The Jesus and Mary Chain y la creación del shoegaze

Compartir
The Jesus and the Mary Chain  Saw them at Psychocandy -tour at Sideways 2015, Helsinki. "Best before" data had gone by awhile ago ...

CC/ kallu. The Jesus and the Mary Chain Saw them at Psychocandy -tour at Sideways 2015, Helsinki. “Best before” data had gone by awhile ago …

Por Juan Carlos Báez

El famoso “shoegaze” o conocido por otros como “shoegazing” tuvo su auge a principios de los 90, en Inglaterra, con bandas como Slowdive, Ride, o la más famosa y emblemática, My Bloody Valentine. Todas estas bandas se caracterizaban por tener un sonido lleno de distorsión y feedback, pero con influencias experimentales que no los hacía temer en hacer una canción pop o una ambient. Lamentablemente, el shoegaze tuvo su auge y su fin a mediados de la década, a causa de la llegada del grunge a Europa y el comienzo del britpop en Reino Unido.

Pero el shoegaze (o bien su creación) se remonta a una década antes, con agrupaciones y discos que proponían algo nuevo en su momento. Sonic Youth dejaba sus raíces no wave para hacer algo más accesible sin alejarse de su rock de vanguardia con su álbum Sister; Dinosaur Jr. hizo su tour por Europa, dejando una gran influencia en el continente; Cocteau Twins y Galaxie 500 dejarían una huella con su dream pop que compusieron y perfeccionaron. Todo esto ayudó a que poco a poco hubiera una nueva escena, que se representaba por jugar con sus efectos del pedal y llenar de fuzz cada canción.

Y si bien, todas las bandas mencionadas jugaron un papel importante en el desarrollo del género, fue en 1985 que una banda originaria de Escocia decidió tomar la influencia de The Velvet Underground y sacar un disco que le daría el rumbo al género: The Jesus and Mary Chain y su debut Psychocandy.

En Noviembre de 1985, los hermanos Reid asombraron a críticos y fanáticos con un disco completamente distinto a los demás de su época: claramente tenían el toque del post-punk creciente en la década, pero existía una parte influida por The Beach Boys o The Beatles al momento de componer su música, esa esencia pop que los distinguía de los demás. Baladas tranquilas como “Just Like Honey” y “Sowing Seeds” se diferenciaban de otras como “In A Hole” o “The Living End” que eran más rápidas y agresivas.

Es difícil no pensar a la primera impresión que The JAMC que son una bola de niños góticos haciendo lo que pareciera rock ‘n’ roll con feedback (“Never Understand”, “Inside Me”), pero en realidad están haciendo pop de la manera más extraña posible (“Taste of Cindy”, “My Little Underground”, “The Hardest Walk”).

Son 39 minutos de lo que ellos llaman noise-pop, y que es un buen término para llamarle a su música: canciones ruidosas que caen en lo divertido y pegajoso. Algo experimental que a su vez es simple y que se puede disfrutar sin ningún problema. Pocos artistas saben hacer eso, y The Jesus and Mary Chain lo

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment