Pez Banana en Puebla

Compartir

Portada de Pez Banana #15, número más reciente.

 Hermosillo es la capital del estado de Sonora, ubicada al norte de nuestro país a 270 km de la frontera con Estados Unidos. Además de alcanzar temperaturas de hasta 55° C en los meses de julio y agosto, Hermosillo es la ciudad en donde surgió hace dos años el suplemento cultural Pez Banana.

Un día perfecto para el pez banana, cuento de J.D. Salinger, describe pequeños peces que parece normales, pero que al estar en un pozo con plátanos, comen tantos que no pueden salir de él. Así lo narró Iván Ballesteros Rojo,  quien es director editorial de la publicación y que presentó el viernes 20 de marzo el más reciente ejemplar de Pez Banana en la Preparatoria Emiliano Zapata de nuestra universidad, al lado de Daniel Rivas Samaniego y Óscar Alarcón.

En Sonora, de acuerdo a Ballesteros, existe poca diversidad en la oferta de suplementos culturales, siendo éstos monótonos y escasos. Dentro de este contexto, Pez Banana se presenta como un parteaguas que busca divulgar la cultura de manera reflexiva y crítica. Desde su origen en 2013, la revista ha evolucionado y pasado por diferentes etapas, tanto en diseño como en contenido; sin embargo, ha logrado preservar su esencia: crear una prosa que busca mover y (¿por qué no?) escandalizar al lector.

En sus inicios, la revista se publicaba mensualmente pero se ha tenido que aplazar de manera trimestral, aunque esto no es inconveniente para que el equipo de Pez Banana continúe con el proyecto. En el más reciente número se presenta “un dossier que está en contra de las posturas ridículas que se presentan en personajes del mundillo artístico internacional” -según el editorial- y trae consigo colaboraciones de escritores radicados en distintas partes de la república, como Iván Farías y Elma Correa, además de ilustraciones de Rurru Miopanochia.

Puedes consultar el ejemplar número 15 de Pez Banana aquí.

11081571_1102966443054071_315290048_n

Daniel Rivas, Iván Ballesteros y Óscar Alarcón (izquierda a derecha).

 

Peor que un encuestador del INEGI.

Be first to comment