Detergente en spray a base de una bacteria

Compartir

800x300_baxel

Paulina Mar Lucas y Valeria Cruz Aguirre se conocieron en la preparatoria y nunca imaginaron que esa amistad pudiera reunirlas en un futuro para trabajar en un proyecto y ganar un concurso en el que aplicaron los conocimientos adquiridos a lo largo de sus años universitarios: desarrollaron un detergente a partir de una bacteria y obtuvieron el primer lugar a nivel nacional y el segundo en Latinoamérica del Henkel Innovation Challenge, en su octava edición.

Mar Lucas estudia Negocios internacionales en la Escuela de Contaduría y Administración del Instituto Politécnico Nacional (IPN). Cruz Aguirre, por su parte, está en octavo semestre de la carrera de Ingeniería Química en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El nombre del producto que desarrollaron es Baxel. Valeria Cruz Aguirre explicó que “se trata de una idea futurista”. Agregó que la presentación del detergente son dos sprays en un mismo frasco: el primero contiene a la bacteria en una solución acuosa “lista para crecer y mantenerse viva”. Se aplica directamente en la prenda como si fuera perfume y se deja actuar por aproximadamente 40 minutos. Posteriormente se aplica el segundo spray, el cual contiene iones para matar la bacteria y dejar la ropa esterilizada. “Con este proceso de lavado, no se genera espuma ni se ocupa agua ni lavadora”, detalló.

detergente_henkelEn entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, las dos estudiantes explicaron cómo surgió la idea de participar, las dificultades que implicó el desarrollo del proyecto, así como sus planes a futuro.

“En una ocasión en una plática, un chico de África me contaba las dificultades que se viven en ese continente en cuanto a la escasez de agua, por lo que decidí investigar más y descubrí que en mi ciudad existen casos similares”, comentó Cruz Aguirre, quien se encargó de desarrollar el proyecto en laboratorio.

“Es por eso que decidí incursionar en el terreno del ahorro del agua y el mejoramiento de su calidad”, agregó. Encontró la convocatoria del concurso y decidió invitar a Paulina Mar Lucas. “En una semana concretamos el proyecto”, declaró.

La mayor dificultad a la que se enfrentaron las universitarias fue el convencer a la gente de que su producto no era dañino para la salud. “Incluso en la comunidad científica había dudas sobre el desarrollo de nuestro detergente”, confesó Cruz Aguirre.

“Cuando Valeria me planteó el proyecto sonaba interesante, pero no sabía si la gente lo iba a aceptar”, manifestó por su parte Mar Lucas, quien desarrolló toda la parte del modelo de negocios y mercadotecnia del producto.

“Fue difícil, pero empezamos a hacer conciencia sobre la importancia de las bacterias en nuestra vida diaria y sobre cómo nuestro producto ayudaría a ahorrar agua y energía. La manera de lavar será mucho más rápida y efectiva”,

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment