Rayuela “la metáfora”

Compartir

La Rayuela es un término complejo. Se le conoce por distintos nombres en varios países, a la que se refiere Julio Cortázar, no es la misma que conocemos en México. Según el diccionario de bolsillo, Océano (2014) RAYUELA: juego en el que se lanzan monedas o tejos a una raya hecha en el suelo, desde cierta distancia. Gana el que la toca o el que más se acerca a ella.” Sin embargo, la Rayuela referida por Cortázar, nosotros la conocemos simplemente como “avioncito”.

 

Su origen se remonta en la Grecia clásica y se le denominó Ascolias”. El nombre de este juego varía según la cultura y creencias de cada zona geográfica del mundo; por ejemplo: En chile se le llama “tejo, peña, caracol”; en España se le llama “infernáculo”.

avioncitoPara algunos es reflejo del nacimiento, crecimiento, problemas, dificultades, la muerte y la meta final, el cielo. Por eso, en algunos países pintan un primer cuadrado que precede al número 1 donde escriben el nombre de Tierra y un último cuadrado después del 7 y el 8 al que llaman el Cielo, donde se puede descansar y apoyar los dos pies.

Se cree que este juego se desarrolló en la Europa renacentista y que la temática está basada en el libro La Divina Comedia de Dante Alighieri, obra en la cual el personaje sale del purgatorio y quiere alcanzar el paraíso, pero tiene que atravesar una serie de nueve mundos hasta lograrlo. El jugador actúa a modo de ficha. Debe saltar de casilla en casilla, a la pata coja, empujando la piedra que se suponía que representaba a su alma que partía de la Tierra para conseguir el cielo, vigilando no caerse en el pozo o en el infierno durante su recorrido.

La novela nos habla de la relación afectiva entre Horacio Oliveira y Lucia “La maga”, el título es una metáfora, pues el cielo de la rayuela se constituye en el símbolo de esa quimera autoimpuesta de Oliveira de buscar siempre algo que no sabe qué es; como en el juego de Rayuela, el jugador es una pieza fundamental, ya que lo hace parte del mismo. La novela busca también incluir al lector, invitarlo a ser parte y moverlo de su asiento de espectador.

images6RLN3B72

El autor propone un recorrido por este microcosmos de textos, sin embargo es válido leerlo de la manera tradicionalEl lector puede seguir sus propias reglas y formar sus propias historias. Igual que si lanzara una piedra y tuviera que seguir el camino del azar.

Conforme se vaya jugando la Rayuela con Cortázar, iremos topándonos diversos enredos con los personajes, como si perdiérsemos el equilibrio en el juego, debido a la semejanza de los problemas de la novela con los de la vida real.

 

Siendo sinceros, no me parece una gran historia, pero  la forma de contarla, sí lo  es; y yo creo que no necesariamente se debe contar una gran historia, el problema es contar la historia.

Rayuela  es el único libro que conozco, que juegue de esta manera con el lector, y que lo incluya como parte fundamental de la obra, además surge como una innovación de la literatura cosmopolita, abre el capítulo del boom latinoamericano  que va a cambiar las formas literarias a nivel mundial, y pone los ojos del mundo entero en personalidades como Gabriel García Márquez, Carlos Fuentes, Juan Rulfo, Mario Vargas Llosa; de este último quiero citar una frase que ayudará a comprender la razón de ser del  personaje principal de la obra. Nada enriquece tanto los sentidos, la sensibilidad, los deseos humanos, como la lectura. Estoy completamente convencido de que una persona que lee, y que lee bien, disfruta muchísimo mejor de la vida, aunque también es una persona que tiene más problemas frente al mundo.” 

images

Julio Cortázar fue un hombre muy culto, igual que el personaje Horacio Oliveira, que juega rayuela con su vida y que tiene problemas frente al mundo, pues la luz ilumina, pero también ciega. Por eso él está buscando, pero no sabe que es lo que busca, y en esta búsqueda, se destruye a él y a los que están en su entorno, antagónicamente con Lucia “La maga”. Esto hace más peculiar e interesante esta novela.

 

Resultado de imagen para rayuela julio cortazar

Be first to comment