El estudio de los sistemas complejos como una vuelta al pensamiento antiguo griego: la única posibilidad de abordar la physis (parte 3)

Compartir

Conferencia dictada en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, en el foro: Repensar las humanidades en la educación superior. 

PARTE 3

La physis totalitaria, a la que acudía la episteme de forma total pero en el entendimiento de sus procesos de ocultamiento, es ahora la physis expuesta a la que se acude fragmentándola. La era de la súper especialización comenzaba. El modelo de universidad (del latín universitas, universitatis) poco o nada tiene que ver con el origen etimológico de su término: universal. Por el contrario, la particularidad de un rasgo de la physis es el objeto de la especialización en las universidades del mundo. ¿Dónde quedó la universidad de Salerno, Padua o Toulouse de la baja edad media?

La ciencia pos moderna, la que devino con y después de la revolución industrial imposiblemente regresara a la universitas, no volverá a la physis oculta que se intenta escudriñar en su totalidad, no. Por el contrario tenderá cada vez más con más fuerza a la especialización, ésta, siempre en pos del beneficio o perjuicio del hombre. ¿Quién soporta económicamente los proyectos de investigación en las universidades no universales y en los institutos? –los gobiernos y las empresas. Para fines de políticas públicas, fines bélicos o bien en la industria cibernética, electrónica, robótica, médica o farmacéutica. Hacer más fácil y cómoda la vida de la humanidad o aniquilarla si así compete. La promesa de Bacon hecha realidad: el dominio de la naturaleza

¿Quién abordará a la physis entendida como una totalidad que se oculta y se expone ante la razón y la experiencia de forma dinámica? –no lo hará la física, último esbozo, al menos en lo etimológico, de la episteme hacia la physis. Tampoco lo hará la química o la biología pues aislar y pre dictar forman parte de su práctica cotidiana. Lo hará acaso la filosofía cuando reflexiona o las matemáticas cuando no son instrumento de la ciencia sino un discurso inacabado de la physis.

Fueron científicos como Einstein o Max Planck, o filósofos como Henri Poincaré, quienes nos demostraron que la naturaleza no siempre es predecible, que nuestra búsqueda incansable por la verdad es una carrera donde la meta se aleja conforme nos acercamos a ella, que el horizonte científico es igual al horizonte de nuestro planeta, curvo e infinito. La ciencia es pues, una actividad humana encargada de generar conocimiento, no de encontrar la verdad, esa verdad que está ahí en la naturaleza pero a la que sólo nos podremos aproximar, rozar quizá tangencialmente, asintóticamente, nos permite trabajar hacia ella pero ella misma es incognoscible del todo, certeza, es a lo que aspiran nuestras teorías, aceptación es lo que ganan cuando ingresan al faustuoso mundo de la elite científica, pero nada más. Sin embargo, no el conocimiento si no el pensamiento científico es de enorme utilidad, nos exime de la superstición, del miedo y la ignorancia, nos presenta la realidad como es y nos permite pensar, en libertad y dudar, dudar de las explicaciones religiosas basadas en la fe, dudar de los dogmas científicos que se enseñan en las universidades, dudar de lo que nuestros padres y abuelos nos han heredado, dudar de lo que consideramos verdad y no limitarnos en cuestionar sino impulsarnos a investigar, querer saber, querer explorar, porque la naturaleza en que vivimos es inmensa y nuestro alcance hacia ella interminable, qué mejor motivación para correr que saber que no existe meta, que corremos por gusto y porque decidimos que nadie más nos dirá cómo son las cosas.

El pensamiento complejo permite abordar la naturaleza como un todo, no sus partes sino la interacción entre ellas, no la especialización sino la visión a la generalidad, no la particularización sino el conjunto, no la línea sino la red, no una parte de la physis fraccionada sino la physis, otra vez, completa, como Tales, Pitágoras o Platón, como San Agustín y Santo Tomás, como antes de desacralizar la realidad, como antes de la muerte de Dios que declarara Niestche, como antes de la deserción de la divinidad como apuntara Rodolfo Santander, como en la Grecia antigua, como en el medio evo… La ciencia que fracciona y rompe la naturaleza para estudiarla en sus partes fracasó, los sobre especialistas se alejan en su sobre especialización de la naturaleza, ¡ellos has claudicado!, la ciencia de la complejidad se ha anclado, se resiste a perderse en la soberbia cientificista, la ciencia de la complejidad reconoce en el todo lo inexpugnable, en las interacciones la certeza, en la impredecibilidad lo único cierto, en la emergencia de las propiedades la constante de la naturaleza, en el misterio de la realidad la duda, en la duda, el método y en el método se logra por fin reconocer la ignorancia, la docta ignorancia, el no saber pero siempre ante el querer saber…

Eduardo Pineda Biólogo por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Conduce el programa "La Duda Metódica" en su canal de YouTube: Eduardo Pineda. Divulgador de ciencia y huamanidades, ha colaborado en el CUPS y la DGB de la BUAP. Actualmente colabora con temas de filosofía y literatura los sábados por la noche en el programa "Veladas Literario Musicales" de la HR (1090 de AM) y en Lobo Radio (www.loboradio.mx) los viernes por la mañana. Conduce junto a Exal Muñoz el programa El Sendero de los Sauces en el 107.1 FM Vanguardia Radio en la Cd. de Huejotzingo, Puebla. Se desempeña también como responsable de Vinculación Internacional en la Secretaría de Vinculación de la Universidad Tecnológica de Huejotzingo e imparte cursos, talleres y conferencias acerca de ciencia y humanidades.

Be first to comment