Video: Creación de las nanofibras

Compartir

Las nanofibras se obtuvieron a partir de alcohol polivinílico (PVA, por sus siglas en inglés), un biopolímero con propiedades aptas para ser consumido por las personas, sin riesgo alguno.

Al respecto, Jaime Andrés González detalló que el alcohol fue mezclado con agua y posteriormente suministrado a un equipo de electrospinning, también conocido como electrohilado, mediante una manguera que está conectada a una aguja. “Al aplicarle fuerzas de alto voltaje a la solución, logramos que se rompa su tensión superficial y así obtenemos lo que se conoce como el ‘Cono de Taylor´, que es un chorro de partículas que viajan a través de los campos eléctricos hasta un rodillo colector. De esta manera obtenemos las fibras”.

Una característica de este trabajo es que el equipo para producir los campos eléctricos fue diseñado por los mismos alumnos de la Maestría en Ingeniería Química, quienes estudiaron detalladamente el método para poder obtener los velos ultra finos.

Captura

Sin embargo, no se detuvieron con este logro, buscaron ir más allá. “Una vez que obtuvimos las nanofibras, el siguiente paso fue que dentro de cada una pudiéramos encapsular muestras de aceite de oliva, lo que nos brindaría la posibilidad de integrar antioxidantes, nutrientes, vitaminas y minerales.

“Lo primero que hicimos fue mezclar el alcohol polivinílico con el aceite hasta que se convirtiera en una sustancia homogénea. Luego, la emulsión fue sometida al mismo proceso de electrohilado y al final obtuvimos fibras que en su interior contenían burbujas de aceite de tamaño nanométrico”, indicó.

 

 

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment