De por qué tienen que ver Unbreakable Kimmy Schmidt

Redes Sociales

Pola Thrace

Es hora de aceptar que nunca he visto 30 Rock. Así que “de los creadores de 30 Rock llega a Netflix Unbreakable Kimmy Schmidt” no me enganchó de entrada, más que porque Tina Fey también adaptó el guion de la ya icono de la cultura pop Mean Girls (Mark Waters, 2004).

Netflix

Netflix

Tampoco he visto más de dos o tres episodios de The Office, pero a Ellie Kemper la ubicaba de sus grandes papeles en Bridesmaids (Paul Feig, 2011) y 21 Jump Street (Phil Lord & Cristopher Miller, 2012). Con estas cartas de presentación, Unbreakable Kimmy Schmidt no podía ser más que graciosa, y después de ver toda la primera temporada puedo decir que cumple con esta expectativa.

Kimmy (Ellie Kemper) fue secuestrada a los 14 años por el simpático reverendo Richard Wayne (Jon Hamm) quien la mantuvo durante 15 años en un búnker con otras tres mujeres, supuestamente protegiéndolas del Apocalipsis.

La serie comienza el día en que la policía las salva y las ahora conocidas como mujeres topo descubren que el mundo no se acabó.

Kimmy decide iniciar una nueva vida en New York, donde rápidamente consigue un empleo como niñera/asistente/cuidaperros en casa de la adinerada familia Vorhees y un departamento con roomie gay y negro incluido (Tituss Burgess).

Netflix

Netflix

Como suele ser el caso cuando Tina Fey está involucrada, casi cada palabra del guion es un gag, la mayoría sobre avances tecnológicos o referencias a la cultura pop de los últimos 15 años . Los colores son brillantes como Teletubies y algunos flashbacks aquí y allá recuerdan Scrubs.

Y funciona a la perfección, sobre todo gracias al increíble elenco que apoya la actuación de Kemper. El papel de la narcisista millonaria que nunca ve a su marido, Jaqueline Vorhees, parece casi escrito especialmente para Jane Krakowski (Ally McBeal, Fatal Attraction).

Lo mismo puede decirse de Carol Kane (Annie Hall, Wicked) como la casera y dealer Lillian Kaushtupper.

Es, además, la oportunidad de ver a actores invitados como Tim Blake Nelson (Meet The Fockers) como el nuevo esposo de la madre de Kimmy, mi novio Dean Norris (Breaking Bad) como un coach para parecer hombre heterosexual y claro, Tina Fey como abogada en el juicio contra el reverendo Wayne.

Netflix

Netflix

 

Tanto Ellie Kemper como el papel que interpreta recuerdan bastante a Bridget Jones, y es el mismo tipo de comedia del que estamos hablando.

Aunque la serie se burla de los estereotipos, sin ser especial defensora de lo políticamente correcto me parece que algunos de los chistes racistas son muy forzados. Sobre todo la parte que supone que Jaqueline era en realidad india nativa y las bromas alrededor del nombre de Dong (Fa-Lo en español), el amigo vietnamita enamorado de Kimmy (Ki Hong Lee).

Pero por otro lado están el capítulo en que Titus se da cuenta de que lo tratan mejor como hombre lobo que como hombre negro y el personajazo de Donna María (Sol Miranda), una de las mujeres topo que vivió los 15 años en el búnker fingiendo no hablar inglés porque no soportaba a las demás.

Netflix

Netflix

Al final se trata de una serie divertida, ideal para procastinar un rato y reírse hasta que nos duela la panza. Y aunque hubiera podido ahorrarme algunos episodios, sí espero ver una segunda temporada.

*

Pola Thrace escribe sobre cine y munchis, edita estos padrísimos posts del Wild Brunch, come Bubulubus a granel y en Twitter también se llama @PolaThrace

Programa radiofónico. De lunes a viernes de 10:30am a 12:00pm por 96.9 fm Radio BUAP. Va de música contra la lasitud.

Be first to comment