Pensamos que los niños son muy importantes, porque cuando crezcan van a ser factor de cambio de la sociedad

Compartir

FullSizeRender-15

La semana pasada llegaron a Radio BUAP los ganadores de la convocatoria “Jóvenes en acción”, acción promovida por la embajada de Estados Unidos en México y la Secretaría de Educación Pública.

Aline Aguilar Cervantes, Atzelbi Ceceña Cortés, Carlos Daniel Orantes Olguín, Lissenth González Landa y Ruth Scarlett Robles, alumn@s de la Preparatoria Enrique Cabrera de la BUAP, nos platicaron sobre su proyecto: All for one, one for all, el cual tiene como objetivo mejorar las condiciones de los niños que viven en la casa hogar “Alto Refugio” de la ciudad de Puebla. Fue una entrevista divertida y riquísima. Ver a los jóvenes trabajar para los que menos tienen, nos deja llenos de esperanza.

RC: ¿Cómo fue que empezó su aventura en este concurso?

Ruth: La convocatoria la promueve mucho la preparatoria, precisamente porque chicos de otras generaciones la han ganado y personalmente me enteré por la profesora Alma Lilia Varela. Eso fue cuando iba en primero, pero lo intentamos hasta que entramos a segundo.

RC: ¿En qué consiste el proyecto que ustedes presentaron?

Aline: Cuando empezamos a pensar si le entrábamos al proyecto, primero conformamos el equipo, hicimos algunas juntas para ver qué tipo de problemática íbamos a tratar porque desde la convocatoria nos proponen las problemáticas, de las cuales decidimos participar en el rubro de la desintegración social y después de discutir qué íbamos a trabajar, decidimos apoyar a los niños huérfanos.

RC: ¿Y por qué apoyar a los niños huérfanos y no otro aspecto de la desintegración social?

Atzelbi: Pensamos que los niños son muy importantes, porque cuando crezcan van a ser factor de cambio de la sociedad. Sentimos que a los niños de casas hogares no los toman mucho en cuenta, queremos contribuir a ayudarlos a que forjen un mejor futuro.

RC: ¿Cómo está conformado su proyecto?

Ruth: Yo creo que además de los niños huérfanos, también el proyecto está dirigido a los jóvenes de nuestra edad que estudian en la prepa para que se interesen en ayudar a los grupos vulnerables a través de distintas actividades como talleres artísticos y deportivos.

RC: ¿Y cuál fue su reacción al momento de saber que fueron seleccionados?

Lisseth: Los resultados salieron el 30 de abril. La verdad no lo creíamos, nos dio mucho gusto que después de tantos problemas resultáramos ganadores.

RC: ¿Y cómo fue su estancia en Estados Unidos?

Aline: La primera semana estuvimos en Vermont, ahí tomamos curso de liderazgo y la vez nos sirvió para conocer a todos los chicos que estaban participando, fue una semana muy emocional. Nosotros como estábamos en la categoría de desintegración social nos mandaron a Kentucky.

Lisseth: Bueno, algo muy importante es que en Vermont nos dieron todas las facilidades para practicar nuestro inglés y sobre todo nos ayudaron a trabajar en equipo con paciencia, tolerancia, respeto. Cabe señalar que ahí conocimos a chicos de otros países como Irak e Inglaterra y chicos de Estados Unidos.

RC: ¿Y ahora en Puebla, cómo van a desarrollar su proyecto?

Carlos: Ya tenemos un cronograma de actividades de nuestro proyecto para llevar a cabo las actividades en la casa hogar donde vamos a trabajar. Pero cuando llegamos a México la verdad sí sentimos el cambio porque los cursos sí nos abrieron los ojos. Incluimos varias actividades que no habíamos contemplado; cambiamos ideas y varias cosas sin perder el objetivo del proyecto de la casa hogar.

RC: ¿En cuánto tiempo van a desarrollarlo?

Es un año, pero si el equipo decide continuar, lo podemos hacer. Y estamos trabajando desde agosto de este año. En primera instancia sacamos la convocatoria en la prepa para recolectar voluntarios, pasamos a los salones para comentarles de los proyectos; después hicimos un convivio con todos los voluntarios y ahí les explicamos los objetivos y todo los que íbamos a hacer.

Ruth: El paso básico fue ir a conocer la casa hogar donde vamos a trabajar, el cual lleva por nombre “Alto Refugio”, para pedir la autorización para realizar el proyecto.

RC: ¿Cómo ha sido la colaboración de sus compañeros de la Prepa Cabrera?

Ruth: La verdad nos impresionó que tantos jóvenes quisieran participar en este proyecto y lo mejor es que participaron sin nada a cambio, son realmente voluntarios y se ven muy felices. Cuando estamos con los niños de la casa hogar se da una conexión muy especial.

RC: ¿Tienen algún instrumento de evaluación del proyecto?

Ruth: Sí, gracias a las organizaciones que apoyan el proyecto, debemos entregar cada mes un reporte el cual también nos sirve para autoevaluarnos y oficialmente el proyecto se acaba en mayo de 2016. En enero tenemos una reunión regional con los chicos de otros estados y ahí también nos vamos a evaluar.

RC: ¿Después de vivir esta experiencia, les cambió la perspectiva?

Ruth: Yo creo que lo más me impactó es que ahora tengo una perspectiva más abierta de la vida. Con este proyecto he tenido la oportunidad de convivir con personas distintas. Antes tenía prejuicios, solía juzgar antes de conocer a las personas. Con esta experiencia pude romper con esos vicios y aceptar a las personas como son. Yo pensaba estudiar Comunicación, pero ahora creo que voy a estudiar Relaciones Internacionales.

Lisseth: Yo coincido con Ruth, el conocer a chicos de otros países te abre la mente, tomas más confianza. Y yo sigo con la idea de estudiar Comunicación, pero también se despertó el interés en el ámbito social.

Carlos: Esta experiencia fue muy grata. Yo antes era muy retraído, exageradamente retraído. Conocer a nuevas personas me costaba mucho trabajo y ahora soy mucho más abierto. Y antes tenía la idea de estudiar Arte Digital, pero ahora quiero estudiar Electrónica o Mecatrónica.

Atzelbi: Aprendes a ver la vida de otra forma; es distinto a lo que vivimos aquí. Aceptas más cosas, ya no eres tan cerrado, hasta te dan ganas de probar más cosas. Creo que lo mejor fue el tener el contacto de los chavos que hacen proyectos para mejorar sus comunidades. Eso nos sirve para pensar en que sí podemos hacer cambios porque ves a tu alrededor y siempre ves problemas; sin embargo pocos son los que hacen algo por la comunidad. Fue una experiencia muy buena.

Aline: Creo que el viaje sí de deja muchas cosas buenas, me ayudó a conocer muchas cosas de mí que yo antes desconocía. Te impulsa a que intentes las cosas. Si hay cosas que te gustan hacer y te dan miedo pues allá te convencían de que sí podías lograrlo y sentías una gran satisfacción al hacerlo.

Comments are closed.