Crean Kiosco sostenible

Compartir

banner-kiosko-sostenible

A todos alguna vez nos ha traicionado la batería del celular a mitad de algo sustancial. ¿Te imaginas poder pedalear un par de minutos una bicicleta para poder realizar esa llamada urgente o terminar de escribir ese mensaje tan importante?

Un grupo de  doctores, maestros y alumnos de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) creó un kiosco que consta de dos bicicletas fijas y páneles solares que generan energía eléctrica (con la que podrás cargar tus dispositivos móviles) a partir de las energías solar y cinética. Con esto no solo se recurre al aprovechamiento de energías limpias, sino también al fomento de la actividad física de los estudiantes.

“A nivel mundial, más de 80 por ciento de la energía que se consume proviene de los combustibles fósiles, México depende más de 90 por ciento a pesar de la abundancia de recursos energéticos renovables existentes en nuestro país, y con base en proyecciones de organismos internacionales, en las próximas décadas aumentará el uso de dichos combustibles fósiles”, expuso el director del Centro de Estudios en Energía y Ambiente (CEEA) y responsable del proyecto “Kiosko sostenible”, Apolonio Juárez Núñez.

Con este modelo de obtención de energía, se ha contribuido a la contaminación del planeta de una forma desmedida. El investigador recalcó que las consecuencias del cambio climático afectan países como el nuestro y se traducen en inundaciones, sequías, huracanes y todo tipo de desastres.

La supervisora del proyecto y colaboradora del CEEA, Mary Carmen Martínez Portugal, comentó que con la finalidad de cubrir las necesidades identificadas en la comunidad universitaria, y al mismo tiempo fomentar la vida saludable y la protección del medio ambiente, se conjuntan esfuerzos entre el CEEA y la Dirección de AcompañamientoUniversitario, contando además con la participación de estudiantes de las facultades de Física, Electrónica, Ingeniería Química, Arquitectura y Computación, para la realización del proyecto “Kiosko sostenible”, espacio de generación de energía eléctrica a partir de las energías solar y cinética, capaz de recargar los dispositivos móviles.

El kiosko cuenta con páneles solares y dos bicicletas fijas, las cuales al pedalear crean energía mecánica con una potencia de más de mil watts. La energía que se genera en el kiosko permitirá cargar de manera simultánea cuatro computadoras portátiles, 12 celulares, 20 focos led, cuatro pantallas y una computadora de escritorio.

Cuando se realiza el pedaleo en la bicicleta, por cada 10 minutos la persona quema aproximadamente 150 kcal y se generan alrededor de 45 watts-hora de energía. Con esto se dejan de producir alrededor de dos toneladas de bióxido de carbono al año, que es lo que se emitiría si se conectaran los dispositivos mencionados en un sistema convencional, detalló Juárez Núñez.

Mecanismos

Natalia Verónica Mancilla Hernández, estudiante de Mecatrónica y encargada del desarrollo de circuitos, explicó que el “Kiosko sostenible” cuenta con dos circuitos: el fotovoltaico y el mecánico.

“El primer proceso comienza con la radiación solar. Los páneles solares nos permiten recolectar los rayos solares mediante celdas fotovoltaicas. Esta energía solar acumulada es transformada en energía eléctrica, que se genera por el movimiento de cargas que se establece entre dos capas hechas de materiales semiconductores. Cuando las partículas de luz o fotones impactan sobre la primera capa de silicio (tipo n), se liberan electrones que hay en exceso. La capa inferior de silicio (tipo p) contiene boro, que es deficiente en electrones. De esta manera, las partículas liberadas de la capa de silicio se mueven hacia la capa de boro, formando una corriente eléctrica”, afirmó.

Una vez obtenida la corriente eléctrica se direcciona hacia el regulador de voltaje, el cual tiene la tarea de limitarlo a un cierto valor para poder cargar los acumuladores sin que sufran daños. Este a su vez transforma el voltaje excedente en corriente eléctrica. Ya regulado, se almacena en baterías especiales para este tipo de sistemas fotovoltaicos. Almacenada la energía, está lista para usarse, explicó la estudiante.

Las baterías se cargan a 12 voltios, pero este sistema está diseñado para que funcione a 24 voltios. Esto se logra al conectar dos baterías en serie. Por último, el inversor de onda pura tiene la función de transformar la corriente directa a corriente alterna e incrementar el voltaje para que tenga las características que tienen las líneas de electricidad, agregó Juárez Núñez.

El segundo proceso de producción de energía es el mecánico, afirmó Mancilla Hernández, este proceso comienza con la energía producida al pedalear la bicicleta estacionaria. La energía mecánica es canalizada por medio de una banda de distribución hacia un generador eléctrico. Este generador produce un campo magnético en su interior al rotar su bobina en torno a imanes. Una bobina secundaria es la encargada de transformar el campo magnético en corriente eléctrica. Una vez obtenida esta corriente se envía hacia un transformador. El proceso mecánico termina cargando los acumuladores y dejándolos listos para el suministro de energía.

Finalmente, Juárez Núñez y Martínez Portugal coincidieron que este desarrollo es una contribución universitaria sólida y palpable para cuidar el medio ambiente, además de que se pronunciaron por la posibilidad de reproducir el kiosko por toda Ciudad Universitaria y, por qué no, también fuera de la universidad.

Me gusta la vida, me gusta el amor. Soy aventurero re-vacilador,

Be first to comment