Museo Amparo inaugura “El tiempo, el ánimo, el mundo” de Enrique Ramírez.

Compartir
Los Durmientes

Foto: Museo Amparo.

El pasado sábado 17 de octubre se inauguró la exposición “El tiempo, el ánimo, el mundo” del artista chileno Enrique Ramírez, iniciando el proyecto Encuentros Latinoamericanos.

En rueda de prensa con el artista y la curadora Ángeles Alonso Espinosa, se habló acerca de la iniciativa de Museo Amparo para establecer lazos con expresiones artísticas latinoamericanas debido a la ascendencia e historia común. El punto de partida de Encuentros latinoamericanos se sitúa en la exposición América Latina 1960-2013. Fotos + Textos, la cual estuvo en el museo el año pasado.

Foto: Alma Rodríguez.

De acuerdo con Enrique, la finalidad de su obra es que la esencia de cada pieza pueda ser comprendida independientemente del contexto del espectador, superando las fronteras políticas del continente. “Los artistas tienen una visión muy particular, muy vanguardista. Una capacidad de conectarse más allá de la visión simple”, puntualizó Ángeles Alonso.

El antropólogo e historiador Claudio Lomnitz, de origen chileno, participó en el montaje de esta exposición para “tener una visión externa, crítica y profunda entorno a la obra de Enrique”.

Catal inside artiste 02-10

Foto: Museo Amparo

Según narró el artista, el crecimiento dentro de un gobierno de corte dictatorial así como la poesía son elementos claves dentro de las obras que componen la muestra. “Nací en una dictadura,la dictadura de Pinochet. Entonces para mí la dictadura era algo normal porque era lo que yo conocía. […] Una vez que 19 años más tarde esa dictadura se acabó, obviamente toda mi generación comenzó a cuestionarse”.

Yo conocía la paleta de grises pero no sabía que había colores

En El tiempo, el ánimo, el mundo están incluidas piezas realizadas con técnicas distintas, todas reunidas bajo la historia compartida entre las distintas naciones latinoamericanas y, sobre todos, el ser humano y su trascendencia a través del arte. “Yo no puedo concebir una obra alejada de mi propia historia”.

Enrique Ramírez busca a través de su obra hacer frente a la insensibilización que ha provocado la desmedida violencia gráfica comercializada en los medios masivos de comunicación. “Antes de poder dedicarme a mi trabajo trabajé mucho tiempo como montajista de documentales. De ahí me di cuenta que yo no quiero hacer lo que yo hacía para los otros. No sé cómo funciona aquí, pero yo me niego a prender la televisión; la televisión se ha farandulizado”.

Esta exposición permanecerá hasta el 8 de febrero de 2016 en las instalaciones del Museo Amparo (2 sur 708, Centro Histórico)

Peor que un encuestador del INEGI.

Be first to comment