Democracia en Fa mayor

Compartir

En la imagen: Sir Simon Rattle, listo para el relevo.

Y cuando todos pensaban que ya no era posible decir algo más acerca de elecciones, que llega Marco el de la “música clásica” y que colma el vaso. Una aclaración: en este caso el autor no hará referencia a esos nidos de corrupción llamados “partidos políticos”, ni a la ausencia de propuestas de parte de estos y sus candidatos, no señores, aquí se habla de música, ¡y de música hablaremos…compañeros!

Pues la noticia es que Sir Simon Rattle, director artístico de la Filarmónica de Berlín, para muchos la mejor orquesta del mundo, anunció que para 2018 hace sus maletas y se va. Es bien conocida la sana costumbre de las grandes orquestas de planear todo a muy largo plazo, y la designación de sus directores no escapa a esta práctica. Así que los músicos berlineses pusieron de inmediato manos a la obra y organizaron el primer cónclave, (es en serio, no se rían) para elegir a quien ostentará el podio musical más codiciado del planeta. La fecha fue el pasado lunes 11 de mayo, el resultado: humo negro.

Después de largas horas de discusión a puerta cerrada en la iglesia de Cristo Redentor de Berlín, (¿ven por qué lo del “cónclave”?), uno de los músicos salió para anunciar que se habían puesto como plazo máximo un año para deliberar a conciencia tan dura decisión. ¿Y los candidatos?, preguntarán los más avezados de ustedes. No existe una lista oficial, lo que provoca que aquí y allá, en los círculos musicales se especule en demasía; sin embargo, hay cuatro nombres que suenan por encima de los demás, y estos son los siguientes:

  • Gustavo Dudamel, venezolano muy talentoso que tiene en su contra el ser demasiado joven (34 años) y tener un contrato firmado con la Filarmónica de los Ángeles hasta 2022.
  • Andris Nelsons, letón, casi tan joven como Dudamel (38 años), actual director artístico de la Sinfónica de Boston, cuyo público sería capaz de atarlo a la sala de conciertos para que no se vaya: lo quieren demasiado.
  • Daniel Barenboim, un argentino con toda la experiencia del mundo (72 años de edad), quien, sin embargo, es un hombre que siempre está en el centro de la polémica por sus declaraciones sobre política internacional. No es probable que a un público tan conservador como el berlinés le guste que su orquesta esté en el ojo del huracán.
  • Christian Thielemann, el más idóneo, un alemán de 50 años, Kapellmeister serio y sobrio que devolvería a la agrupación a su repertorio clásico que para muchos no fue lo mejor de la batuta de Rattle.

Encore: aquí estaremos atentos, esperando el resultado de una elección que, para los melómanos al menos, sabe a un sorbo de agua fresca en una época de sufragios que nos tiene con la boca seca.

Be first to comment