EL CEREBRO PUEDE GENERAR SU PROPIA RESERVA COGNITIVA PARA SUSTITUIR NEURONAS MUERTAS

Compartir

20150315_60

Investigadora de la FCQ impartió la conferencia “El cerebro: reserva cognitiva”, durante la Semana del Cerebro 2015

BUAP. 15 de marzo de 2015.- El cerebro es capaz de generar su propia reserva cognitiva y suplantar las funciones de las redes neuronales que se pierden a lo largo de la vida, afirmó María Isabel Martínez García, investigadora de la Facultad de Ciencias Químicas de la BUAP, quien precisó que esto es posible mediante procesos como resolver problemas matemáticos, leer y aprender otro idioma, así como el ejercicio físico y una buena alimentación, que propician las conexiones entre neuronas.

Durante su ponencia “El cerebro: reserva cognitiva”, impartida durante la Semana del Cerebro 2015, organizada por esa unidad académica, la investigadora explicó que este proceso consiste en utilizar redes neuronales que suplanten las funciones que realizaban las neuronas que murieron a lo largo del tiempo, a causa de factores como edad, estrés, hipertensión, consumo de sustancias nocivas y mala alimentación, entre muchas otras.

De acuerdo con un estudio post mortem realizado por investigadores de la Universidad de Columbia a personas bilingües que padecían Alzheimer, a pesar de tener daños cerebrales avanzados, presentaban pocos signos de la enfermedad, debido a que contaban con su reserva cognitiva, citó.

En este sentido, Martínez García detalló que desde hace algunos años en los laboratorios de Neuroquímica y Neuroendocrinología, de la Facultad de Ciencias Químicas de la BUAP, los investigadores se han dado a la tarea de trabajar con relación a este tema.

“Entrenamos ratones para que aprendan y resuelvan tareas específicas. Los ponemos a caminar en una barra fija, a nadar y a tener muchos objetos a su alrededor. Posteriormente, juntamos estos ratones con otros que no han sido entrenados y les hacemos pruebas para medir su capacidad de aprendizaje, memoria a corto plazo y largo plazo”, explicó.

De acuerdo con los resultados, expuso, los ratones entrenados tenían una mayor y más rápida capacidad de aprendizaje, que aquéllos que no habían sido entrenados, ya que se habían estimulado sus conexiones neuronales.

Martínez García dio a conocer que Yaakov Stern, investigador de la Universidad de Columbia, fue quien en el año 2000 planteó la hipótesis de la reserva cognitiva, a raíz de un análisis hecho a pacientes con Alzheimer, en el que explicaba la inexistencia de un correlato entre daño cerebral y daño clínico.

“Se realizaron resonancias funcionales a los pacientes, posteriormente se les interrogó y los pusieron a realizar diferentes tareas motoras. Los resultados demostraron que a pesar de que los sujetos padecían de un gran daño cerebral, ellos respondían a las actividades y no daban muestra de ese daño”, argumentó.

Gracias a esto, señaló que Yaakov Stern se planteó la hipótesis de que a pesar que los sujetos tenían destruida gran parte de la corteza frontal, podían llevar a cabo procesos de planeación, debido a esas redes neuronales que suplían las funciones realizadas por las neuronas dañadas. “Si el paciente de Alzheimer tiene su reserva cognitiva, la usará para resolver cualquier problema que se le presente; el daño no se detiene, pero las redes neuronales que generó durante su vida lo ayudarán”.

Be first to comment