Festival Nrmal (domingo, el cierre y un día para recordar) [Swans separando a los hombres de los ñiños]

Compartir

Arturo Uriza

Fotos de Luis Colchado

Swans no es una banda, es un fenómeno de la naturaleza. Es un monzón, luego una tormenta, luego un huracán. Es un mantra, es meditación devastadora. Es una misa negra, una ceremonia pagana. Es una ola densa y oscura que se navega al borde.

Swans - Foto: Luis Colchado

Swans – Foto: Luis Colchado

Es una masacre sonora, comandada por el capitán sin ojos, un Michael Gira que sobre el escenario parece un ser del inframundo, con las cuencas de los ojos vacías, con la presencia de un calculador lugarteniente, preparado para desmembrar a sus enemigos.

Un líder que no duda de reprender a sus soldados sobre la marcha, tal como hizo mientras ponía orden en el escenario con fuertes patadas a la tarima para regañar su bajista, tal como el padre que con una mirada corrige profundamente a sus hijos, pero que al mismo tiempo emplea sutiles gestos para conducir el gigantesco barco que cruza las puertas del Valhalla.

Swans - Foto: Luis Colchado

Swans – Foto: Luis Colchado

Es el director de una orquesta infernal que condensa los poderes del drone y el noise para que converjan con miles de sonidos catastróficos y destructivos, foráneos y extravagantes, poco convencionales; es el alquimista que convierte el lodo en oro.

Swans - Foto: Luis Colchado

Swans – Foto: Luis Colchado

Sin embargo, a pesar de todas estas imágenes de violencia, hay enormes desbordes de belleza en el trabajo de Swans. Es una experiencia incomparable, una verdadera muestra de talento que se explica al revisar una carrera tan extensa como la de Gira, que después del resurgimiento mediático con The Seer demostró que le quedan muchos años y muchos oídos por moler.

Swans - Foto: Luis Colchado

Swans – Foto: Luis Colchado

Debo decir que después de Swans todo lo demás me pareció discreto, sin embargo vale la pena recalcar la presencia de tres actos que me gustaron bastante: los colombianos de Meridian Brothers y su psicodelia latina, los Mondmaschine que se echaron un jam bastante suicida, y Gut & Irmler leyendas por su propio peso que en este proyecto en conjunto elaboran una de las duplas más finas de la música electrónica.

 

Mondmashine - Foto: Luis Colchado

Mondmashine – Foto: Luis Colchado

Gut & Irmler - Foto: Luis Colchado

Gut & Irmler – Foto: Luis Colchado

En otros aspectos debo decir que felicito sinceramente a la gente del Nrmal, no sólo por la curaduría de actos, sino también por la ejecución del festival, un evento ordenado, donde la gente que está a cargo es amable y dan facilidad para que todos la pasen bien, que crean la suficiente confianza para que los artistas puedan andar entre el público, y que según lo que sé, salió libre de incidentes.

*

Arturo Uriza es el locutor de cabecera del Wild Brunch. Fetichista del vinilo, es también gran amante de los sándwiches y las muchachas. @ArturoUriza en Twitter.

Luis Colchado pone ruido en el programa todos los lunes. Pone discos pero se enoja si le dices que es DJ.

Programa radiofónico. De lunes a viernes de 10:30am a 12:00pm por 96.9 fm Radio BUAP. Va de música contra la lasitud.

Be first to comment