Nur Slim y la botánica del viento

Redes Sociales
Nur Slim

Foto: Facebook Nur Slim

Por: El Pez

“Y llegando al tejedor vi que alguien había olvidado una botella de mezcal, dije: no bueno, esto es una señal”, Nur Slim

Nur Slim es una chica que pensó en ir a un psiquiatra porque alucinaba a su hermano muerto. También es una artista que presentó a mediados del año pasado en el foro El tejedor su nuevo material discográfico BOTÁNICA DEL VIENTO, disco a 5 alientos: Corno Frances, Oboe, Flauta transversa, trombón y una voz que no tiene miedo a descubrirse y menos de deslumbrarnos.

En una entrevista para Chido BUAP dividida en las ediciones 128 y 129, nos platicó de su inicio y su evolución en los años que lleva de carrera; como asumió en un principio los roles convencionales con los que son educados los músicos para crear (competitividad, demostración, etc.), ahora se encuentra como una artista que tiene algo útil que transmitir, un salto fundamental en su carrera.

-¿Quién es Nur antes de BOTÁNICA DEL VIENTO?

Pues yo siento, una Nur inmadura y egoísta, pues en esa cuestión de ser músico te enseñan a que todo es competir. Entonces yo estaba en ese rol de “tienes que ser mejor, tienes que ser mejor”, y eso es tedioso, cansado e irreal, entonces hacía la música pensando en “tengo que hacer este tipo de música”, y llega el momento en que tiene que ser real, en la cuestión de que si es arte y es real, tienes que mover a alguien y si no, si no logras traspasar a esa persona y moverlo, entonces no y lo de botánica eso hizo, fue tan real lo que escribí que todas las personas se quedan: auuch y yo veía ahí un montón de gente llorando, había gente que no sabía de lo de mi hermano (quien murió en junio de 2013) y lo relacionan con algo en su vida y se conectan. Hasta botánica pude lograr ser una artista que realmente tiene algo que transmitir y antes de eso no había hecho nada no había dicho nada.

-¿Pero ya tenías material?

Sí, ya tenía discos y conciertos, un buen, pero no encontraba un propósito, de hecho para mí cambió muchísimo mi manera de componer, de ver las cosas, de estudiar. Ahora pienso que cada proyecto tiene que ser con ese propósito de alivianar a alguien, contagiarlo o transmitirle algo, ya no importa ser el que toca más rápido el que se sepa todas las notas, el que quiera demostrar, ya no quiero demostrar nada, quiero hacer algo útil, no inútil.

-Ahora veo que te sientes una nueva Nur, escuchándote hago una síntesis de lo que dices, entonces ¿el arte es transgresor?

-Entonces ¿qué es lo que hace que Nur sea transgresora, qué cambió en tu proceso artístico?

Eso me lo dijo mi papá, él va a todos los conciertos, me decía “me cagaba que tenías prisa todo el tiempo, tocabas una rola y todos querían solear todos, eran de hueva tus conciertos, no entendía nada, querías tocar más y más”

Me interesa contar una historia a la persona que está del otro lado ,y ahora ya no es de hacer un set de canciones y decir tú y tú vas a improvisar y ver quien improvisa más loco. Sino como que ahora quiero contar una historia y eso me interesa, ya cambió la meta de lo que quiero hacer en el escenario, ya cambió, la historia ya quiero contar algo, si no encuentras las palabras adecuadas, si no lo dices despacio bien si no explicas bien, hasta mi manera de cantar lo he hecho hablado, porque yo lo que quiero es que entiendan cada palabra, para mí es mucho más importante que entiendan esas palabras que quiero transmitirle.

1273282_10151687286491479_1506469632_o

-yo diría del virtuosismo a la poética

Yo creo que es la edad te lo juro, no porque me sienta más viejita, son muchos años, no tengo prisa ni miedo.

-¿Cuantos años llevas tocando?

Toco desde los 12, 13 y a los 15 empecé con un maestro muy chido y que fue el que a los 17 empujó a que entrara a la superior de música a estudiar jazz y a los 20 ya andaba de gira, entonces pon tú que tengo 29, o sea, ya van a ser 10 años profesionales, entonces pues ya no tengo ni prisa, ni miedo y cuando empiezas a hacer música eso es lo que tienes, la prisa y el miedo.

-¿Cómo decides hacer ese proceso, descargar en las flores el tema de botánica del viento?

Cuando fue el funeral de mi hermano, de entrada te enjaretan a dios, llegamos a la funeraria y había un buen de Cristos e hicimos quitarlos todos y se sacaron de onda, después cuando llegó la gente ya sabes te dicen que Dios te bendiga y yo entonces me encabrone y dije puta madre me están dando el pésame o me están hablando de Dios, cuando llegó mi abuela me dijo “ya sé que tú no tienes fe, no creas en nada, pero él va a estar bien” me dijo cosas muy bonitas, de toda su creencia y yo le dije bueno abuela si te entiendo, pero todo muy alrededor de la fe. Luego Sisi (mi prima) me leyó el café y me dijo es que no tienes futuro y no veo nada en ti porque no tienes fe y no te estoy diciendo que no tienes religión te estoy diciendo que no tienes fe en nada y si no tienes fe no puedes tener futuro y dije pinches brujas mi abuela y mi prima, y ya fue cuando me fui a Cuetzalan con todo esto que yo no entendía, pero más bien me sacaba de onda su catolicismo, no era agarrar mala onda contra mi abuela ni nada, pero dije por qué me quiere enjaretar el catolicismo. Ya en Cuetzalan ves que están todos los biólogos en la reserva azul y pues me fui sola y todo el día estaba sola y no hay nada que hacer, más bien salía y le preguntaba al Pascual (era el que arreglaba todo), ¿ésta flor cómo se llama? y me empezó a platicar todo el proceso y entonces conocí a un querer de Puebla, era químico farmacobiólogo ¡aah ya me acorde! Fui a ese café y me quería ligar y yo le dije trabajo con esto de las flores y no sé que, yo no sabía que iba a llegar a este punto de la botánica y entonces se fue y regresó para darme una raíz y me dijo te lo vas a llevar a tu casa, lo vas a sembrar y va a crecer una flor, pero te vas a esperar todo un año para una flor de un día que va a salir y no la vas a volver a ver, cómo tú y yo, como hoy que conocimos la belleza de un día, como yo que tal vez no te vuelva a ver. Tons fue increíble y no sólo la estaba sembrando, estaba entendiendo todo ese proceso, me estaba cayendo el veinte de todo eso de renacer y estar pensando y como al final no puede ser que alguien muera, tons ahí conecté “no estoy loca”, mi mamá no me tiene que llevar al siquiatra, sino de verdad yo sentía que no, hasta hace un mes que pusimos las cenizas de mi hermano en el mar, ya sentí que estaba muerto, antes de eso sentía que estaba en otro lado, hasta sentía que estaba, o sea una cosa bien enferma y entonces siento que todo eso de las flores me dio una tranquilidad y entonces no estoy loca, las flores se van y regresan a la siguiente primavera y me dio una tranquilidad, ya después mi abuela me dijo esa es la fe… eso te faltaba, no te estaba diciendo que fueras católica, ni que rezaras, ni nada, pero sí necesitabas tener fe, ahora ya estás tranquila de que tu hermano está en otro lugar.

-A propósito ¿cuándo esa flor que es botánica del viento se va a secar?

Para mí, desde que ya está el disco ya está a punto de secarse, o sea, es absurdo porque estoy presentando el disco, todo el año vamos a hacer conciertos, pero todo este año se va a secar. No pasa de este año, porque para mí ya es diferente, de hecho lo que sentí en la presentación del disco, para mí ese día, ya se cayó el primer pétalo y ahora que fui a Puebla a presentar el disco, sentí un poco menos, los conciertos de botánica sentía más y más, hasta que llegué a la presentación del disco y a partir de ahí, incluso en la presentación, desde el segundo concierto, ya estoy para abajo, o sea yo ya logré descargar.

-¿Quiénes son tus músicos y cómo armaste tu grupo de trabajo?

Las becas del FONCA las metes desde un año antes, yo metí la beca cuando todavía no sabía ni qué iba a pasar. Metí quinteto de alientos porque el flautista que se llama Juan Duarte es uno de mis mejores amigos de años, lleva diez años de ser de mi top 10 de mis amigos, él fue el que me dijo hazlo con quinteto de alientos, pero quitamos al clarinete porque nos cae bien Bryan, que es otro amigo de antaño que ha estado en todos los proyectos y es trombonista, se llama Bryan Allen; entonces, como tenía a ellos dos, alrededor de ellos hay que vestir todo esto. Entonces a partir de eso vestimos y dijimos bueno necesitamos otros tres, pero pues ahí si fue la labor de ir a la Ollin a conocer banda, ahí fue donde conocí a Margarita Hernández que es la que toca el Oboe y ella fue la que me presentó a los otros dos, de hecho los otros dos llegaron 15 días antes de El Tejedor, la primera presentación fue una agonía, parece muy sencilla pero para ellos , por ejemplo cosas de síncopa, que es muy jazzístico para los de clásico es híper difícil o tienen toda la vida practican en el clásico ciertos pasajes, ciertas maneras de toca y alrededor de eso se construye casi toda la música romántica.

Cuando ven estas partituras, dicen… “a ver esta digitación no la había tocado, a ver estas rítmicas, a ver esta es una canción”, somos solistas y pues estamos acostumbrados mucho a hacer música de orquesta, no es lo mismo sonar con toda la orquesta y la cagaste y nadie se dio cuenta a que si estás tu ahí, aparte también la manera en la que yo hago música, yo lo escribí como 6 veces, osea el quinteto de alientos y la voz principal, pero todo el tiempo se están entrelazando, contra punto contra punto, de tal manera que es muy raro que dos estén haciendo lo mismo, osea que si la cagaste sí se va a escuchar que la cagaste entonces eso los asustó y a la vez es lo que les gusta, de que siempre que están tocando es un reto y que el músico clásico, si no eres el mejor y mega ultra famoso y eres solista, no eres nadie, eres atrilero.

De hecho hace poco fuimos un concierto a la Nacional y nos fue un poco mal, porque estaban así de “a estos que les pasa”, no entendieron y fue mi culpa porque ese día yo estaba de muy mal humor e hice un mal concierto en cuestión de vibra, y decía, tal rola y la siguiente es tal rola (mientras pone un gesto de desinterés), iba muy mamona. Llevábamos suplentes, de 5, 2 eran suplentes, o sea sonaba horrible y pues nos fue mal y luego dije: nos fue mal porque este público de la nacional de música, son puros músicos, o sea sólo vienen a oír música; entonces, como yo iba de payasa y no les logré transmitir nada y la música sonó del nabo porque iba con dos suplentes, pero si yo hubiera ido de buen humor y les hubiera transmitido de qué se trataba todo lo de botánica del viento que na más pinches notas, hubiera sido otro concierto.

-Cómo ha sido la batalla o cómo se ha dado la alineación de todos estos músicos de academia, con esa competencia natural que hay entre músicos, cómo sobresale Nur ante esa situación en un concepto original, cuál crees que es el secreto o el tip para alguien que quiere hacerlo y no se dejará atrapar en toda esa basura que está alrededor del arte, sea en la música, pintura, etc., en todo el arte, cuál es el truco de Nur Slim para que eso no te envuelva?

Enrique Neri, que era maestro de maestros, sensei, decía: No es un truco, es una manera de vivir, ni en competencia ni en conflicto. Si tú vives de esa manera tu música no vas a tener un solo pedo, porque tú no estás compitiendo contra el de al lado, quien ya aprendió más, quien hace mejor música, tons tú vas en tu camino y no estás perdiendo el tiempo en eso. Entonces ni en competencia ni en conflicto, entonces si tú vas teniendo todo eso claro, esa idea tan básica, bien clara, tu nunca vas a parar, nunca vas a parar y yo nunca paré, o sea desde que entré a la superior, realmente me decían, o sea como que asumen que tengo un chingo de suerte y que me ha ido muy bien, pero es más bien por la actitud con la que yo tomé todo, porque desde que comencé a tocar la guitarra, a la peor que le iba era a mí, la de peor calificaciones era yo, pero la que más estudiaba también era yo, justo por eso, me iba tan mal que era necia y necia y justo cuando empecé a hacer mis canciones decían “ahí viene otro trovador y no sé qué” y yo nunca escuché a nadie, tú sigues tu camino, tú estás estudiando y no los escuches, lo cual no quiere decir que no tengas gente de confianza, porque si vas ciego y sordo puede ser que hagas cosas espantosas, pero hasta eso está bien, cagarla está bien y tener el disco que yo hice a los 19 que era totalmente Pop y eso era yo, y a los 23 si hice otra cosa también esa era yo, y a los 25 otra y entonces pues como me voy a avergonzar si un día fui chimuela. Entonces la música asumes que ya tienes que ser músico y tocar bien carbón, porque Mozart a los 3 años ya lo era. He visto papás que encierran a sus hijos, tengo una amiguita violinista que tiene 18 años y sus papás llegan a las 8 a.m., a dejarla a su escuela de música y cuando sale de ciertas clases, le dicen métete a un cubículo a practicar y el papá se pone afuera del salón, ella tiene 18 y toca mega ultra carbón y ¿sabes que tan feliz es? Pues no es feliz, no es feliz. 18 años y 24 horas con tus papás porque quieren que seas una híper virtuosa no es el resultado, yo creo que el único secreto es “ni en conflicto ni en competencia”.

Y así está cena llega a su fin pero no la aventura que es descubrir a Nur Slim.

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment