¡…24 de julio de 1919…!

Compartir

¿Sabías que el 24 de julio de 1919 se ordenó la clausura del Colegio del Estado?

Carolino (3)

 

Los años cruentos de la Revolución también habían traído nuevos horizontes, jamás vistos ni soñados por estas tierras. La juventud fuerte y viril del Colegio del Estado empuñaba todavía la bandera impoluta de sus antepasados y la sostenía con orgullo y decisión. Las ideas de libertad que fueran los primeros en proclamar en el año de 1910, habían fructificado, y tras de haber contribuido al derrocamiento de un régimen caduco el batallar continuaba aún dentro de las masas revolucionarias.

La esperanza surgida al calor de los idealismos, llevó al Gobierno del Estado al Dr. Alfonso Cabrera, antiguo alumno del Plantel, y esa esperanza se desgajó en mil pedazos ante el déspota que el 24 de julio de 1919, ordenó que se clausurara este benemérito Colegio hasta nueva orden.

Fue una orden a secas, sin ninguna explicación siquiera a la sociedad y al pueblo del Estado, no ya a los estudiantes que en un momento de rebeldía, indignados pero sinceros, habían empuñado la pluma para flagelar desde las columnas de “El Estudiante”, al mal Gobierno que había venido a pisotear todos los derechos del hombre y de las sociedades.

Y el crimen se consumó……!

Carolino (4)

A las dos y media de la tarde, con todo silencio, a escondidas, se presentó a las puertas del Plantel exhibiendo una orden el Juez Tercero de lo Criminal, acompañado de agentes de la Policía, y en complicidad del Prefecto del mismo, se dirigieron a las oficinas del periódico estudiantil ya mencionado y con todo cinismo fueron saqueadas: archivo, libros de estudio, dinero, etc., etc., habiendo sido selladas sus puertas, así como la principal del establecimiento. Más tarde, en la oficina del Secretario General de Gobierno y de la del Secretario Particular, fueron encontrados parte de esos documentos.

Cuando los estudiantes empezaban a llegar para continuar sus labores de la tarde se iban aglomerando estupefactos de que hubiese habido alguien capaz de consumar tal atentado… y dieron rienda suelta a su indignación organizándose en un movimiento de defensa legal y material; pero las tropas del Estado y toda la policía atropellaba a los grupos estudiantiles, que tuvieron que irse a refugiar a la antigua calle de las Bóvedas de la Compañía, en la casa marcada con el número 4, adonde tuvieron sesiones memorables en defensa del Colegio. Inmediatamente después de su clausura vino la expulsión de él, de todos aquellos que formaban el grupo director de los estudiantes, así como su encarcelamiento y toda clase de persecuciones.

Pero el déspota y tirano gobernante, continuaba imperturbable su obra y todo el pueblo sentía la opresión brutal de una dictadura peor que cualquiera otra. No se imaginaba que ese mismo pueblo, un año más tarde habría de exigir cuentas precisas de tanto baldón arrojado a su cara.

Pero a pesar de todo, el Benemérito Plantel continúa su magna obra, creando espíritus nuevos, y como testigo fehaciente del atentado más grande cometido por Gobernante alguno.

Y la juventud de él, siempre soñadora y siempre grande, sigue nutriéndose en sus sacros ideales, formando el baluarte de la vanguardia de nuestros movimientos.

Prometeos

El texto “¡…24 de julio de 1919…!, fue tomado de la revista mensual No. 2 de 1932 Don Quijote, que publicaban alumnos del Colegio del Estado, dirigidos por Abraham García Verdín, como jefe de redacción José V. Medel y como caricaturistas Facundo Martínez y Javier Ibarra, éste último autor del escudo de la UAP.

(Texto tomado de la Gaceta Tiempo Universitario en el  Año 1 / No.1, el 19 de Enero de 1998)

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment