PARTICIPA BUAP EN UNO DE LOS PROYECTOS MÁS AMBICIOSOS DE CIENCIA EN MÉXICO: EL OBSERVATORIO DE RAYOS GAMMA HAWC

Compartir
HAWC_from_LMT_Aug_19_2014_01

La Institución coordinó el abastecimiento de agua para dicho experimento, así como la instalación, operación y mantenimiento. FOTO: Wikipedia

 

BUAP. 19 de marzo de 2015.- Investigadores de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla participan en uno de los proyectos más ambiciosos de la ciencia en México: el Observatorio de Rayos Gamma HAWC (High Altitude Water Cherenkov, por sus siglas en inglés), único en el mundo por su capacidad de detectar de manera permanente la radiación electromagnética más energética del Universo, observando diariamente dos tercios de la bóveda celeste.

El Observatorio de Rayos Gamma HAWC tiene una inversión total de 13 millones de dólares. En él participan 60 investigadores de diez instituciones de México y un número similar de Estados Unidos. Se enfoca al estudio del cosmos, particularmente a la detección de las partículas y radiación más energéticas del Universo, entre 100 GeV y 100 TeV, billones de veces más energética que la luz visible.

Ubicado en el Parque Nacional Pico de Orizaba, en el Volcán Sierra Negra, a 4 mil 100 metros sobre el nivel del mar, donde comparte vecindad con el Gran Telescopio Milimétrico, está conformado por 300 detectores Cherenkov, cada uno constituido por un enorme contenedor de agua ultra pura de 5 metros de alto por 7.3 metros de diámetro, dotado con instrumentación de muy alta sensibilidad.

Dr Humberto Salazar Ibargüen

Desde 2014 con los primeros datos científicos del Observatorio HAWC, se generaron seis publicaciones en revistas indizadas. FOTO: DCI BUAP

Este experimento -en cuyos inicios la participación de la BUAP se centró en coordinar el abastecimiento de agua, así como la instalación, operación y mantenimiento asociados al tema- monitorea las 24 horas del día, de los 365 días del año, fuentes celestes emisoras de rayos gamma. A partir de su inauguración, este viernes 20 de marzo, HAWC funcionará al cien por ciento de su capacidad y estará operando durante diez años.

Humberto Salazar Ibargüen, investigador de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas (FCFM) y responsable de este proyecto por parte del grupo de investigadores de la BUAP, indicó que el principal reto en la construcción fue el abastecimiento de 55 mil 500 metros cúbicos de agua para los 300 detectores, en un lapso de 36 meses. Se trata de agua de alta calidad, la cual fue procesada en una planta suavizadora y posteriormente filtrada a un nivel especializado.

En la parte científica, “desde la toma de datos hemos trabajado en afinar los mecanismos de la detección de los fotones de alta energía de las llamadas ráfagas de rayos gamma, provenientes del colapso que provocan dos objetos compactos que rotan”.

Otra de las tareas de los científicos de la Máxima Casa de Estudios en Puebla es estudiar la variabilidad de núcleos activos galácticos, es decir, hoyos negros súper gigantes. Además, aprovechando las investigaciones de académicos sobre materia oscura, se ligará este tema a los experimentos del HAWC.

Salazar Ibargüen consideró que, por sus dimensiones, el Observatorio HAWC será un importante soporte científico de grandes descubrimientos, el cual abarca cinco vastas áreas: Astrofísica Galáctica, Astrofísica Extragaláctica, Física Solar, Física de Partículas y de Altas Energías y Física Atmosférica.

Be first to comment