Inteligencia artificial y las leyes del futuro

Compartir

inteligenciaartificial

Cada día hay más software y robots inteligentes que pueden hacer muchas de las actividades realizadas por los seres humanos e incluso pueden crear nuevos productos. Por ejemplo, existen los robots que pueden escribir textos periodísticos o los que pueden hacer alguna obra plástica.

Estos avances tecnológicos representan un desafío para las legislaciones actuales, ya que se deben regular los campos de acción de los dispositivos inteligentes, pues podrían surgir diversos conflictos como de derecho de autor, entre otros, manifestó el mexicano Jesús Manuel Niebla Zatarain, quien recientemente fue galardonado en el Simposio Internacional de Informática y Derecho IRIS 2015.

“Yo creo que estamos en el punto ideal en el que podemos desarrollar un marco jurídico eficiente y que pueda crecer a la par de la tecnología o por lo menos pueda adecuarse a los avances tecnológicos”, señaló el especialista, quien actualmente –con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt)– realiza un doctorado en Inteligencia Artificial y Derecho en la Universidad de Edimburgo, Escocia.

jesus-niebla-zatarain-banner-final

Destacó que existe una gran polémica sobre si las creaciones hechas por una máquina son susceptibles de tener derechos de autor, ya que hay quienes aseguran que para que eso suceda debe de haber una intervención humana directa.

“Hay muchas posiciones al respecto, algunos expertos dicen que si aceptamos que las máquinas tengan un rol mayor en la creación de una propiedad intelectual, también tenemos el beneficio de que las máquinas sean capaces de evitar violaciones de derecho de autor, porque se les puede diseñar para que sepan que no pueden copiar”, refirió.

No obstante, también hay especialistas que argumentan que si empezamos a depender demasiado de la tecnología para expandir nuestras propias fronteras, va a llegar un momento en el que esas fronteras van a dejar de ser humanas, subrayó el entrevistado.

Añadió que en este tema tan controversial deberían de estar involucrados más especialistas de informática y de derecho, ya que en los próximos años habrán más desarrollos con inteligencia artificial, lo cuales podrían causar conflictos de intereses más complejos.

¿Pero quién es este joven científico que recientemente puso en alto el nombre de México al ser reconocido en uno de los simposios más importantes de inteligencia artificial y derecho de todo el mundo?

Científico desde la cuna

jesus-niebla-zatarain-familia01Originario de Mazatlán, Sinaloa, Jesús Manuel Niebla Zatarain traía el talento y la curiosidad sobre la ciencia desde la cuna, ya que creció en un ambiente científico, tecnológico y académico.

“Desde pequeño estuve vinculado con la academia, tal vez de manera indirecta, porque mi papá es ingeniero agrónomo y daba clases en varias universidades. Pero para mí ese ambiente era algo natural y cotidiano”, comentó.

Confesó que de niño soñaba con ser ingeniero agrónomo, y ya cuando estudiaba la preparatoria le empezó a interesar el derecho y la informática. Como no se decidía por una de las carreras, estudió ambas al mismo tiempo en la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), campus Mazatlán.

Al concluir sus estudios de licenciatura cursó la Maestría en Administración en el Centro de Estudios de Los Cabos, y posteriormente dio clases de Derecho Constitucional, Derecho Civil, Derecho del Trabajo e Historia del Derecho en la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS).

Escuelas de verano, el detonador

Fue en 2005 cuando supo que se quería dedicar a la investigación, luego de que realizó un curso de verano en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la
Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Ese viaje al Distrito Federal fue muy importante porque me di cuenta que había ramas de la ciencia en las que la tecnología podía tener una participación importante, como en la disciplina jurídica. Eso despertó mi atención y decidí involucrarme en ella”, narró.

En esa escuela de verano, a la que asistió con el apoyo del Conacyt, Niebla Zatarain conoció al doctor Enrique Cáceres Nieto, uno de los investigadores pioneros en México en el estudio de la inteligencia artificial aplicada al derecho.

“Tuve la oportunidad de interactuar con el doctor Cáceres Nieto, quien se interesó en mi perfil porque había estudiado informática y derecho, y me introdujo al ‘mundo’ de la inteligencia artificial y el derecho”, relató.

Desde ese momento, el jurista mexicano se convirtió en uno de sus principales ejemplos a seguir, ya que, dijo el entrevistado, “es una persona que cree en los jóvenes como miembros activos de la comunidad de investigación”.

El doctor Cáceres Nieto invitó a Niebla Zatarain a asistir al Congreso Internacional de Inteligencia Artificial y Derecho, para que conociera más del tema y se pudiera involucrar con otros investigadores.

Fue así que el joven abogado conoció al doctor Burkhard Schafer, quien lo invitó a realizar su doctorado en la Universidad de Edimburgo y quien es su actual asesor de tesis.

Redes de colaboración internacional

En 2013, con el apoyo del Conacyt y del Consejo Sudcaliforniano de Ciencia y Tecnología (Coscyt), el investigador sinaloense empezó a realizar su doctorado en la Universidad de Edimburgo, considerada entre las 20 mejores del mundo según el QS World University Rankings 2014/15, en donde además de posicionar la investigación mexicana en temas de inteligencia artificial y legales, ha podido construir redes de investigación.

“Realizar mi posgrado en el extranjero ha sido muy positivo desde el punto de vista académico, ya que he crecido bastante; la universidad en la que estoy me ha ayudado a presentar mis trabajos en distintos congresos, lo cual me ha permitido conocer a más investigadores de otras partes del mundo”, manifestó.

Esto es relevante porque le ha ayudado a crear redes de colaboración científica internacional; por ejemplo, hoy trabaja algunos temas con investigadores de Italia y Reino Unido.

Conacyt, una pieza fundamental

El científico mexicano destacó que dentro de su formación académica, el Conacyt ha jugado un papel fundamental, ya que lo ha apoyado desde sus estancias de verano en la UNAM.

“El Conacyt ha sido muy importante para mi formación, no solo como proveedor de recursos, sino también como un aliciente para seguir adelante, continuar preparándome para asistir a escuelas de verano o talleres, que me han permitido ir más allá”, dijo Niebla Zatarain.

Asimismo, subrayó que como estudiante en el extranjero siempre ha sentido mucho apoyo y arropamiento por parte del consejo. “En un evento antes de viajar a Edimburgo, recuerdo que la maestra Dolores Sánchez Soler, directora adjunta de Posgrados y Becas del Conacyt, dijo que le avisáramos cómo íbamos, que al consejo le interesaba mucho saber cómo estábamos, y yo las veces que me he comunicado con ella siempre me ha atendido”, refirió.

Señaló que el próximo año que regrese a México piensa continuar con su línea de investigación e impartir clases. Ya que, aseguró, quiere regresarle al país un poco de lo mucho que le ha dado y a la vez incentivar a más jóvenes a que estudien un posgrado, ya sea en México o en el extranjero.

Con información de CONACYT

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment