Formación de educadores ambientales en México, mito o realidad

Compartir

Dia-Mundial-Energia1

Miguel Ángel Arias Ortega, doctor en Educación Ambiental por la Universidad Autónoma de Madrid, es también coordinador del Posgrado de Educación Ambiental de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, trabajó para la Secretaría de Medio Ambiente, en el Centro de Educación y Capacitación para el Desarrollo Sustentable. En días recientes platicó con Jorge Pérez Mejía, conductor del programa: Educación en Movimiento que se trasmite por Radio BUAP los lunes a las 20:00 horas.

Entrevistado en ese programa, Arias Ortega comentó que a inicios de la década de los noventa, se inició un debate con relación a cómo formar educadores ambientales en México y recordó: “No teníamos una posibilidad ya que muchas Instituciones son sumamente rígidas para poder incorporar o hacer una modificación tanto en sus planes de estudio, como en sus programas, mucho menos en toda la parte curricular, sin embargo, en algunos sí se pudo incorporar una materia, pero en otros no”.

Miguel Ángel Arias Ortega es coordinador del posgrado de educación ambiental de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México. Para resolver las crisis ambientales del planeta es necesario incluir programas relacionados con el tema en el proceso educativo.

10290_10

Afortunadamente, hubo la posibilidad de generar un programa específico para formar educadores ambientales, actualmente son cuatro las maestrías en el país relacionadas con la Educación Ambiental y que se imparten en la Universidad Pedagógica Nacional en su unidad 095, Ciudad de México en Azcapotzalco, la de Mexicali, la de Mazatlán y la Universidad Autónoma de la Ciudad de México; la Maestría de Educación Ambiental en modalidad a distancia de la Universidad de Guadalajara y hay una más en la Universidad Intercultural Indígena de Michoacán, cuyo programa académico está en proceso de registro antes las autoridades, afirmó.

Arias Ortega explicó que un educador ambiental generalista tiene la capacidad de ver diferentes elementos de los fenómenos de la realidad y abordarlos desde el campo pedagógico o cualquiera en el que se especialice. Refirió que desde los años setenta, ya se manifestaban voces de alarma sobre lo que ocurría a nivel mundial; hasta finales de la década de los ochenta se confirmó la existencia de la problemática ambiental, causando estragos en los procesos productivos, de la salud en la población y los ecosistemas.

Recordó que en 1992 se llevó a cabo el primer Congreso Iberoamericano de Educación Ambiental en Guadalajara, el primero realizado para América Latina y algunos países de la península ibérica.

En un momento del proceso de formación para el abordaje de lo ambiental en las Instituciones de Educación Superior, se trató de incluir materias relacionadas con el medio ambiente en el currículum por medio de distintas estrategias; en algunas carreras se trató de generar un curso al interior de los procesos curriculares, se crearon licenciaturas y maestrías en cuestiones ambientales. Por su parte, en la Educación Básica, en el nivel secundaria, la materia de Educación Ambiental fue añadida, pero hoy en día, ya no existe.

Agregó que para las Ciencias Sociales y las Exactas,  todo debe estar en revisión, el reto se encuentra en cómo abordar la crisis ambiental a partir de la formación profesional de cualquier individuo dedicado a un área del conocimiento.

Be first to comment