La muerte desde la Ciencia

Compartir

Catrina_y_Catrín_(Museo_de_Arte_Popular_de_México)_06

En días en los que la muerte se mienta por todos lados sería bueno preguntarnos de pronto ¿Qué es la muerte? Pero, cómo saberlo si no estamos completamente seguros qué es la vida. Una forma socorrida de averiguar qué es algo, consiste en interpelar su antónimo. El antónimo de muerte es vida, entonces parecería fácil saber qué es la muerte a sabiendas de qué es la vida.

La ciencia que nos podría auxiliar a saber ¿qué es la vida? y con ello, ¿qué es la muerte?, es sin duda la biología. Para ésta, la vida es un proceso que implica procesos asociados como la respiración, el crecimiento, el desarrollo, el metabolismo, la reproducción, la interacción energética con el medio.

Sin embargo, la cosa se complica cuando nos preguntamos por estos procesos por separado y no los contextualizamos en la visión sistémica de los seres vivos.

El fuego por ejemplo se desarrolla, crece e intercambia gases y energía con su entorno, sin embargo no lo consideramos vivo. Las grandes rocas al fragmentarse, deformarse, erosionarse, pulirse, deslavarse, cambian y desarrollan formas distintas, están constituidas por átomos igual que los seres vivos sin embargo nadie enluta si un cerro se parte dos. “Las piedras no están vivas”, afirmamos.

Este problema tuvo una bonita resolución parcial mediática con la teoría celular, Theodor Schwann, Matthias Jakob Schleiden junto con Rudolf Virchow desarrollaron explicaciones que bien pueden concluir que “la vida es un proceso que implica la existencia y funcionamiento de al menos una célula”, así, una bacteria a pesar de tener tan sólo una célula o de ser una sola célula ya se considera un ser vivo con toda la complejidad que eso implica. Sin embargo, la inocente teoría celular es limitada al explicar el estado vivo o muero de los seres que poseen más de una célula, mucho más de una célula.

Por ejemplo, imaginemos a un hombre que sufre un atentado, seis balas perforan el tórax y tres más el cráneo dañando irremediablemente el cerebro. La persona cae al piso en un charco de sangre y los  médicos forenses lo dictaminan muerto, vendrá el velorio, el entierro y en noviembre próximo su respectiva ofrenda por el día de muertos. Pero, si retomamos la teoría celular que hoy aquí he calificado de inocente, limitada, bonita y mediática, consideremos el enunciado que versa “al menos una célula funcionando” entonces ¿hasta qué momento el baleado está muerto? ¡Es un problema! Muchas, muchísimas de sus células con  ADN y ARN, con sus mitocondrias, nucléolos, vacuolas, etc. Siguen vivas, incluso el desarrollo en él continúa, se han encontrado cadáveres con el pelo y las uñas más largos que al ser sepultados.

¿Qué es la muerte? ¿Lo podremos saber algún día? Hoy no sabemos con precisión qué es la vida, las explicaciones biológicas son limitadas y mediáticas, las explicaciones médicas son funcionales y socialmente aceptadas para determinar enterrar a alguien, desconectarlo del respirador artificial o tener esperanzas en que regrese del coma. Pero no hay explicaciones exactas y totalmente convincentes, tal vez porque la vida es más bien un concepto, al igual que la felicidad, el amor, Dios, el diablo, el bien o el mal. La vida es una abstracción de una forma y propiedad de la materia que podemos reconocer borrosamente pero no podemos definir. Así la muerte entonces lo es también, un bonito concepto, que como tal es intangible pero que nos gusta repensar para darle sentido a su antónimo.

Hasta la próxima semana, leámonos todos, para repensarnos siempre.

eduardopinedav@ymail.com

Eduardo Pineda Biólogo por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Conduce el programa "La Duda Metódica" en su canal de YouTube: Eduardo Pineda. Divulgador de ciencia y huamanidades, ha colaborado en el CUPS y la DGB de la BUAP. Actualmente colabora con temas de filosofía y literatura los sábados por la noche en el programa "Veladas Literario Musicales" de la HR (1090 de AM) y en Lobo Radio (www.loboradio.mx) los viernes por la mañana. Conduce junto a Exal Muñoz el programa El Sendero de los Sauces en el 107.1 FM Vanguardia Radio en la Cd. de Huejotzingo, Puebla. Se desempeña también como responsable de Vinculación Internacional en la Secretaría de Vinculación de la Universidad Tecnológica de Huejotzingo e imparte cursos, talleres y conferencias acerca de ciencia y humanidades.

Be first to comment