Bienvenidos a Jurassic World: 2 reseñas

Compartir

Pola Thrace

Veintidós años después del estreno de Jurassic Park llega su tercera secuela, Jurassic World. Lo primero que hay que hacer para disfrutar de esta nueva entrega es olvidar por completo las dos secuelas anteriores. Lo sé, fue horrible, pero por eso mismo, hay que dejarlas atrás.

Jurassic_World

La trama también hace caso omiso de estos episodios: 22 años después de los eventos en la primera, la isla Nublar opera como cualquier parque de atracciones, con muchas especies de dinosaurios vivos y tecnología de punta. Pero al público ya nada le sorprende y ahora inventan nuevos dinosaurios cada par de años para mantenerlo interesado.

Es entonces cuando llegan de visita dos niños familiares de alguien muy importante en el parque y, como sabemos, es el cue de la franquicia para que todo se salga de control. 

Ok, el pitch no es nada nuevo. Estoy de acuerdo y entonces empezaré por hablar de las debilidades de la cinta. Los personajes no son los más profundos de la historia del cine, cierto. Chris Pratt no es el mejor actor del mundo, cierto. El niño en el papel de Gary se parece a Kristen Dunst, cierto. Ok, ok, los dinosaurios se ven por momentos demasiado digitales también.

Los primeros diez minutos, de tan obvios parecen metidos con calzador, cierto también. Aunque ¿de qué otra forma justificar la secuela? Eran necesarios. Pero lo que sigue después es una ágil, sorprendente, divertida y muy buena película de acción.

jurassic-world-super-bowl-trailer-1

¿Te encariñas con un personaje? Pum, se lo comen. Hagan de cuenta que es Game of Thrones. Y los dinosaurios de 2015, a diferencia de los de 1993, sí comen mujeres y niños, que nadie se sienta excluido aquí.

Más bien, las dinosaurias (porque una vez más todas son hembras, y, creo están enamoradas de Chris Pratt), además de chicas listas, son chicas violentas. Matan con saña, por deporte, y lo ves. Aquí es donde la película se acerca al género del slasher y se aleja del documental de Animal Planet sobre la cadena alimenticia.

Y aunque muchas cosas son clichés (los papás se separan, los hermanos se unen, la tía que no quiere hijos desarrolla instinto maternal, el galán es patancito pero se enamora, al científico lo amenazan con cerrar su laboratorio, el militar quiere dominar el mundo y el francés es negro), de alguna forma funcionan y Jurassic World logra ser entretenida y sacarnos más de una lagrimita.

Esta película no es sólo para el niño que llevamos dentro y que vio Jurassic Park a los 9 años, pero sí tiene muchos guiños que le harán salir a la superficie y gritar “¡corre!” más de una vez.

8acRGDo

Eso sí, no es para el amarguetas que quiera salir con el rollo de que los dinosaurios tenían plumas o algún otro dato que leyó en Buzzfeed. Son esos los que ya no se conformaban con dinosaurios, que no se podían sorprender. A ellos que se los coma un Mosasaurio.

Esta es una película de acción y de ciencia ficción y, mientras estés consciente de las exigencias del género, cumple 150% con su misión.

¿Qué esperaba ver? Niños vs dinosaurios con un coche en medio, al menos un glimpse de un triceratops, a Chris Pratt diciendo algo así como “súbete a mi moto”, pterodáctilos, referencias a la uno, algún dude que sí entienda de dinosaurios y muerte, mucha muerte. Check, check y más check. Directo a la repisa de los clásicos y favoritos.

*

Arturo Uriza

Para empezar pronto, diré que esta nueva entrega de la saga de Jurassic Park nos coloca frente a un film hecho exprofeso para los que durante su infancia se vieron fuertemente impactados por la original de Spielberg, así que, si usted es de aquellos que no le entró al fervor de los dinosaurios resucitados al tercer día, es obvio que esta nueva película tampoco le hará cambiar de opinión.

Yo, como buen niño de los noventa, sí fui atrapado por el universo de Crichton y esperaba con ánimos esta nueva aventura.

Por supuesto, hay que tener en mente que este tipo de películas tiene una dinámica muy básica que no aporta nada fundamental o nuevo a ningún tipo de cine, es mera distracción y entretenimiento, no hay discursos secundarios, no hay puntos argumentales sorprendentes, ni descubrimientos importantes, es puro caramelo y golosina, pero ¿quién no querría ver dinosaurios gigantes peleando? ¿O velociraptors a lado de un héroe en motocicleta?

o-JURASSIC-WORLD-facebook

La película propone exactamente la misma problemática que las anteriores, el papel del hombre jugando con la naturaleza y el cómo se le sale de control, recordándonos que no debemos meter la manos donde la selección natural ya se encargó de hacer un lío. Y por supuesto, una película de esta naturaleza tiene que recaer en todos los trucos visuales posibles, cosa que a mí parecer, por momentos se les queda a medias.

No es que sea un purista y odie el CGI, pero definitivamente prefiero la vieja escuela del animatronic y demás trucos del Hollywood de antaño, principalmente porque todos estos dinosaurios de computadora ya no sorprenden a nadie.

 

jake-johnson-as-lowery-the-parks-s-tech-savvy-1

En cuanto a las actuaciones, puedo decir que a pesar de que Starlord, digo Chris Pratt es un tipo que me cae muy bien, seamos realistas, tiene las capacidades histriónicas de una rama. El resto del cast está más o menos en las mismas.

La trama, como ya lo había mencionado, es bastante fácil de adivinar, de hecho no hay necesidad ni siquiera de haber visto las otras películas para saber por dónde va, y les aseguro, que con un poquito de atención, el final lo adivinan paso a paso.

Después de todo eso ¿me gustó o no me gustó? Claro que me gustó, pero en definitiva es una película para el olvido, que en unos años pasarán en el Canal 5 y Golden Choice y todos le cambiarán. Mientras, lo que sí recomiendo es que apaguen el cerebro un rato, vayan al cine, se compren unas palomitas y disfruten dos horas de dinosaurios. O vayan a ver Mad Max otra vez, que esa sí estuvo para los libros de historia.

*

Pola Thrace escribe sobre cine y munchis, edita estos padrísimos posts del Wild Brunch, colecciona discos de Los Kinks y en Twitter también se llama @PolaThrace.

Arturo Uriza es el locutor de cabecera del Wild Brunch. Fetichista del vinilo, es también gran amante de los sándwiches y las muchachas. @ArturoUriza en Twitter.

Programa radiofónico. De lunes a viernes de 10:30am a 12:00pm por 96.9 fm Radio BUAP. Va de música contra la lasitud.

2 Comments

Leave a Reply