40 años de la Preparatoria Alfonso Calderón de la BUAP

Compartir

Prepa Calderón BUAP

La preparatoria Alfonso Calderón Moreno surge en 1975, como una respuesta de la Universidad Autónoma de Puebla al notable incremento que experimenta la demanda de acceso al bachillerato en esos años, fenómeno que no sólo se presenta a nivel estatal, sino también a nivel nacional y regional.

Las autoridades de la institución decidieron darle ese nombre a efecto de brindarle un homenaje a la memoria de Alfonso Calderón Moreno, destacado líder universitario de la década de los setenta, quien fue asesinado el primero de mayo de 1973 por los esbirros de la derecha poblana, en su afán por frenar el movimiento de reforma que surgió en nuestra casa de estudios en 1961, y que tuvo uno de sus hitos decisivos al inicio de la década de los setenta. Entre las principales demandas del movimiento descollaba la defensa de la educación laica y gratuita, y la transformación de la UAP en una universidad popular pero con alto nivel académico y cultural.

Dos años después de la muerte de Calderón, en el mes de julio de 1975, el Consejo Universitario crea la Comisión Coordinadora encargada de fundar la preparatoria de referencia. Tal instancia fue integrada por Pascual Urbano Carreto, Edgar Armenta Castro, Isaac Tomás Guevara y Miguel Sarmiento.

Pasaremos ahora a narrar cómo surgió la preparatoria Alfonso Calderón Moreno.

Respuesta a la demanda educativa

l 3 de julio de 1975, en los pasillos de la Universidad Autónoma de Puebla circula un boletín con la noticia de una preparatoria nueva. Esta fue una iniciativa que adoptaron las autoridades de la UAP para hacerle frente a la notable expansión que experimenta en esos años la matrícula de las escuelas secundarias de la entidad, fenómeno que, como era de esperar, habría de reflejarse en un notable crecimiento del número de estudiantes que solicitaban ingresar a las preparatorias de la institución.

La lógica de los espacios, responde a la lógica del tiempo. En el ciclo escolar 1970-71 el número de estudiantes egresados de secundaria en el Estado de Puebla es de diez mil 773. Aunque el ciclo escolar 1971 no corresponde con el año en que se funda la preparatoria Emiliano Zapata (1969), nos sirve como punto de partida para observar el incremento de la población estudiantil que aspira al bachillerato . En 1974, el número de egresados de secundaria es de 14 mil 594, con tres mil 821 estudiantes más que en 1971. La política de la universidad ante tal incremento no se deja esperar y el mismo año son creadas las preparatorias Enrique Cabrera Barroso urbana y regional. Para 1975, año en que empieza a funcionar la preparatoria Alfonso Calderón Moreno, el número de egresados de secundaria es de 15 mil 489, siendo 991 egresados más que el ciclo anterior.

La estadística estatal puede resultar engañosa, sobre todo si tomamos en cuenta que la demanda de acceso a las preparatorias de la UAP era –y sigue siendo- un fenómeno regional y nacional : como es del conocimiento público, al bachillerato de nuestra institución ingresan no pocos sectores estudiantiles provenientes de entidades vecinas, como Tlaxcala, Veracruz, Guerrero, etc.

Prepa Calderón BUAP 2

Esta situación estaba en la mente de las autoridades universitarias, tal como se observa en un boletín emitido el 20 de julio, en el que se señalaba: “la situación que se da a nivel nacional se presenta en forma muy aguda en la UAP dando margen a que el número de aspirantes a ingresar a nuestras preparatorias excedan la capacidad de las mismas… esta situación amenaza con dejar sin educación a más de dos mil aspirantes, ante lo cual las autoridades universitarias consideraron pertinente luchar por la creación de una preparatoria popular integrada a esta Universidad”.

Sin embargo, aunque el Consejo Universitario nombró a la Comisión Coordinadora para que fundara a la Preparatoria Alfonso Calderón Moreno, no le otorga el reconocimiento formal, sólo después de que está funcionando, con una matrícula de mil 400 alumnos, 38 maestros hora-clase un intendente y dos secretarias tiempo completo.

Cabe mencionar que la escuela inicia sus actividades — sin la ratificación formal de la UAP— en septiembre de 1975, en el edificio denominado “La Monja” de la Facultad de Arquitectura. El rector Sergio Flores Suárez delega en la Comisión Coordinadora la designación de directivos mientras la escuela se regulariza, siendo nombrados los profesores Genaro Carmona Gutiérrez para el turno matutino y Edgar Armenta Castro el vespertino.

La Comisión Coordinadora, ante el vacío institucional de referencia, impulsa las gestiones correspondientes para que la preparatoria sea asimilada a la UAP, iniciándose tal tarea de manera formal en la sesión del H. Consejo Universitario del 28 de noviembre de 1975. En este evento, el entonces secretario general de la universidad, Vicente Villegas Guzmán, dio lectura a un informe que la Comisión Coordinadora de la Preparatoria Alfonso Calderón Moreno había presentado el 29 de octubre de 1975, en el cual menciona que: “se creó dicha preparatoria para hacer frente a la gran demanda de educación de nivel medio superior en el segundo semestre del año en curso, apegándose siempre a lo establecido en la Ley Orgánica de la UAP, como lo relacionado con la formación de la planta de maestros, misma que fue por exámenes de oposición, la distribución de los grupos, el número de alumnos con los que contaba (mil 400)”. Al final de dicho documento, después de haber expuesto en forma general todo el funcionamiento de dicha preparatoria, se solicitaba su integración a la Universidad Autónoma de Puebla” . Acto seguido intervinieron varios consejeros pronunciándose por la asimilación de la Preparatoria “Alfonso Calderón Moreno” a la Universidad Autónoma de Puebla, decisión aprobada por unanimidad de votos.

Los años difíciles

Debemos destacar que los primeros años de la Preparatoria Alfonso Calderón Moreno no fueron nada halagüeños. En un informe acerca de su situación, se señalaba: “las condiciones en que empieza a funcionar son deplorables: doce salones con 60 bancas y un pizarrón en cada aula, sólo tres salones tienen cerrojo para candado. Los otros nueve no tienen chapa y el acceso es libre, no existe ninguna seguridad para el mobiliario. Ningún salón tiene vidriera completa y en algunos casos se carece totalmente de ella, por lo que cuando las condiciones climáticas son difíciles (lluvia o frío) no se puede laborar”

El 24 de mayo de 1979, en un informe sobre el ejercicio del presupuesto de la escuela, que entregó Daniel Alcántara León, Coordinador de la Preparatoria Calderón, al Consejo Universitario, se anotaba : “La preparatoria Alfonso Calderón Moreno empezó a ejercer con un presupuesto de $ 194,132.70, el cual se destinó exclusivamente al pago de salarios”.

Para los diferentes rostros que empiezan a llenar los salones, aquellos que van ha conformar la incipiente comunidad de la Calderón, no importan las condiciones de las instalaciones de la Escuela. Después de todo, la Calderón es una respuesta a la falta de espacios educativos en la ciudad de Puebla…Por ello, había que empezar de algún modo, sin importar las carencias. Sobre esto, Daniel Alcántara puntualizaba: “las condiciones materiales no son del todo satisfactorias, a tal grado que nuestra Escuela sólo posee a sus alumnos, profesores y personal administrativo, es decir, solamente contamos con el recurso humano”.

En consecuencia, podríamos aseverar que en ese entonces la preparatoria, más que un grupo de figuras geométricas trazadas en el horizonte, era un puñado de sujetos llenos de confianza en los principios de la Reforma Universitaria: “la Preparatoria Alfonso Calderón Moreno –se señalaba en un documento de la época—, surge de la necesidad de dar cabida a un mayor número de egresados de las escuelas secundarias y con ello consolidar el principio de masificación de la enseñanza.

La situación del espacio físico fue tolerable por espacio de tres años. Sin embargo, lo que en un principio no era sino una petición, más adelante se convierte en una exigencia: la comunidad de la preparatoria clama por contar con instalaciones propias, clamor que se escucha fuertemente a partir de 1978. Los 36 grupos albergan 2 mil 301 alumnos; 64 alumnos por salón. Esta suma se ve ampliamente superada a partir de este año. A este respecto, observa el citado Daniel Alcántara: “el incremento en la demanda de ingreso a la escuela, aunado a los efectos negativos del desaprovechamiento escolar –repetidores- la población asciende a 2 mil 765 alumnos, superando la capacidad de los salones provisionales y planteándose como una necesidad impostergable el crecimiento físico. Los 36 grupos académicos se ven saturados al tener que aceptar un promedio de 76 alumnos por grupo, que comparados con las 726 butacas existentes en la escuela, presentan una carencia de 16 butacas por salón… El problema es más grande que lo cuantitativo, además que no puede tener 76 butacas en el salón, la situación alimenta la ociosidad, permaneciendo fuera del salón de clases y en última instancia la deserción, si no es que el pandillerismo y el fosilismo”.

Es de señalar que las autoridades universitarias estaban conscientes de las limitaciones de espacio físico de la preparatoria Calderón, razón por la cual le habían solicitado al CAPFCE la construcción de un edificio destinado a la misma, actividad que se inició en 1977, ocupando el predio que se había destinado en 1961 a ciudad Universitaria en una parte del rancho Maravillas ( ver acuerdo publicado en la página 7). El 25 de febrero de 1980 es entregada una parte de las instalaciones: dos edificios con un total de 13 aulas; dos laboratorios, espacio para biblioteca más locales para la dirección y la prefectura. No obstante el espacio es insuficiente, por lo tanto, la preparatoria a partir de esa fecha queda dividida en dos direcciones, una en el citado rancho fungiendo como secretario administrativo el profesor Carlos Gracia Vázquez , y otra en la 8 oriente 214, teniendo como secretaria administrativa a la profesora María Félix Bastida Aguilar. En ambas instalaciones se laboran tres turnos: matutino, medio y vespertino de 7:00 a 12:00, de 12:00 a 17:00 y de 17:00 a 22:00.

La instalación de la preparatoria en su campus propio, es motivo de júbilo. Sin embargo, aún faltaba mucho camino por recorrer en lo concerniente a los servicios que necesitaba la escuela. El entonces coordinador, Daniel Alcántara, expresó : “Es evidente y de todos conocido… que los problemas sufridos han sido múltiples: fallas en los servicios de agua, energía eléctrica, transporte etc. Y que aún el espacio disponible es insuficiente para albergar a la totalidad de la población de la Preparatoria (aproximadamente 25 trabajadores, 160 maestros y 4 mil alumnos), sin embargo consideramos un salto cualitativamente importante la expansión física que debe seguir avanzando hasta eliminar la existencia de dos centros de trabajo para una sola dependencia”.

Desde luego que alumnos y profesores tenían necesidad de trasladarse a las nuevas instalaciones mediante el servicio público de transporte y para eso, Carlos Hernández Pérez, Coordinador de la Calderón, el 9 de febrero de 1982 se dirige al licenciado José Antonio Seoane R., Presidente de la Alianza de Camioneros de Puebla A. C., solicitandole el servicio de autobuses a partir del 15 de febrero de ese año.

A continuación le comenta sobre el funcionamiento de la preparatoria en su edificio nuevo, con el fin de que el servicio de autobuses sea el adecuado para los tres turnos que albergan un total de cuatro mil 320 alumnos, organizados de acuerdo al siguiente horario: “a las 7:00 habrá 28 grupos académicos que entraran a clases (aproximadamente mil 680 alumnos)… por lo que pedimos que desde las 6:30 horas los autobuses lleguen hasta las inmediaciones de la Escuela. Este número de alumnos sale a las 11:15 horas. Así mismo los alumnos del turno medio entrarán a clases a las 12:00 horas siendo un total de 16 grupos (aproximadamente 960 alumnos). Sus clases terminan a las 16:00 horas. Finalmente, para los alumnos del turno vespertino, por 28 grupos (conformados aproximadamente por mil 680 alumnos ) que entran a las 16:30 horas. Una parte sale a las 20:35, otra a las 21:35 y 22:00 horas “.

Traslado definitivo a San José Maravillas

En febrero de 1982 la preparatoria se traslada al edificio construido en San José Maravillas, cristalizando así el anhelado sueño de su comunidad de contar con un inmueble adecuado y en condiciones apropiadas.

La Calderón actualmente cuenta con 4 módulos: el primero alberga el laboratorio de Inglés, Química, Física, Biología, Computación, mini-laboratorio (autoacceso) de Computación. El segundo tiene 10 salones de clases y dos baños, servicios de fotocopiado, un salón dedicado al mantenimiento de PC´s. El tercero dispone de 13 salones, 1 taller de arte, fotocopiado, cubículo de inglés (audio de inglés), laboratorio de educación física. Y el cuarto módulo cuenta con 8 salones, 1 gimnasio y 1 auditorio. Además la preparatoria tiene 1 salón de Karate, cafetería, áreas verdes suficientes.

Asimismo, una eficiente planta de maestros, conformada por 43 maestros tiempo completo (T.C.), 28 medio tiempo (M.T) y 25 hora clase; 21 trabajadores administrativos y auxiliares de servicios. La población escolar es de mil 774 alumnos.

Prepa Calderón BUAP 1

Estación de radio de @BUAPoficial

1 Comment

  • Responder julio 19, 2016

    Jach

    Felicidades, yo fui de la primera generación de tres años, 1986 – 1989…

Leave a Reply