La terpia familiar es una forma de psicoterapia que busca mejorar las relaciones de los seres humanos

Compartir

Foto: Internet

De generación en generación se transmiten aspectos inmaduros que a largo plazo pueden generar cuadros sintomatológicos o enfermedades mentales

Una sociedad responsable debe enfocarse en la estructura del círculo familiar y en el comportamiento de sus integrantes

A grandes rasgos la terapia familiar surge como una necesidad por encontrar soluciones a los problemas sociales, y para entender la enfermedad mental desde una forma diferente, resaltó Martín Espinoza Martínez, egresado de la Facultad de Psicología de la BUAP, con estudios en la universidad Complutense de Madrid y el Instituto de Florencia, además es técnico superior en mediación familiar por la Unión Europea.

En este sentido, comentó que a partir de 1960 las investigaciones del Instituto de Palo Alto en California, se generó un pensamiento revolucionario que aportó significativamente al tema de la salud mental. De acuerdo a lo anterior, aseveró que ya no se comprende como la situación de una sola persona sino que depende inevitablemente de la relación y comunicación que establezcamos con los demás, es por eso que la terapia contempla al ser humano y a sus problemas a partir del primer lugar en donde nacen que es la familia.

Por ejemplo, para entender al adulto de treinta años es necesario conocer el contexto en el que se desarrolló y las variables que influyeron en su formación. Por lo tanto, los problemas de salud mental tienen una utilidad que permite saber porqué se repiten los patrones comportamentales en lo seres humanos; en realidad lo que estamos buscando son aquellos factores específicos como el reconocimiento, sentido de pertenencia y el apego, punto fundamental y determinante de la personalidad que se construye inicialmente con los padres, indicó.

Destacó que junto con otras perspectivas psicoeducativas, nos podemos dar cuenta que conforme los individuos van teniendo estos cambios todo se ajusta a un ciclo vital, una de las premisas de la terapia familiar. Una de las características es que podemos trabajar con una o varias personas puesto que se contempla la organización de los individuos como un sistema que se retroalimenta constantemente, y por lo tanto cuando se mueve una pieza de dicho mecanismo se genera un efecto dominó sobre lo demás.

A partir de la terapia familiar existen modelos como la terapia narrativa, centrada en soluciones y en el problema, que permiten al especialista trabajar en un rango de diez sesiones que mostrarán cambios significativos en comparación con los procesos terapéuticos que duraban entre tres, cinco o más años, finalizó.

Be first to comment