Whiplash: Música y Obsesión

Redes Sociales

whiplash 1

*Alfredo Duarte Corte.

Ante los grandes logros y múltiples reconocimientos obtenidos en meses pasados por la película Birdman, del director mexicano Alejandro González Iñárritu, ha habido poca visibilidad hacia otras de las cintas que se presentaron durante 2014 y lo que va de este año en las salas de cine. Tal es el caso de Whiplash, película estadounidense del director Damien Chazelle, cuya trama es protagonizada por los actores Miles Teller y J.K. Simmons.

La temática abordada en Whiplash es una idea que ha estado dando vueltas en varias de las historias que hemos podido ver en el cine en los últimos años: el temor a la frustración y la obsesión por la trascendencia en el ámbito profesional. Recordemos, por poner algunos ejemplos, la película El Cisne Negro (2010), en donde una bailarina de una compañía de ballet de la ciudad de Nueva York se desgarra por obtener su titularidad en una puesta en escena; otro caso sería la propia Birdman, en donde un veterano actor lucha por el reconocimiento de la crítica teatral en el ocaso de su carrera.

No por casualidad, estas historias están siendo abordadas desde el séptimo arte, pues reflejan una problemática social que refiere a la dura competencia en los espacios profesionales y de formación; los altos niveles de angustia emocional y el inevitable fracaso que terminan experimentando muchos de los que en ese ambiente se desenvuelven. Es de pensar entonces que los espectadores que han acogido estas historias se están viendo reflejados en sus argumentos.

Whiplash narra la historia de un músico estudiante de Batería de nombre Andrew Neiman de 19 años y la difícil relación que este joven entabla con su mentor en el mejor conservatorio de música de Nueva York, el profesor Terrence Fletcher. Andrew y Fletcher se conocen mientras el primero practica a solas en uno de los cubículos del conservatorio y el segundo llega a observarlo. Fletcher, el profesor con mayor reconocimiento del instituto, menciona a Andrew que se encuentra en busca de nuevos músicos para su orquesta, pide al joven que toque un compás y él accede, sin embargo Andrew no logra ejecutar el compás con el tiempo que Fletcher le pide y el profesor se retira del salón sin decir nada y dejando solo al estudiante. Es quizá por este desaire que Andrew queda enganchado con la idea de superar su calidad y de demostrarle al profesor su capacidad.

Desde un inicio la relación entre Andrew y Fletcher se torna áspera, el vínculo alumno/maestro que Andrew permite es basado en una aceptación de la jerarquía del profesor y lo deja vulnerable a las formas que Fletcher adopte sobre él. Es claro que Andrew acepta esto como parte de su expectativa por el éxito.

Whiplash-6

 El personaje de Fletcher es el de un profesor que, con el argumento de la alta competitividad y la búsqueda de una vanguardia artística, humilla y lastima a sus estudiantes. En una de las primeras escenas se ve cuando el profesor llega a dar su clase y degrada a uno de los estudiantes delante de todo el salón argumentando lo siguiente “No vamos a perder una competencia porque tú estás pensando en otra cosa”, la escena termina mostrando a los demás integrantes de la orquesta con la cabeza abajo y sin que ninguno defienda la injusta situación. Andrew mira también lo ocurrido sin hacer nada.

Escena seguida Andrew sube a la batería del ensayo de la orquesta para interpretar una pieza y competir ante otros bateristas por la titularidad del puesto en la orquesta de Fletcher. En primer momento el maestro es condescendiente con Andrew, lo alienta a sacar el ritmo de la batería a tiempo, pero cuando éste falla, una silla lanzada por el mentor sale volando sobre su cabeza…”si saboteas mi orquesta te jodo como a un cerdo”, argumenta Fletcher.

Las primeras secuencias de la historia permite reflexionar sobre las jerarquizadas dinámicas que existen en las aulas, la violencia de las relaciones verticales entre maestros y alumnos, el individualismo prevaleciente en los salones de clase y sobre el rol de sumisión que los estudiantes muchas veces asumen sin cuestionamiento alguno. El joven Andrew tiene en ese momento dos opciones, retirarse y no ser humillado o mantener su expectativa de ser titular de la orquesta de Fletcher, aún a costa de la violencia experimentada en carne propia. La decisión es tomada, tolerar la situación y seguir adelante.

Whiplash

 El primer punto de quiebre de la cinta llega al iniciar la segunda parte de ésta, pues aunque Andrew había aceptado entrar al juego de ganarse la titularidad en la orquesta bajo las rigurosas reglas de Fletcher, simplemente el cuerpo y la mente del joven baterista no pueden responder. Al reventarse una llanta del autobús en que Andrew viajaba a una de las competencias de la orquesta, el baterista entra en desesperación, decide rentar un auto para llegar a tiempo pero el vehiculo es impactado por un camión debido al descuido desesperado de Andrew. Pese a esto, y mal herido, Andrew llega a la presentación, trata de ejecutar su parte pero el cuerpo no le responde, la respuesta por parte del profesor ante este hecho, y pese a ver su estado de salud, se resume con las siguientes palabras del profesor “Andrew, esto se acabó”. El joven estalla en un ataque de ira y se abalanza sobre el profesor, lo que termina costando a ambos la expulsión del conservatorio.

 Durante las escenas subsecuentes la película entra en un ritmo poco más lento, que se vuelve acorde a los momentos de reflexión en que el joven protagonista entra después de haber sido expulsado del conservatorio. Algo que ayuda mucho a que el estudiante de batería pueda superar el hecho ocurrido es la compañía de su padre, un maestro de preparatoria que aconseja al hijo no creer que su carrera como baterista está terminada e invoca los recuerdos de la pasión de su hijo por el estudio de la batería como un proceso lúdico. Pareciera entonces que Andrew va cerrando poco a poco la herida emocional causada por Fletcher.

 El gran atractivo del guión de Whiplash, es que la historia nunca cierra el impulso obsesivo que su joven protagonista experimenta por lograr el éxito. Cuando parece que la historia se definirá con un Adrew resignado y asumiendo el episodio de la relación con su profesor como un mal momento de su carrera, el joven decide regresar por la revancha. El final es inesperado.

whiplash.inside

 Whiplash es un filme recomendable que contiene un potente argumento, no por nada recibió en meses pasados el Gran Premio del Jurado en el Festival de Cine de Sundance. Su historia es reflejo de una serie de prácticas sociales que están validando la violencia en las aulas y asumiéndola como algo necesario para alcanzar el alto nivel profesional. La historia del Joven baterista Andrew Neiman y su profesor Terrence Fletcher logra desencadenar en el espectador varias preguntas sobre las dinámicas que se dan en los espacios de formación:

  ¿Es valida la violencia emocional para empujar a los alumnos a alcanzar metas más allá de lo esperado?

¿Es necesario que el desarrollo de conocimiento científico y cultural vayan acompañados de dinámicas que generen angustia y frustración en los estudiantes?

¿Está dejando de basarse la educación en valores de reconocimiento y respeto a la diversidad de las capacidades de las personas?

Seguramente las respuestas a estas preguntas generan opiniones encontradas y abren un agudo debate respecto a los límites de los procesos educativos. Lo cierto es que Whiplash es una película que te permitirá reflexionar sobre esto y muchas cosas más.

*Texto que apareció en la edición 127 de Chido BUAP

Estación de radio de @BUAPoficial

Be first to comment