Avances en la robótica de servicio

Compartir
banner robot servicio

En un futuro no muy lejano, un robot podrá estar pendiente de las necesidades de un adulto mayor e incluso evitar una intoxicación medicamentosa, aseguró Jesús Savage Carmona, doctor en Ingeniería Eléctrica por la Universidad de Washington y especialista en robótica de servicio.

Hace 50 años, un grupo de investigadores en robótica anunció que en medio siglo una computadora vencería a un gran maestro del ajedrez. El pronóstico se adelantó en 1997 cuando la computadora Deep Blue venció al ruso Gary Kaspárov en una partida, contextualizó Jesús Savage Carmona, doctor en Ingeniería Eléctrica por la Universidad de Washington y especialista en robótica de servicio y aseguró que pronto tendremos robots de servicio en los hogares.

Justina robot asistencia

Para Jesús Savage Carmona, pese a que es un problema complejo, afortunadamente cada vez nos acercamos más a cumplir el objetivo de que podamos tener robots en nuestras casas.

El proyecto actual del investigador se centra específicamente en las necesidades de adultos mayores que viven solos en sus casas. La idea es que el robot esté atento a que la persona se tome las medicinas adecuadas a la hora determinada, para evitar incluso una intoxicación “porque no se acuerda que ya tomó la medicina y la vuelve a tomar varias veces. El robot se lo indicaría”, aseguró.

“También las personas que viven solas pueden tener caídas repentinas y no hay nadie que las ayude a levantarse. O atravesar por situaciones de emergencia en las que el robot será de gran ayuda”, afirmó.

A diferencia de los robots que se utilizan en la industria para la construcción de productos, un robot de servicio asiste a personas en casas, oficinas, escuelas y hospitales, señaló el entrevistado.

“Con ese objetivo, en los últimos años hemos desarrollado también un proyecto llamado casas inteligentes, en donde se tienen diferentes sensores en los cuartos. Por ejemplo, hay sensores de movimiento que indican si una persona entró o salió de la habitación, así como si una puerta está abierta o cerrada, o si la están tratando de abrir”, describió el especialista.

Estos sensores se comunican a una estación conectada a internet, y ahí la información se sube a la nube. Una persona de forma remota puede ver cómo se encuentra su casa o tener el informe del estado de un adulto mayor que vive solo. La existencia de sensores permite que el robot tenga más información para así deducir qué es lo que está sucediendo, abundó Savage Carmona.

Estos proyectos, dijo, se llevan a cabo en el Laboratorio de Biorrobótica de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con la ayuda de estudiantes de diferentes posgrados y otros investigadores. Ya existen prototipos mexicanos de estos robots de servicio, refirió el especialista.

¿Cómo operan los robots de servicio?

robot medicinas02

Savage Carmona describió que una vez que el robot llega al gabinete de las medicinas tiene que acercarse a él, encontrar la manija con su sistema de visión y mover un brazo manipulador para tomarla y ejercer fuerza.

“Supongamos que a una persona sentada en la sala le duele la cabeza, y le dice al robot: ‘tráeme una aspirina y un vaso con agua, por favor’. A través de sus micrófonos convierte el comando que se le dio en una señal acústica, luego eléctrica y después digital, con un sistema de reconocimiento de palabras, para después ejecutar la acción”, detalló el doctor Savage Carmona.

Mencionó que el robot adquiere una representación de esa frase y tiene que llevar a cabo la planeación de acciones que requiere para completar la tarea. Dentro de esa planeación, lo primero que tiene que hacer el robot es salir del cuarto y llegar a donde están las aspirinas, el vaso y el agua.

“Para planear los movimientos que lo trasladarán de un lugar a otro evadiendo obstáculos como mesas, sillas y otros objetos, usa técnicas de inteligencia artificial”, explicó el científico.

“Encontrar la manija implica ecuaciones de movimiento de trazo para activar cada uno de los eslabones. Dentro del gabinete, el robot tiene que reconocer las aspirinas y planear movimientos de sus brazos para quitar cajas de otros medicamentos que pudieran estorbarle, y finalmente abrir el empaque y tomar la pastilla. Si a nosotros los humanos nos cuesta trabajo abrir un sobrecito de medicinas, imagínense un robot”, comentó.

Por otra parte, dijo el especialista, el robot tiene que agarrar un vaso para el agua. Por lo general el vaso es transparente, entonces necesita un sistema de visión que le permita reconocer objetos transparentes.

Una vez que encontró y tomó el vaso, la jarra del agua y una bandeja, el robot mantiene el equilibrio para no tirar nada y poder regresar al lugar donde lo esperan. Al llegar a la habitación tiene que encontrar a la persona mediante un reconocimiento del cuerpo y hablarle con lenguaje natural para decirle: ‘aquí está la medicina y el agua’”, concluyó el doctor Jesús Savage Carmona.

Fuente: Agencia Informativa Conacyt

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment