¿Vivimos en la Era de Ultrón?

Redes Sociales
giant-avengers-poster

Foto: Universo Marvel

Muy bien, necesitamos aclarar algo desde el principio: me gustan las películas de superhéroes. Ahora que me he sacado esto del pecho y habiendo rezado los 27 Batmans Nuestros y 12 Aves Marías (Hill), me gustaría lanzar una pregunta al aire:

¿Acaso estamos exagerando con esta tendencia en el cine?

No debemos malentender las cosas, en el cine siempre ha habido un tipo de película predominante durante cada época. Los años 40’s fueron marcados por el ascenso del Film Noir, películas de crimen mezcladas con un poco de romance sugerente, la ahora ya clásica noción del detective privado, ese héroe rudo y cínico que resuelve la vida a puños y siempre con un trago en la mano y la femme fatal, misteriosa dama de ojos seductores y voz profunda que siempre significa problemas, nacieron de este género. Ahora, a las mejores logradas de estas películas, las consideramos joyas de la historia del cine, pero cabe mencionar que en su momento las hacían por montones y que no todas eran buenas (Humphrey Bogart no podía salir en todas ¿o sí?).

No estoy diciendo que en unos 30 años vayamos a considerar Spiderman 3 como una joya del cine (Ojalá que Spiderman 3 nunca se considere, en general), pero sí estoy diciendo que podría pasar. Por el otro lado de la moneda, el género superheróico del cine no comenzó tan recientemente como creemos. Pareciera que llevar superhéroes a la pantalla grande siempre fue una idea de un millón de dolares (Más como un billón de dolares) y desde los tiempos en que el citado Film Noir aún era popular, ya había intentos, más que nada fallidos, de llevar a los enmascarados a la pantalla.

Si bien la película de Batman de 1966 tuvo éxito, culminando en la popular serie de TV con el bastante ridículo Adam West, la primera película de superhéroes propiamente realizada llegó en 1978 con Superman de Richard Donner. Su slogan publicitario “You’ll believe a man can fly” no mentía y Superman se convirtió en un fenómeno mundial como un año antes lo había sido Star Wars, demostrando que las películas de fantasía también podían agradar a los críticos. Después del éxito de Superman (y al menos una de sus secuelas) Batman de Tim Burton volvió a poner en el mapa la idea del superhéroe en 1989, pero después de una secuela mal entendida y dos terribles, para el final de los años 90 parecía que la moda iba perdiendo fuerza.

El milenio, sin embargo tenía pensado algo muy distinto y, comenzando en el año 2000 con X-Men, la industria no ha parado. Es más, en este momento hay un total de 20 películas de superhéroes que se estrenarán de aquí a tres años (2018) y eso sin contar las segundas partes de Avengers: Infinity Wars y Justice League. Si algo parece claro es que nos quedan por lo menos otros 5 años de películas de superhéroes que seguramente se volverán enormes éxitos de taquilla (nos hemos encontrado en estos 15 años con muchas muy malas películas, pero eso sí, casi todas han hecho mucho billete *vease Spiderman 3 **mentira, no ver Spiderman 3, nunca). Eso es una realidad, están ya confirmadas y vienen por nosotros, la verdadera pregunta es ¿Nos seguirán fascinando, emocionando, haciendo que nos disfracemos del Capitán América y salgamos de casa a medianoche para ver la película antes que nadie, o será que el género está, como Kryptón, destinado a un inminente final?

Estudiante de Lingüística y Literatura, Cinéfilo de Sillón, Amante de la Música y de una Buena Historia.

Be first to comment