La Detención y juicio de las Serdán

Compartir

 

La detención de María del Carmen, Carmen y Filomena

Al momento del asalto final a la casa de los Serdán el 18 de noviembre al mediodía, las tropas encuentran a tres mujeres sobrevivientes a la batalla: María del Carmen Alatriste, Carmen Serdán y Filomena del Valle. Una de ellas, Carmen Serdán, está herida mientras las otras dos están aparentemente ilesas. Su presencia en la casa las compromete en alguna medida con el alzamiento revolucionario que encabeza Aquiles Serdán, hijo, esposo y hermano, respectivamente, de cada una de ellas. Asimismo, las consecuencias de la batalla, primordialmente la muerte del jefe policiaco Miguel Cabrera y las demás víctimas, y, sobre todo, el hecho irrefutable de subvertir el orden establecido, las convertía en cómplices al menos. Por ello son arrestadas. Su detención la reporta Primo Huerta, oficial al mando de los rurales atribuyéndosela a Joaquín Pita.

Primo Huerta

     …ordené fuera abierto el zaguán y penetraron a la casa del jefe político, acompañado de varias personas y también de tropa que él (Primo Huerta) había solicitado para catear el departamento de Serdán y aquél (el jefe político Joaquín Pita) ordenó la detención de la familia de Aquiles y que momentos después fue sacada de su domicilio.(Anexo 3 Testimonios judiciales sobre hechos de 1909-1911).

Por su parte, Filomena del Valle en la denuncia que hace sobre el asesinato de su esposo en el juicio que inicia en 1911 relata sobre la detención de ella, su suegra María de Carmen Alatriste y Carmen Serdán, su cuñada:

…a las once de la mañana del mencionado día 18 de noviembre, mi casa fue ocupada por individuos de tropa que        entraron en ella disparando sobre las personas que se encontraban, sin parar atención en si hacían resistencia  o          no.

Hermanos Serdán0018

Mi madre política, la señora doña Carmen Alatriste Vda. De Serdán, mi hermana política la señorita doña Carmen Serdán y yo, estuvimos a punto de ser víctimas de ellos, no obstante que procuramos que nuestra actitud no pudiera inspirar ningún temor a la tropa que entraba, salvándonos tan sólo la actitud resuelta a mi cuñada. Tras de la ropa entraron, el señor General Valle, Jefe de la zona, el señor don Anatolio García Cano, actual jefe político del Distrito y hasta el último y ya cuando seguramente no había riesgo alguno, el señor de Joaquín Pita, entonces Jefe Político.

Fuimos aprendidas y sacadas fuera de nuestra casa, por los señores Vale y Pita, valiéndose estos señores de engaños, pues nos aseguraron que nos iban a conducir a la casa del señor  mi padre, Ingeniero don Eduardo del Valle y ordenando al conductor del automóvil que nos obligaron a subir, que nos condujeran a la cárcel de la ciudad (Anexo 3. Testimonios Judiciales sobre hechos de 1909-1911)

Una vez en la penitenciaría se les inicia proceso formal judicial bajo las acusaciones de cometer “los delitos de rebelión, resistencia a una mandato legítimo de autoridad, homicidio y lesiones”

Hermanos Serdán1

Ante este supuesto le son tomadas sus declaraciones preparatorias. Infortunadamente tenemos conocimiento parcial de estas declaraciones, lo que sólo nos permite saber:

1) Parte de las conversaciones que sostuvieron Carmen Serdán y Filomena del Valle con Aquiles. 2) El sitio donde estaban cada una de ellas al comenzar las acciones del 18 de noviembre, así como aquello que recuerdan Carmen Serdán y María del Carmen Alatriste tanto sobre la noche del 17 de noviembre como los momentos iniciales de la batalla. 3) Los motivos por los cuales permanecieron al lado de Aquiles, Máximo y los demás anti-reeleccionistas a lo largo de la batalla.

Sobre los dos primeros asuntos hemos transcrito lo declarado por ellas en los respectivos capítulos anteriores. En cuanto a sus razones para permanecer en la casa declararon lo siguiente:

Carmen Serdán

Carmen Serdán

Interrogada para que diga por qué se quedaron ella y las demás señoras de la familia acompañando a sus hermanos  Serdán cuando seguramente sabían el peligro que iban a correr con la resistencia que aquéllos y sus compañeros se proponían oponer a la policía, contestó que si se quedaron fue porque no quisieron abandonarlos y creyeron que podían ayudarlos, no precisamente en la lucha o combate, sino cuidándoles, por ejemplo, en el caso de salir heridos; aunque Aquiles les instó antes de que llegara la policía a que se salieran de la casa, ellas no quisieron hacerlo porque tenían la esperanza o de que no llegaran por fin a verificar el cateo o que sus hermanos y demás hombre que les acompañaban, no resistieran por fin a la policía. (Anexo 3. Testimonios judiciales sobre hechos de 1909-1911)

María del Carmen Alatriste

      …contestó que si alguna culpa tiene es el haber acompañado a sus hijos Aquiles y Máximo hasta el último                     momento de la lucha pero no tomó parte en ella, ni con las armas ni fomentándoles de alguna manera en sus               propósitos (Anexo 3. Testimonios Judiciales sobre hechos de 1909-1911)

Por su parte Filomena del Valle aseguró:

…traté de disuadir a mi esposo de que no se metiera en esas cosas… Cuando fui sacada de mi casa, tenía la                    seguridad de que mi esposo vivía… (Anexo 3. Testimonios judiciales sobre hechos de 1909-1911)

En estas declaraciones, más que en ningún otro momento, muestra a las mujeres Serdán en su dimensión humana, sin almibaradas descripciones de exacerbada heroicidad con las cuales las han descrito en los discursos oficiales durante los pasados cien años.

La formal Prisión

Los siguientes tres días posteriores a su aprehensión las mujeres Serdán pasan por las formalidades iniciales del juicio y, finalmente, a las tres de la tarde del 21 de noviembre son declaradas formalmente presas por instrucción del juez primero del distrito Wilehado Flores:

Hermanos Serdán023

…en virtud de estar comprobadas en autos la existencia de los delitos de rebelión, resistencia a un mandato legítimo de la autoridad, homicidio y lesiones; y apareciendo de las mismas actuaciones datos bastantes a juicio del subscrito Juez, para suponer responsables de ellos, a los detenidos (…) Carmen Serdán, Filomena del Valle y Carmen Alatriste de Serdán, a quienes se ha recibido ya su declaración preparatoria, se decreta, con fundamento en el artículo ciento cuarenta y dos del Código Federal de Procedimientos Penales, la prisión formal de los  expresados detenidos la cual sufrirán (…) las tres (mujeres), en este establecimiento (la Cárcel Municipal de la ciudad), a cuyo fin se suplicará al C. Jefe Político se sirva ordenar sean trasladadas, con las seguridades debidas, al referido local. Notifíquese a los encausados de referencia y al señor Agente del Ministerio Público. Comuníquese en lo conducente, al director de la Penitenciaría y a los Alcaldes de la Cárcel de Detención y de la Municipal, haciéndoles saber que cesa la incomunicación de los detenidos y recomendándoles que se proceda a retratar a los propios encausados, de los cuáles también se asentará en los autos por el secretario sus respectivas medidas filiaciones (Anexo 3. Testimonios judiciales sobre hechos de 1909-1911)

Durante los siguientes días las mujeres Serdán permanecerán en la cárcel municipal.

El 29 de noviembre, a los once días de prisión, Carmen Serdán es dada de alta de las heridas recibidas durante la batalla.

…el señor doctor Fermín (Uregra) dijo que con fecha de ayer (29 de noviembre) fue dada de alta la señorita Carmen Serdán quien recibió las lesiones que sigue: la primera por arma de fuego con dos orificios, uno de entrada y el otro de salida, situados, el primero, al nivel de la línea axilar posterior derecha y el undécimo espacio intercostal, el trayecto es pues oblicuo hacia abajo y a la derecha e interesó a todas las partes blandas de la región, tocando el apófisis espinoso correspondiente; y, la segunda, cortante, de un centímetro de extensión sobre el dorso de la mano  izquierda, transversal, de un centímetro de extensión, sobre el nivel de la parte media del tercer metacarpiano y que interesó la piel y el tejido célula; dichas lesiones no pusieron ni pudieron poner en peligro la vida y curaron en diez días; lo anterior expone bajo protesta, agregando ser del nombre asentado, originario de Tecamachalco, médico cirujano, casado, mayor de edad y de esta vecindad de la calle del Pensador Mexicano y firmó al margen (Anexo 3. Testimonios judiciales sobre hechos de 1909-1911)

Hermanos Serdán019

Los días en prisión de las mujeres Serdán deben haber sido terribles tanto para ellas como para sus familiares. Recordemos que tan sólo Filomena del Valle, a la pena de la muerte de su esposo, el embarazo y el encarcelamiento, se sumaba a la posibilidad de atender a sus dos hijos pequeños.

Traslado al Hospital General del Estado

Después de 19 días de permanecer en la cárcel municipal las mujeres Serdán son trasladadas al Hospital General del Estado. El traslado es promovido por su abogado, Juan N. Quintana, en virtud de que las mujeres presentaban en esos momentos algún tipo de afección en su salud. En dicha petición de traslado se lee:

Señor Juez de  Distrito.

Los subscritos, defensores de las señoras Carmen Alatriste viuda de Serdán, Filomena del Valle viuda de Serdán y Señorita Carmen Serdán, ante usted respetuosamente decimos que la primera de las personas mencionadas, por razón de su edad y por los graves pesares que ha tenido, se encuentra en estado muy delicado de salud; en la misma situación está la Señora del Valle de Serdán, pues es notorio que se encuentra en cinta (sic) y con este motivo ha tenido necesidad muy repetidas veces de la asistencia médica y respecto a la Señor Carmen Serdán, si bien de su herida se encuentra bastante aliviada, padece una afección cardiaca.

Las condiciones de la Cárcel de Mujeres, donde se encuentran las referidas personas, si bien se les ha designado un lugar de distinción, no tienen las condiciones higiénicas necesarias para personas de salud delicada y mucho menos en la presente estación del invierno y por este motivo venimos a suplicar a Usted que oyendo el informe médico de cárcel o del facultativo que sirva designar y que le inspire confianza, tenga a bien disponer que nuestras defendidas pasen al Hospital General a continuar con su prisión, donde podrán recibir con más facilidad los auxilios que requiere el estado delicado de su salud

Hermanos Serdán020

Protestamos lo necesario

Puebla, siete de diciembre de mil novecientos diez.

(Anexo 3. Testimonios judiciales sobre hechos de 1909-1911)

Uno de los aspectos que resaltan de esta petición está que el abogado de las Serdán reconoce que ellas eran tratadas con cierta deferencia en relación con las demás detenidas en este establecimiento, por supuesto que es necesario comprender que aún en ese caso las Serdán estaban en prisión.

Ante la petición el juez del distrito instruye al médico de cárceles que corrobore lo expresado por el abogado Quintana:

Informe del médico de cárceles sobre sí es verdadero que las encausadas a que se refiere el escrito anteceden, se hallan enfermas y para la curación de ellas se hace necesario trasladarlas a algún hospital. (Anexo 3. Testimonios judiciales sobre hechos de 1909-1911)

Al día siguiente, ocho de diciembre, el médico informa al juez:

Tengo el honor de manifestarme, en cumplimiento de lo mandado por Ud. que, la Sra. Alatriste Vda. De Serdán, es de edad avanzada y reumática, la Srita. Carmen Serdán padece de una afección cardiaca antigua y que la Vda. de Serdán se encuentra en estado de gestación; que las condiciones de la cárcel son pésimas e imposibles para personas como las antes dichas, que adolecen de la enfermedades referidas, y que por lo mismo es preciso trasladarlas al Hospital Gral. Para su curación (Anexo 3. Testimonios judiciales sobre hechos de 1909-1911)

Basándose en el informe del médico, el juez de distrito ordena el traslado de las mujeres Serdán al Hospital General del Estado el propio 8 de diciembre de este año.

En vista del informe que antecede, trasládese a las procesadas Carmen Alatriste viuda de Serdán, Filomena del Valle viuda de Serdán y Carmen Serdán al Hospital General de Estado para su curación, pero en calidad de formalmente presas, a cuyo fin se dirigirá atento oficio al ciudadano Gobernador del Estado suplicándoles que sean admitidas aquéllas en dicho establecimiento y ordenar a la vez que mientras permanezcan en él se les custodie debidamente (Anexo 3. Testimonios judiciales sobre hechos de 1909-1911)

Hermanos Serdán

El traslado se cumplirá el 9 de diciembre:

Dígase al Alcaide de la cárcel municipal que habiéndose acordado la traslación de las encausadas Carmen Alatriste viuda de Serdán, Filomena del Valle viuda de Serdán y Carmen Serdán al Hospital General de Estado para su curación, las entregue a la persona que con orden del Ciudadano Gobernador del Estado se presenta a recibirlas con aquél objeto.

Ese mismo 9 de diciembre las Serdán ingresan al Hospital, con la anuencia e instrucción de Mucio Martínez al respecto:

…Como se sirve Ud. solicitarlo en su atento oficio número 4602, fecha de ayer, ya se ordenó la traslación de las procesadas Carmen Alatrsite viuda de Cerdán, Filomena del Valle viuda de Cerdán y Carmen Cerdán de la Cárcel al Hospital y se recomienda que durante su permanencia en ese último establecimiento se les custodie debidamente (Anexo 3. Testimonios judiciales sobre hechos de 1909-1911).

Después de su traslado al Hospital General de Estado las mujeres Serdán permanecen en él y no regresan más a la cárcel. Como prueba de su estadía en el hospital están las actuaciones judiciales llevadas a cabo en el nosocomio y de las que ellas son notificadas, en las fechas siguientes:

  1. 17 de diciembre de 1910 a las seis de la tarde
  2. 21 de diciembre de 1910 a las seis de la tarde, cuando se les notifica de una audiencia que tendrán el día 23 de diciembre a las once de la mañana en el juzgado primero de distrito.
  3. El 23 de diciembre de 1910
  4. El 5 de enero de 1911
  5. El 7 de enero de 1911
  6. El 10 de enero de 1911
  7. El 16 de enero de 1911

En la edición del lunes 2 de enero de 1911 del diario El País aparece una nota refiriendo la intención del juzgado primero del distrito de trasladar a las mujeres Serdán a la ciudad de México, asunto que no se concreta, pues se halla en curso un proceso de acumulación judicial que lo impide:

El asunto Serdán

Puebla, 30 de diciembre.- “El imparcial” de hoy en su última página asegura que el Juez Primero de Distrito Pérez de León, ayer llevó a efecto diligencias encaminadas a la traslación de la familia Serdán a la capital de la República.

El señor licenciado don Juan N. Quintaba, defensor de la referida familia fue mi profesor de Derecho Civil, y aseguro yo de que se dignaría proporcionarnos datos exactos sobre lo asentado hoy por el diario el Puente Quebrado, pues no hace muchos días estuvo en Méjico para la traslación de la familia de Aquiles Serdán a la metrópoli, si es que llega a verificarse, será hasta que se resuelva el incidente de acumulación (…) y la cuál resolución tiene que ser dada por la Suprema Corte que está conociendo de dicho incidente de acumulación exige todavía bastante tiempo, para que la Suprema Corte pueda dictar la resolución que juzgue procedente.

EL CORRESPONSAL

La liberación 

El cinco de mayo de 1911 el propio diario El País  publica en primera plana la siguiente nota:

LA LIBERTAD DE LA FAMILIA SERDÁN DENTRO DE TRES DÍAS SE RESOLVERÁ

Telegrama exclusivo para El País

Puebla, 4 de mayo.- A la diez y media de la mañana de hoy los defensores de la familia Serdán, Lics. Don Juan Quintana y don Rafael Martínez Carrillo, se presentaron en el juzgado de Distrito para gestionar la libertad caucional de dicha familia.

En la audiencia celebrada conforme a la ley para que las partes alegaran lo que a su derecho conviniera, el Lic. Quintana demostró que las presunciones habidas en contra de las procesadas no se habían confirmado y que estaban basadas en las relaciones hechas por los periódicos ministeriales y en lo asentado por don Ignacio Herrerías en un folleto que publicó sobre esos sucesos que es más una novela.

El defensor pidió conforme al artículo 459 del Código de Procedimientos Penales se conceda la libertad caucional a sus defendidas, por haberse desvanecido los datos que sirvieron para declarar su prisión formal.

El otro defensor, señor Martínez Carrillo, estableció que ninguno de los supervivientes de la lucha sostenida por los defensores de la casa Serdán contra mil quinientos soldados y policías dijo que la familia Serdán hubiera hecho uso de las armas, ni fue encontrada con éstas. Aún el mismo mayor Fregoso, segundo en jefe de Cabrera, que estuvo prisionero en la casa de los Serdán, no dice que la familia Serdán tuviera armas o que matara al comandante de la policía Miguel Cabrera.

No habiendo podido, pues, comprobarse que el hecho que sirvió de base para el proceso fuera cierto, no obstante que han pasado ya cinco meses desde que se desarrollaron los sucesos de referencia, el defensor pidió la libertad caucional.

El agente del Ministerio Público Lic. Don Rosendo Heredia, estuvo conforme con lo alegado por la defensa, y no se opuso a que coincidiera la gracia pedida

El Juez Lic. Wilehado Flores, dio término a la audiencia citando de tres días para sentencia.

Este acuerdo causó mala impresión entre el público que esperaba que el incidente se resolviera en el acto como en otros casos.

La prisión de la familia Serdán se prolongará por tres días más.

En la fecha mencionada por el diario, 7 de mayo, no aparece ninguna mención a la libertad efectiva de las Serdán, pero es probable que así hubiera sucedido.

El 16 de mayo de ese año y ya libre, Filomena del Valle presenta ante el propio juez primero de distrito, el mismo que la había juzgado a ella, a su suegra y a su cuñada, la denuncia por el homicidio de su marido que dará al juicio del que ya hemos dado cuenta líneas arriba.


(Fragmento del libro “Aquiles Serdán, ¿Sacrificio o asesinato? Filomena del Valle viuda de Serdán vs el Estado Mexicano, 1911”, de Patricio Eufracio Solano.)

Be first to comment