldado por el Centro de Innovación y Competitividad Empresarial (CICE), de la Dirección de Innovación y Transferencia de Conocimiento (DITCo), de la BUAP.

Con esta perspectiva, se ejecutaron actividades a partir de un mecanismo multiplicador, titulado “Embajadoras Gastronómicas”, el cual consiste en asignar este papel a algunas de las mujeres de la comunidad, para compartir el nuevo conocimiento con otros grupos.

Este esquema tuvo cuatro etapas: una capacitación integrada por seis talleres, la utilización de ingredientes endémicos para la preparación de platillos e integrarlos a la dieta diaria de la familia, la presentación de sus recetas originales en el Festival “Mi platillo saludable” y, finalmente, la elaboración de un recetario, con el fin de que las madres lo hereden de generación en generación.

Al echar a andar este mecanismo multiplicador, los estudiantes de la BUAP esperan que la información sea transmitida en lo sucesivo y que el conocimiento generado de forma horizontal -discusiones con los habitantes de la comunidad- sea heredado a las nuevas generaciones.

 

Me gusta la vida, me gusta el amor. Soy aventurero re-vacilador,

Be first to comment