Disculpe el optimismo: músicos en construcción

Compartir

En la imagen: Una oportunidad imperdible para impulsar la música en nuestra ciudad.

Si hay algo que sobra en la historia de los grandes hombres son las frases célebres; cuántas veces hemos escuchado el mismo proverbio puesto en boca Jesucristo, Napoleón y Tin-Tan. Uno de los personajes a los que se les atribuía una lengua tan rápida como el revólver del Llanero Solitario, era el genial ex-primer ministro inglés Winston Churchill. Se cuenta que un día una dama le increpó que era un hombre insoportable y que si estuviera casada con él, le pondría veneno en su té, a lo que el insigne político le respondió: “Y si yo fuera su esposo, señora, no dudaría en tomármelo”.

Ya entrando en temas más serios, se dice que durante la Segunda Guerra Mundial, mientras se discutía acerca de qué rubros del gobierno tendrían que recortarse para invertir en armamento, uno de los parlamentarios de inmediato dijo que la cultura. Churchill, ni tardo ni perezoso, de inmediato pidió la palabra para fulminar al poco inteligente colega: “Si recortamos la inversión en cultura, entonces no entiendo qué diablos estamos defendiendo”.

El panorama que enfrenta nuestro país en la actualidad no es para nada alentador: en todos los frentes se libran batallas que en conjunto han construido una guerra que, como la mayoría, no tiene ni pies ni cabeza. Y lo peor es que, como en la Gran Bretaña de los tiempos de guerra, la cultura es uno de los aspectos que sale con las rodillas más raspadas de toda esta situación. Permítanme, entonces, preguntar: ¿por qué estamos peleando?

Más allá de las respuestas que cada frente de esta guerra quiera argumentar, creo que una buena respuesta se ha anunciado con beneplácito en nuestra ciudad y éste que les escribe, espera tenga una larga vida y sea semillero interminable de excelentes artistas. Me refiero a la recién creada Orquesta Sinfónica Juvenil de Puebla, que bajo la dirección del joven y talentoso David Pérez Olmedo, iniciará pronto un camino que, por el bien de la cultura de nuestra ciudad y nuestro estado, debe procurarse una existencia sin un fin  posible en el horizonte.

Encore: La cita es el sábado 9 de mayo, en el Teatro del Complejo Cultural Universitario a las 19:00 horas. Antes, hay que acudir por un boleto gratuito en la Casa de las Bóvedas, en Palafox y Mendoza 406. En una de esas, logramos un milagro similar al de Gustavo Dudamel con la Orquesta Juvenil de Venezuela: sólo un poco más de optimismo.

Be first to comment